Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Celaá pide debatir sobre la asignatura de religión

La consejera de Educación, Isabel Celaá elevó al Parlamento ayer un debate sobre el que ha dado pistas en los últimos tiempos. Celaá apostó por abrir un debate con el fin de reflexionar de manera “profunda” y “sin miedo” en torno a la situación de la religión en el sistema educativo vasco, un ámbito que consideró coherente “revisar” tras 30 años.

La elección de esta asignatura en centros de Primaria por tan solo un estudiante obliga por ley a que el resto estudien su alternativa para evitar discriminaciones, mientras que, si ninguna familia opta por esta materia, se abren las puertas a utilizar su horario para reforzar otras asignaturas.

Si bien ayer no se posicionó claramente, Celaá ya lo había hecho antes en una entrevista radiofónica a mediados de febrero: “Me parece que [la asignatura de religión] fuera del horario escolar es bastante adecuada”, señaló entonces, después de defender la impartición de esta materia en las aulas vascas. Esta opción es la que defienden algunas asociaciones de padres y la que disgusta a los obispos vascos.

Celaá planteó ayer este debate en el Parlamento ante las preguntas de Mikel Basabe (Aralar), que cuestionó sobre las medidas del departamento para que “una minoría de alumnos de la escuela pública no condiciones el ritmo de estudio de sus compañeros”. “Es inadmisible que porque los padres de un alumno hayan elegido religión el resto de estudiantes del curso, de cualquier modelo lingüístico, estén obligados a estudiar la alternativa a la religión”, expuso Basabe, “son cientos de horas”.

Celaá matizó que el caso expuesto por Aralar es una realidad en tan solo dos centros de Infantil y Primaria de 332. Hay además, según la información aportada por la consejera, 15 centros con menos de seis alumnos en esta opción y 109 colegios con más de un centenar de estudiantes que apuestan por la religión.