_
_
_
_

El debate por el patrocinio de las estaciones de metro llega a Barcelona

Una empresa ya ha contactado con TMB para desarrollar campañas publicitarias agresivas como la de Madrid La empresa gestora del suburbano tiene 56 millones de déficit

Camilo S. Baquero

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La polémica generada en Madrid por la campaña publicitaria de Samsung en la estación de metro de Sol —que durante un mes se llamará Sol Galaxy Note!, como el smartphone— llega a Barcelona. Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), en serios aprietos económicos, admite que ya existen contactos para desarrollar el mismo sistema. Aún no hay concreciones, pero la normativa vigente lo permitiría.

Al menos una empresa de publicidad ha buscado a TMB para explorar si es posible patrocinar paradas, informa Europa Press. Este tipo de campañas, conocidas como naming rights (derechos del nombre), obligó en Madrid a cambiar las marquesinas y la señalización. Los anuncios por megafonía no fueron modificados. Esta práctica ha sido utilizada en el metro en otras ciudades, como es el caso de Nueva York.

Madrid no ha revelado cuánto dinero recibe a cambio. El Gobierno regional asegura que el patrocinio de estaciones permite no tocar tarifas. Este es el mismo argumento que utiliza el PP barcelonés. “Hay 56 millones de déficit en TMB y esta posibilidad ayudaría a solventar el servicio sin afectar al pasajero. Eso sí, tendría que ser moderado, para no afectar ala identidad de la ciudad”, dice el concejal del PP Óscar Ramírez.

Fuentes del PSC señalan que hay que abordar todas las fórmulas posibles para conseguir ingresos publicitarios, pero “los topónimos serían una frontera”, aunque no se cierran al padrinazgo de una línea concreta. Ricard Gomà (ICV- EUiA) cree que “iniciar este camino es ofrecer pistas de aterrizaje a las empresas para que hagan negocios, mientras que no hay una apuesta para fortalecer la financiación pública del transporte”. La coalición independentista Unitat per Barcelona (UxB) es contraria a la publicidad en los servicios públicos. No fue posible conocer la posición del gobierno municipal. Trias, sin embargo, siempre ha sido partidario de poner publicidad en el sistema público de bicicletas para reducir su déficit.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Camilo S. Baquero
Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_