El Consell paga los atrasos a los centros educativos y universidades

La Generalitat ahorra 30 millones mandando dos meses al paro a los interinos

Rafael Carbonell, ayer, en la comisión parlamentaria.
Rafael Carbonell, ayer, en la comisión parlamentaria. MÒNICA TORRES

“Créame, señora diputada”, insistió ayer el secretario autonómico de Educación, Rafael Carbonell, en una comisión en la que la parlamentaria socialista Pilar Sarrión le preguntó por el pago de los atrasos en gastos de funcionamiento de los colegios e institutos. Carbonell le anunció que la Consejería de Educación ha pagado en dos tandas, el 24 de enero y el 14 de febrero, “el segundo y tercer cuatrimestres” del año pasado a los centros públicos y “el último trimestre” a los centros concertados.

Mientras los estudiantes recorrían en manifestación las calles de Valencia, en las Cortes Valencianas anunciaba la Generalitat el pago de atrasos a los diversos sectores de la enseñanza. Pilar Sarrión preguntó también por los atrasos en las transferencias pactadas con las universidades públicas en el Plan Plurianual de Financiación. Carbonell respondió que se han hecho efectivos 66 millones de euros correspondientes al pasado mes de diciembre y 64 millones correspondientes al mes de enero. “La Generalitat ha cumplido el calendario previsto”, añadió el secretario autonómico.

La diputada socialista, que desgranó una serie de preguntas sobre los efectos de la grave situación económica de la Generalitat en el sector educativo, preguntó por el ahorro que implica dejar dos meses en el paro a los profesores interinos, como tiene previsto el Consell, y si se están cubriendo las bajas y las vacantes. En su respuesta, Carbonell señaló que el mecanismo de bajas y vacantes no tiene por qué experimentar retrasos y evaluó el ahorro económico de mandar al paro dos meses a los interinos en 30 millones de euros.

Liquidación de eventos y proyectos

Los socialistas preguntaron ayer en una comisión de las Cortes Valencianas a la que debía acudir la consejera de Turismo, Cultura y Deporte, Lola Johnson, por todos los grandes eventos y grandes proyectos que están actualmente en liquidación. En lugar de Johnson acudió a la comisión el secretario autonómico Luis Lobón, que defendió la política de eventos aunque haya que replantearla ahora porque han cambiado las circunstancias.

El balance fue dantesco. La diputada socialista Eva Martínez preguntó primero por la parcela EM-3 de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, en la que debían construirse las denominadas torres de Calatrava, que la Generalitat intenta vender desde hace dos años. Lobón respondió sobre su venta: “Estamos intentando buscar el mejor momento y el mejor precio para la parcela”.

Sobre la Ciudad de la Luz, en Alicante, dijo que la consultora encargada de buscar compradores tiene un plazo de seis meses para hacer propuestas. “Se han dirigido a nosotros cuatro grupos interesados”, dijo el secretario autonómico.

En relación con la venta de Terra Mítica, por la que preguntó el diputado socialista José Manuel Sánchez, Lobón reconoció que Aqualandia, actual arrendatario del parque, tiene una opción de compra que ha decidido ejercer y que se concretará “en las próximas semanas o meses” por 64,8 millones de euros.

Eva Martínez preguntó también por qué la Generalitat ha decidido comprar la empresa Valmor Esport, organizadora de la fórmula 1 y que arrastra deudas por cerca de 30 millones de euros. Asimismo preguntó cuáles son los criterios para no rescindir el contrato con Bernie Ecclestone para el gran premio de automovilismo de Valencia. Lobón alegó que se compra Valmor “para evitar una situación indeseable” y se negocia para “conseguir los máximos ahorros posibles” en el contrato con el magnate de la F-1.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS