Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia de Pertur se da por vencida y pide archivar la causa judicial

La familia del exjefe de ETA-pm Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur, que fue visto por última vez el 23 de julio de 1976 en San Juan de Luz (Francia), se da por vencida en su prolongado intento de conocer los motivos de su desaparición. Cansados de que no puede avanzar más la investigación, se ha mostrado partidaria de que la Audiencia Nacional archive finalmente la causa.

Fuentes jurídicas han explicado a Efe que la familia de Pertur ha comunicado esa postura al juez Fernando Andreu, que investiga la desaparición del exjefe de ETA desde que, en noviembre de 2008, admitiera a trámite una querella de los padres del etarra en la que se barajaban tres hipótesis sobre su desaparición.

Coincidiendo con el criterio de la familia de Moreno Bergaretxe, la Fiscalía también apoya el sobreseimiento de la causa al entender que el magistrado ha practicado todas las diligencias posibles que pudieran aportar algún dato sobre el paradero del exdirigente del aparato político militar de la banda terrorista.

Entre las hipótesis sobre la autoría de la desaparición de Pertur, está la de que fuera un sector de ETA ya que éste era favorable a buscar una solución política al conflicto del País Vasco; otra señala a grupos de extrema derecha y una tercera apunta a que los responsables podrían haber sido neofascistas italianos bajo las órdenes de los servicios secretos españoles.

Las hipótesis

Al admitir la querella Andreu argumentó que el hecho de que las últimas personas con las que se vio a Pertur fueran miembros de ETA —Francisco Múgica Garmendia, Pakito, y Miguel Angel Apalategi, Apala— hace que sea “racionalmente concebible” que los hechos hubieran sido cometidos por la banda.

Según esta hipótesis, los Bereziak —comandos especiales de ETA de los que formaban parte Pakito y Apala— secuestraron a Moreno Bergaretxe, por orden de Eugenio Etxebeste, Antxon, con la intención de evitar su participación en una asamblea de la organización.

Ante el juez, Pakito reconoció que él y Apala se encontraron casualmente con Pertur ese 23 de julio y lo llevaron desde San Juan de Luz hasta Behobia, donde le dejaron, sin saber qué ocurrió después.