Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Gas: "Me voy con la sensación de gran riqueza personal, no económica"

Mario Gas se despedirá de la gestión del Teatro Español el 30 de julio “sin frustraciones”

Mario Gas en la comparecencia en que ha anunciado su marcha. Ampliar foto
Mario Gas en la comparecencia en que ha anunciado su marcha. El Pais

Lo de hoy ha sido una mediodespedida. Mario Gas (Montevideo, 1947), desde hace ocho años director del Teatro Español, se va, pero el 30 de julio. Ese es el acuerdo al que ha llegado con el nuevo delegado de Las Artes del Ayuntamiento, Fernando Villalonga, y con el nuevo director de programación de artes escénicas, Natalio Grueso, recientemente incorporado tras dirigir el centro Niemeyer de Avilés hasta su polémico cierre el pasado mes de diciembre. Ese es el pacto: se respetará la programación prevista hasta su marcha y, además, se repondrá su musical Follies (ahora en cartel y con las entradas agotadas) en junio y julio.

“Mi relación con el delgado ha sido breve: hemos tenido dos comidas”, ha soltado Gas. “Tendréis que preguntarle al él por qué calificó la renovación de mi contrato de “irregular” porque yo creo que nunca he firmado nada irregular. Los contratos se pueden interpretar de muchas maneras”, ha agregado.

La salida de Mario Gas coincide con el aterrizaje del nuevo equipo que la alcaldesa Ana Botella ha elegido para gestionar la cultura madrileña. Y, sobre todo, con el hecho de que Villalonga aireó los últimos contratos firmados in extremis por su predecesora en el cargo, Alicia Moreno, “una persona crucial en la cultura de Madrid”, ha asegurado Gas. Entre los seis contratos que la exdelegada firmó antes de marcharse del Ayuntamiento tras la salida de Alberto Ruíz-Gallardón, estaba el de Mario Gas, que se prorrogaba por cuatro años y que, según se explicó en el último pleno del Consistorio, era “irregular” porque su cuantía (unos 101.000 euros anuales, sin contar dietas, viajes y sus propias producciones) excedía en 10.000 euros el límite estipulado en acuerdo plenario para un cargo de alta dirección.

Hoy Gas, en su comparecencia ante los medios y preguntado por las razones de su marcha, se limitó a decir que se iba “porque cambian las estructuras y cambian las personas y los nuevos quieren un nuevo equipo, lo cual es muy lícito”. Preguntado por las polémicas circunstancias en las que se produce este anuncio ha dicho: "Me voy del teatro el 30 de julio, lo que tira por tierra extrañas teorías de contratos “blindados” que nunca han existido", y ha agregado: “Nuestros salarios están en la órbita de todos los del sector. El sueldo de los directores de teatros públicos es nimio. Me repugna hablar de esto, mi salario está dentro de lo que se acostumbra a pagar. No he robado a nadie, ni he engañado a nadie y me levanto por las mañanas y me puedo mirar al espejo, no tengo sombras que reprocharme".

El director “en funciones” del Teatro Español se ha mostrado, en todo caso, orgulloso de lo logrado en estos últimos ocho años junto a su equipo (destacando la apertura de la sala pequeña del teatro y de las dos Naves de Matadero). Y ha asegurado que se iba con el deber “cumplido”: “Queríamos un teatro vivo, abierto, con múltiples lecturas, de calidad, en el que hubiera lugar para el placer y la reflexión y creo que he sido fiel a mi compromiso, pero no quiero que nadie me dé las gracias”. Gas ha insistido al final de su comparecencia en que se marchaba “sin frustraciones” y dispuesto a seguir haciendo lo que sabe hacer: teatro. ¿En Madrid o en Barcelona? “Chi lo sa”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información