Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otra denuncia contra policías por interrogar con el rostro cubierto

Una detenida presentó una querella en Plaza de Castilla

La denunciante C. R. fotografiada ayer en una calle de Madrid. Ampliar foto
La denunciante C. R. fotografiada ayer en una calle de Madrid.

"¿Nos quitamos todos la careta o actuamos con normalidad?", le preguntó la letrada Beatriz Monasterio a uno de los policías cubierto con un pasamontañas cuando se disponía a tomar declaración a su clienta en la comisaría de Moratalaz el pasado verano. C. R, de 40 años, fue detenida por los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) junto a otros tres indignados que participaron en la protesta frente a las puertas del Ministerio del Interior el cuatro de agosto de 2011. “Los agentes de la Brigada Provincial de Información se negaron a identificarse. Me dijeron que era por motivos de seguridad, pero no estamos en un estado de terror. Finalmente mi clienta y yo rechazamos prestar declaración”, explica esta abogada de la comisión legal del 15-M. La detenida fue puesta en libertad sin cargos.

 C. R. no ha podido olvidar el mal rato que pasó aquella noche en la comisaría. Tuvo que recibir atención psicológica. El pasado 3 de febrero, esta divorciada y madre de una niña de nueve años, presentó en los juzgados de Plaza de Castilla una denuncia por las agresiones físicas recibidas por parte de la UIP y en la que consta que los policías iban tapados con pasamontañas. Según fuentes policiales consultadas por este periódico, los agentes solamente utilizaron una braga para cubrirse el rostro.

La querella de C. R. no es la única iniciativa similar. El pasado febrero los letrados de los detenidos tras la protesta contra la reforma laboral denunciaron ante el Colegio de Abogados que los agentes de la Brigada de Información que interrogaron a sus clientes estaban encapuchados, vestidos de paisano y “no portaban ningún distintivo que los identificara”.

La Ley Orgánica 4/2010 del régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía recoge en su artículo 8 que es una “falta grave” no ir provisto en los actos de servicio del uniforme reglamentario y de los distintivos de la categoría o cargo. Mientras la Jefatura de Madrid aseguró que se trataba de un hecho puntual, otras fuentes policiales afirmaron que esta práctica se había realizado en varias ocasiones y que se ha abierto una investigación. La Delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, ha culpado de estos actos al anterior Ministerio del Interior.

Cuando C. R. fue detenida el pasado agosto, el jefe superior de policía era Francisco Javier Redondo, fallecido en diciembre. A sus órdenes, dirigía la comisaría de Moratalaz el comisario jefe de información, Germán Rodríguez Castiñeira, que aún sigue en el cargo. El equipo de Información no ha cambiado.

Los interrogatorios del pasado 10 de febrero, por lo tanto, son responsabilidad del actual jefe superior, Alfonso José Fernández. Interior asegura que no es ilegal este tipo de interrogatorios. Según fuentes policiales, el verdadero problema es que esta práctica no está regulada.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información