Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El aeropuerto sin aviones de Castellón paga 7.700 euros al mes de luz

El Consell dice que por la noche solo se enciende lo “estrictamente necesario”

Interior del aeropuerto de Castellón, que gasta 7.700 euros al mes en electricidad.
Interior del aeropuerto de Castellón, que gasta 7.700 euros al mes en electricidad.

Un día después de que el PP vetara una comisión de investigación en las Cortes Valencianas para aclarar el gasto que supone a las arcas públicas el aeropuerto de Castellón, el Consell ha desvelado que la infraestructura se come al mes 7.700 euros de dinero público en la factura de la luz. Un consumo que viene realizando desde hace casi un año a pesar de que todavía permanece cerrado. Y es que, aunque la diputada popular Marisol Linares argumentara que “estaba todo claro” en cuanto al gasto del aeropuerto, la información sobre lo que cuesta a los valencianos esta obra sigue llegando a cuentagotas.

A finales de diciembre, desde el grupo Compromís de Castellón se criticó la elevada iluminación nocturna del aeródromo que la hacía totalmente visible desde la autovía CV-13. Días después de esta denuncia pública la iluminación era notablemente más baja. Casi tres meses han tardado en obtener la respuesta a este derroche de luz.

Compromís: "Mientras los institutos

no podían pagar la calefacción,

el aeropuerto sí tenía iluminación"

La consejera de Turismo, Lola Johnson, ha manifestado en respuesta parlamentaria que, desde las ocho de la tarde, “solo se mantienen encendidas las luces que, según la empresa que se encarga de la seguridad y la vigilancia del recinto, son estrictamente necesarias para asegurar la custodia de los bienes y personas que se encuentran en el aeropuerto”.

Así, apunta que la sociedad pública Aeropuerto de Castellón (Aerocas) tiene contratada una potencia de entre 1.000 y 1.800 kw. “El consumo de energía eléctrica ha supuesto un coste medio aproximado de 7.700 euros mensuales”, indica Johnson.

Un gasto que se viene realizando desde que el pasado 25 de marzo se inauguraran unas instalaciones que permanecen cerradas desde entonces. En total, en un año se habría gastado 92.400 euros solo en luz.

La Generalitat asume 382.000 euros al año en nóminas de las siete personas que trabajan en la sociedad

Para Compromís, este desembolso se ha realizado “para tener el monumento al despropósito bien visible desde la CV-13”. “Mientras en los institutos este invierno no podían pagar la calefacción por los impagos del Consell, el aeropuerto sí tenía iluminación, una factura más a sumar a este pozo sin fondo que a pesar de estar inoperativo continúa pagando mensualmente salarios, dilapidando millones en publicidad y contratando servicios como el del control de la fauna”, dijo la diputada autonómica, Mònica Oltra.

De hecho, solo los gastos de mantenimiento del aeropuerto de Castellón, como ya publicó EL PAÍS, tienen una factura de unos 300.000 euros mensuales, pese a no estar en funcionamiento. Al año, Aerocas debe hacer frente a un desembolso de cerca de cuatro millones de euros. Un gasto que se destina a sueldos, mantenimiento y costes financieros, entre otros.

Solo en salarios, la Generalitat asume el pago de 382.000 euros al año en las nóminas de las siete personas que trabajan para la sociedad. Entre ellos, su director general, Juan García Salas, que en 2010 cobró 84.000 euros, según las auditorías del Consell. También en gastos financieros hay que asumir 1,2 millones al año.

A ello se suman, además, los contratos de publicidad y patrocinio que la sociedad pública ha ido firmando desde que en 2003 se proyectara el aeropuerto. Desde ese año, Aerocas ha cerrado contratos que ascienden a un total de 30 millones de euros. Alguna de las entidades beneficiarias de estos patrocinios todavía está a la espera de cobrar lo pactado.

En el último consejo de Aerocas, celebrado en febrero, la sociedad cerró tres contratos que supondrán un desembolso de diez millones. Se trata del servicio de gestión de la torre de control que se licitó por 4,25 millones en cinco años. También se adjudicó la contratación de la vigilancia privada por 5,5 millones en cinco años y el de control de fauna, cuyo gasto se prevé en casi 100.000 euros al mes.

Más información