Fomento se niega a declarar prioritario el corredor mediterráneo

El Gobierno dice que el eje por el litoral no es más importante que el de Madrid o el atlántico

La ministra de Fomento, Ana Pastor, en la comparecencia en la Comisión de Fomento del Senado
La ministra de Fomento, Ana Pastor, en la comparecencia en la Comisión de Fomento del SenadoFERNANDO ALVARADO / EFE

Las contradicciones parecen ser una constante en los discursos de Ana Pastor, ministra de Fomento. El corredor mediterráneo, la infraestructura ferroviaria enfocada al transporte de mercancías que debe unir Algeciras con la frontera francesa por el litoral, es una “prioridad”. Pero cuidado: no es “la prioridad”, sino una, entre tantas otras, según se extrae de la decisión que tomó ayer el Congreso, donde PP y PNV rechazaron la moción de CiU encaminada a blindar que este eje fuera el primer objetivo presupuestario del Gobierno. Según ha señalado Pastor en múltiples ocasiones desde que ocupó su cargo, se ha terminado la España “de las obras faraónicas”, pero al tiempo, se niega a apostar por un eje ferroviario, sino que insiste en que hay que acometerlos todos.

¿Quién pagará las obras para sacar adelante tres costosas conexiones ferroviarias como el corredor mediterráneo, el central y el Atlántico? Eso, de momento, además de una contradicción es una incógnita, teniendo en cuenta que el ministro de Economía, Luis de Guindos, ya ha señalado que la inversión pública se reducirá un 40% en 2012. También es una incógnita cuánto tiempo se podrá sostener el doble discurso de apoyo, pero a partes iguales. Sobre todo teniendo en cuenta que las comunidades que más tienen que perder si no sale adelante la inversión mediterránea son la Comunidad Valenciana y Murcia, ambas en manos del PP.

Más información

La consejera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, aseguró ayer que Fomento, con cuya titular se reunió, ha dado su "apoyo incondicional" al proyecto del tercer carril del corredor y que la propia Pastor presentará en abril los detalles de los plazos. Según la consejera, Pastor le ha dado todo su apoyo al proyecto del tercer carril impulsado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Las Cámaras de Comercio de Barcelona y Valencia, por su parte, no valoraron el fracaso de la moción.

“La triste realidad es que el Gobierno español actual sigue la misma línea que el Gobierno anterior: café para todos”, apunta Joan Amorós, secretario general del lobby en defensa del eje litoral Ferrmed. “Pero creo que no hay que preocuparse en el fondo, porque con recursos tan escasos como los actuales, se acabará imponiendo el sentido común y apostando por el corredor mediterráneo”, señala. Es el único eje, defiende, que conecta con los puertos con posibilidad de captar el mayor tráfico mundial de mercancías. “Al final la Comisión Europea los hará entrar en razón. Comprendo que todos queremos un tren en la puerta de casa, pero debe haber un calendario. Ir en contra del corredor mediterráneo es ir en contra de la economía española”, advierte.

El Gobierno español actual sigue la misma línea que el anterior: café para todos” Joan Amorós, secretario general de Ferrmed

Hace menos de seis meses el viento parecía soplar a favor de los defensores del corredor mediterráneo. Tras un proceso de pulsos políticos, discursos ambiguos, pactos multicolores y con Ferrmed evangelizando en media Europa desde 2004, Madrid y Bruselas parecían convencidos. El anterior ministro de Fomento, el socialista José Blanco, acudió a Barcelona a celebrar en octubre que La Comisión Europea había respaldado que el eje del litoral estuviera entre las prioridades presupuestarias comunitarias, en detrimento del corredor central (de Algeciras a Francia por Madrid), y el túnel transpirenaico de nueva construcción. Sin embargo, Pastor desde su llegada a la cartera comenzó a recular. Para empezar, señaló que trataría de convencer a Bruselas de que la vía por Madrid también merece el tratamiento de preferente.

Ante el nerviosismo de empresarios y políticos de Cataluña, la Comunidad Valenciana y Murcia, que ven en peligro la conexión de sus mercancías con el resto de Europa, el portavoz de Fomento de CiU, Pere Macias, fue el encargado de defender ayer la moción para lograr el título de “la prioridad” para el mediterráneo. Criticó la ambigüedad del Gobierno, que se ha negado a mantener el blindaje sobre las obras del corredor (una “prioridad” que parecía ya conquistada con Blanco y Bruselas), pero que al tiempo, insiste en que le ofrece todo su apoyo. "En estos tiempos tenemos una inmensa responsabilidad, que es priorizar, ordenar. Hay una demanda de racionalidad en la inversión pública. Siempre hay que ser eficiente, pero en estos momentos de escasez no tener criterio, no saber cuál es la prioridad, es un auténtico suicido. Ustedes verán", señaló Macias en el Congreso.

El eje mediterráneo es una prioridad, pero sin quitar ni un ápice de importancia al resto de corredores Concepción Santa Ana, diputada del PP

La respuesta que ofreció la diputada popular, Concepción Santa Ana, no se salió ni un ápice del discurso que Pastor ha repetido ya en distintos foros. Insistió en que "el Corredor Mediterráneo es prioritario en Cataluña, Valencia, Murcia y Andalucía" y por esto "tiene y tendrá reflejo presupuestario". Pero entonces llegó la matización: es una prioridad "sin quitar ni un ápice de importancia al resto de corredores, igualmente importantes para el territorio y absolutamente compatibles".

Fracasada la moción, CiU trató de salvar al menos una tercera vía: un texto de consenso con el PP edulcorado ya que, si bien renunciaba a que el eje litoral fuera la única obra preferente, solicitaba al menos la designación de “prioridad estratégica”. Una prioridad, no la única. Pero no pudo votarse, ya que se necesitaba el permiso unánime de la Cámara y el PSOE lo negó. Según recogió EFE, el diputado socialista Ramón Ruiz explicó que no han aceptó la nueva moción transaccional porque ni siquiera se les había consultado antes.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50