Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último bar del Camino

Artistas folk celebran hoy el 25º aniversario del bar compostelano A Casa das Crechas

Foliada con músicos de Berrogüetto en A Casa das Crechas, en Santiago de Compostela.
Foliada con músicos de Berrogüetto en A Casa das Crechas, en Santiago de Compostela.

Los bares son habitualmente lugares en tránsito, donde pasan cosas. Pero el bar compostelano A Casa das Crechas es un bar donde han pasado demasiadas cosas. En 25 años de vida, As Crechas se ha convertido en uno de los emblemas tabernarios de Galicia, un lugar que casi define un país. A escasos metros de la catedral y antes de enfilar la Praza da Quintana, As Crechas es el último bar del Camino de Santiago. Y recibe a sus clientes con su característica ventana abierta, por la que suenan folk gallego y músicas del mundo. “Somos una ventana abierta al mundo, y por esa ventana también nos gusta expandir nuestra cultura”, explica Vítor Belho, socio fundador del bar, en medio del ajetreo de producción de la fiesta aniversario de esta noche,en la que participarán una veintena de artistas amigos, entre ellos Carlos Blanco, Budiño o Narf.

A Casa das Crechas funciona como negocio de hostelería desde el siglo XIX, y toma su nombre de dos hermanas muy populares en Compostela, “que eran algo crechas, retorcidas de carácter, y ese es el espírutu del bar, ser un poco revirados culturalmente”, bromea Belho. Procedente del asociacionismo y la militancia política, Belho montó con sus socios un bar con filosofía artística, “buscando transformar las cosas, programando libremente y agitando la escena creativa”. Desde su nacimiento, fue origen de muchas actividades: uno de los primeros lugares de Compostela que empezó a poner las ahora típicas monedas en las paredes “porque un cliente nos regaló una colección de monedas del mundo”, programador de exposiciones o templo de la música en directo. “La historia del folk gallego no se entendería sin As Crechas, local pionero en encuentros de músicos al estilo de las tabernas irlandesas", afirma la cantante Uxía, que esta noche también participará en la fiesta aniversario.

“La historia del folk gallego no se entendería sin este local”, dice Uxía

Las foliadas de los miércoles, de las que ha nacido incluso un grupo, A Banda das Crechas, se han convertido en una gran fiesta semanal. “Es un referente único, donde se acoge a los músicos que llegan de fuera”, afirma Quim Farinha, músico de la banda y miembro de Berrogüetto, otra formación muy ligada al local. No podrán estar esta noche porque andan de gira en Italia. “Nuestra aportación fue incorporar la música en directo y promover una escena propia que, a principios de los noventa, emergía. Entonces no había nada en Galicia y todo se estaba inventando”, rememora Vítor Belho. A lo largo de 25 años de vida, en As Crechas han tocado y cantado desde los músicos más relevantes de Galicia hasta grupos de talla internacional como Capercaille, Shooglenifty, La Boutine Sorriante o Patrick Molard, que actuaban en el desaparecido festival folk Cidade Vella y después seguían en el local.

Cualquier músico que pase por As Crechas acaba integrándose en la filosofía del bar. Hace unos meses, el cantautor Jorge Drexler visitó el local y rápidamente se fue a buscar su guitarra para actuar en un escenario que ha generado fructíferos encuentros creativos. “Aquí se descubrieron e impulsaron músicas y grupos que ahora funcionan como patrimonio popular, como canciones de Leilía que escuché aquí por primera vez, pero precisaban de un lugar para testarse, para ponerlas frente a ese público ávido de descubrir”, dice Uxía. “Este es un local multicultural, que busca siempre una transformación que parte de la reivindicación de lo propio para conectarlo con diversas realidades del mundo”, especifica Belho, que aporta datos sobre sus clientes: “El 40% de la gente que nos visita procede de otros países, México, Japón o Estados Unidos, y cada noche es como un viaje”. Respondiendo a su perfil inquieto, Belho prepara nuevos retos que partirán desde el edificio de tres plantas que alberga As Crechas. “Prentendemos que en el edificio se vayan instalando diversas empresas y asociaciones vinculadas a ámbitos creativos. Convertir el espacio en un área de expansión de cultura a través de la colaboración compartida”, avanza.

La célebre ventana a la calle de A casa das Crechas, el último bar del Camino, espera seguir abierta para ser salida y entrada de los sueños de los viajeros. Esta noche conectarán con clientes de todo el mundo, las visitas de 25 años que han quedado como amigos. “No nos recrearemos en el pasado, sino que nos proyectamos al futuro”, advierte Vítor Belho. Fiel al espíritu de las dos crechas que dieron nombre al local, Belho aspira a ser también un “activista retorcido”. Con la ventana abierta durante muchos años.