La banca pierde interés por la deuda valenciana tras bajar a bono basura

El vicepresidente del Consell tacha de “erróneo” el informe de Standard & Poor’s Antes del verano, la Generalitat tiene que renovar cerca de 3.000 millones de euros en créditos

José Císcar, vicepresidente del Consell.
José Císcar, vicepresidente del Consell.JORDI VICENT

El Banco Central Europeo admitió ayer todo tipo de activos bancarios a cambio de regar de dinero a las entidades del continente en un intento de que vuelva a fluir el crédito en el viejo continente. Todo tipo de activos excepto los que están considerados como especulativos. Es decir, un apartado en el que se incluye la deuda pública de la Generalitat valenciana tras la última calificación de Standard & Poor’s, que rebaja hasta el nivel de bono basura la nota que tenía otorgada la Comunidad Valenciana.

Una calificación que añade una dificultad más a la precaria situación financiera de la Generalitat, cuyas posibilidades de recurrir al mercado cada vez son más complicadas. Antes del verano, la Generalitat tiene que renovar cerca de 3.000 millones de euros en créditos —1.480 en abril— que vencen y que, por ahora, no puede cubrir con la línea que el Gobierno ha abierto a través del ICO.

El vicepresidente del Consell y portavoz, José Ciscar, intentó este miércoles amortiguar los efectos de la rebaja en la calificación de Standard & Poor’s al asegurar que las premisas sobre las que se basa el citado informe son “totalmente erróneas”.

Ante el silencio de la Consejería de Economía, el vicepresidente del Consell anunció en Alicante que el consejero del ramo, Máximo Buch, ha empezado a elaborar un informe “para demostrar que las conclusiones a las que se llega [de bajar la calificación de la deuda de la Comunidad Valenciana al rango de bono basura]no son ciertas”.

"El problema es que habrá que subir el interés para colocar la deuda"

José Ciscar argumentó que la Generalitat está “haciendo unos ajustes que son importantes y tomando unas medidas de ahorro y de austeridad que van a generar una situación diferente para los próximos meses y años”. En ese sentido, el portavoz del Consell se mostró dispuesto a “demostrar ante quien proceda, que las consideraciones que introduce Standard & Poor’s son totalmente erróneas” y maneja un criterio que el Gobierno valenciano “no comparte”.

Sin embargo, la rebaja de la agencia de calificación a la deuda valenciana supone que esta pierde interés para los bancos. El profesor de Análisis Económico de la Universitat de València y miembro del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) Joaquín Maudos explicó a este periódico que la rebaja de calificación tiene efectos inmediatos. “El incentivo para los bancos que acuden al BCE ya no existe”, argumentó Maudos, “y el problema es que para colocar deuda pública en el futuro la Generalitat tendrá que subir el tipo de interés” para lograr la confianza de los inversores.

“Es verdad que la calificación otorgada a la deuda valenciana es la más alta dentro del bono basura y que la agencia de calificación admite que puede abandonar esta nota si hay un compromiso más firme del Gobierno con la Comunidad Valenciana”, señaló el integrante del IVIE, “pero también es cierto que la desviación del déficit en 2011 ha sido de las más altas y es difícil que las autonomías puedan seguir realizando mayores ajustes en las políticas de gasto, lo que dificulta una salida a esta situación”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción