SOCIÓMETRO VASCO

Los vascos recelan del cese de ETA, pero defienden acercar a sus presos

Uno de cada cinco ciudadanos cree que la banda no desaparecerá “nunca”

Fuente: Sociómetro Vasco
Fuente: Sociómetro VascoEL PAÍS

A Euskadi le cuesta creer que el anuncio del cese definitivo de la violencia por parte de ETA sea cierto e irreversible y cree que costará años reparar el dolor causado. Aunque el 52% de la ciudadanía sí opina que el cese es definitivo, casi dos de cada cinco creen que no, el 36%, y el 12% restante rehusa contestar.

Los datos emanan de la última encuesta realizada por el Gabinete de Prospecciones Sociológicas del Gobierno vasco, denominada Fin del terrorismo, estudio que detecta que los más desconfiados son los mayores de 65 años y los votantes del PP. La encuesta, realizada entre el 6 y el 11 de febrero de este año con 2.254 participantes y un margen de error del 2,11%, arroja que la esperanza de desaparición de la banda está entre uno y cinco años para la mitad de la población, mientras que un 20% cree que no se extinguirá “nunca” y un 19% calcula que eso no pasará en, como mínimo, cinco años.

Un Sociómetro dice que los gestos hacia las víctimas son insuficientes

La encuesta muestra el recelo de la sociedad vasca en torno al futuro de ETA, una realidad que el director del gabinete, Víctor Urrutia, argumentó con “la trayectoria” de la propia banda. Pero también deja claro que no por ello la ciudadanía espera que el Gobierno paralice todos los movimientos en torno a sus reclusos ni la exigencia a los presos de gestos para reparar sus acciones.

De hecho, la mayoría se muestra contraria a no hacer nada desde el Gobierno hasta que ETA se haya disuelto. El 63% rechaza esa opción, aunque el 37% restante se muestra muy o bastante de acuerdo con congelar las acciones hasta que la banda desaparezca por completo. ¿Qué pasos institucionales son los más respaldados por la sociedad vasca? Facilitar la reinserción a los presos que renuncien a la violencia, con un 72% muy o bastante de acuerdo con esa afirmación, o de acercarlos a las cárceles vascas —el 69%—, algo que tradicionalmente ha pedido la izquierda abertzale y que esta misma semana el lehendakari, Patxi López, volvía a reclamar. La amnistía, por el contrario, no goza del respaldo de la mayoría, ya que solo es una alternativa defendida por el 21%.

Por parte de los presos, la sociedad vasca cree que deben reconocer el dolor, según defiende la mitad de los encuestados, y el 58% supedita el acceso a los beneficios penitenciarios a la renuncia de la actividad terrorista. Eso sí, un 20% no lo considera necesario y un 11% directamente rechaza que se de ese trato a los reclusos, pese a que este está recogido en la reglamentación penitenciaria.

El estudio también deja ver que, a ojos de la propia ciudadanía, esta misma aún tiene pasos pendientes que dar hacia las víctimas del terrorismo. De hecho, el 39% cree que se ha hecho “algo, aunque no lo suficiente” hacia ellas y el 18% cree que se ha hecho “muy poco” por las víctimas.

El anuncio del cese ha mantenido el terrorismo relegado en el listado de los principales problemas de la sociedad vasca, en un quinto puesto por detrás del mercado de trabajo, la economía, los problemas políticos y la vivienda.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50