Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho mariscadores procesados por bloquear la planta de gas en 2007

La acusación pide de uno a tres años de cárcel por coacciones y desobediencia

La cofradía defiende la protesta como una reacción a un “disparate” de la Administración

Una lancha de mariscadores intenta bloquear el paseo del primer gasero que inauguró la regasificadora de Mugardos en 2007.
Una lancha de mariscadores intenta bloquear el paseo del primer gasero que inauguró la regasificadora de Mugardos en 2007.

Ocho mariscadores de la cofradía ferrolana se sentarán hoy en el banquillo de los acusados de la Sala de lo Penal número 2 de Ferrol por el bloqueo a Reganosa en 2007. Ocurrió del 7 al 9 de mayo, cuando la regasificadora gallega iniciaba su actividad y aguardaba la llegada del primer gasero. Los opositores formaron una cordón de embarcaciones en la bocana de la ría que durante dos días cerró el paso al Galicia Spirit, que acabó por atracar escoltado por la Guardia Civil y con la Policía Nacional cercando la lonja.

 Al frente de la protestas estaba el Comité Cidadán de Emerxencia (CEE), que agrupa a medio centenar de entidades vecinales y ecologistas junto a IU, pero el ministerio público rechazó todos los escritos de autoinculpación del colectivo y ha concentrado el procedimiento judicial en los cabecillas del pósito ferrolano, que entonces lideraba Bernardo Bastida.

Inicialmente, la fiscalía imputó a 63 personas por interrumpir el tráfico marítimo pero fue acortando la lista hasta dejarla en nueve encausados a los que acusa de varios delitos de coacciones y desobediencia grave que conllevan penas de uno a tres años y medio de cárcel. Además de Bastida, que pasó unos días en la cárcel por el bloqueo, los otros siete mariscadores procesados son Julio Videira, Julio Pico, Ramiro López, Juan Carlos Carballo, Juan Cendán, Fernando Prieto y José Luis Vázquez Pichín. El noveno, José Luis Estévez, falleció hace tres meses.

“Detrás de este procedimiento está Reganosa, que busca darles un escarmiento a los mariscadores porque molestan”, asegura un portavoz del comité, muy crítico con la acción de la fiscalía, que “los procesa como un grupo de vándalos”. “Salimos a defender nuestro modo de vida”, sostiene un trabajador del pósito, que defiende la legitimidad de una protesta que reaccionaba ante “un disparate” consentido por todas las Administraciones. “La planta tenía que estar fuera, no ahí”, apostilla.

Hace cinco años que opera en Mugardos la polémica regasificadora que la Xunta —con el 17% del capital— promovió y construyó junto a otros accionistas (Sonatrach, Grupo Tojeiro, Endesa, Gas Natural, Caixa Galicia, Caixanova y Banco Pastor) en Punta Promontorio, sobre unos terrenos que Reganosa le compró a Roberto Tojeiro —fundador del grupo que posee el 36,5% de la empresa— por 4,4 millones de euros, unas 15 veces su valor catastral. Según el comité, la misma finca se registró en Pontedeume por 285.480 euros mes y medio antes de la venta.

El comité se ha movilizado contra todos y cada uno de los 114 gaseros que han atracado en Mugardos. El último, el LNG Edo, arribó el miércoles de madrugada con la pleamar. No obstante, han perdido apoyos y sus protestas son más simbólicas que multitudinarias. El comité se concentrará a las 10 horas en la puerta del juzgado en apoyo de los mariscadores procesados en un juicio que aplazado en tres ocasiones. El último boletín de Enagás indica que la planta mugardesa operó al 35% de su capacidad en 2011.