Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra asume en La Moncloa una revisión del papel de las autonomías en el Estado

El presidente de la Generalitat visita a Rajoy atenazado por las deudas y el déficit

Valencia albergará una cumbre de presidentes autonómicos antes de verano

Mariano Rajoy ha recibido a Alberto Fabra en el palacio de La Moncloa.
Mariano Rajoy ha recibido a Alberto Fabra en el palacio de La Moncloa.

Alberto Fabra, presidente de la Generalitat valenciana, ha asumido en el palacio de La Moncloa la necesidad de "revisar" la actual estructura del Estado, así como el papel y la dimensión de las distintas administraciones para lograr el objetivo de "ser más eficaces y más austeros". Fabra ha anunciado que la ciudad de Valencia albergará una cumbre de presidentes autonómicos antes del verano para abordar ese debate y ha asegurado que Rajoy ha aceptado de buen grado su sugerencia para celebrar esa cumbre. "No somos 17 Estados que tengamos que competir, tenemos que colaborar todos en la misma dirección y adoptar decisiones", ha comentado Fabra, quien considera que "la nueva realidad de la Administración y la distinta realidad social, implica el encuentro" de los responsables autonómicos.

El presidente valenciano ha explicado que es "inasumible" sostener el Estado tal como los conocemos y ha sentenciado: "Si no hay dinero hay que tomar medidas para bajar el gasto". Fabra ha subrayado que el actual sistema de financiación autonómica "maltrata" a la Comunidad Valenciana, pero ha evitado comentar la posición de Rajoy al respecto. Apenas ha deslizado que el presidente de Gobierno se ha mostrado "sensible con la realidad de la Comunidad Valenciana" y "dispuesto a colaborar por el bien de todo el Estado español, no como antes, que se intentaba demonizar a las comunidades del déficit y del mal gasto que ha habido en este país".

Fabra parece olvidar que el Consell liquidó los presupuestos de 2011 con un déficit formal de 1.543 millones de euros próximo al 1,3% o el 1,4% del PIB gracias a ingresos financieros. Solo el recurso a 2.100 millones de euros en emisiones de deuda y créditos permitieron cerrar las cuentas con ese porcentaje de déficit. Pero Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, ha elevado el déficit de la Comunidad Valenciana en 2011 hasta el 3,6% del PIB regional, al estimar el desfase real de más de 3.642 millones. Porque el recurso a la deuda para reducir el desfase de las cuentas públicas no es gratuito.

Rajoy ha recibido a Fabra dentro de la ronda de contactos que el presidente del Gobierno mantiene con todos los presidentes autonómicos. El presidente valenciano llegaba al encuentro en su primera visita a La Moncloa con urgencia por resolver asuntos financieros. Desde que accedió al cargo, Fabra reitera que su gran prioridad consiste en pagar a los proveedores de la Generalitat, cientos de empresas que reclaman en conjunto un mínimo de 2.500 millones de euros a las arcas de la Administración autonómica. Algunas deudas, además, se arrastran desde hace años. Tanto el presidente como los responsables económicos del Consell han aireado la necesidad de apoyar un nuevo modelo de financiación autonómica que se ajuste a la población real de la Comunidad Valenciana puesto que el sistema actual sitúa a los ciudadanos valencianos a la cola en ingresos del Estado por habitante.

Las estrecheces financieras de la Generalitat han adquirido carácter estructural ante la “desmesurada” caída de los ingresos públicos, según ha reconocido el propio consejero de Hacienda, José Manuel Vela. Al presentar la liquidación de las cuentas de 2011, Vela admitió que los ingresos de la Generalitat se habían contraído hasta niveles de 2006.

Entre las prioridades del Consell ante el Estado se encuentra la necesidad de definir el acceso a 1.022 millones de euros en créditos del Instituto de Crédito Oficial para afrontar vencimientos de deuda. Pero ya ha consumido la mitad, 500 millones de euros, para cubrir un crédito que dejaron de renovarle BNP Paribas, Deutsche Bank y HSBC. Y los vencimientos pendientes se suceden. En abril, la Generalitat debe hacer frente a 1.480 millones de euros, y una cantidad similar en mayo.

Los impagos a proveedores requieren un segundo capítulo de ayudas del ICO. Y con cierta agilidad. Los farmacéuticos valencianos han amenazado con cerrar sus establecimientos tres días a partir del 1 de marzo si no ingresan los 120 millones de euros que el Consell les debe desde correspondientes al pasado mes de diciembre antes del final de febrero. Pero tampoco han ingresado las facturas correspondientes a octubre y noviembre, que suman en torno a otros 250 millones de euros. Y los farmacéuticos son solo uno de los colectivos más visibles entre los afectados por los impagos del Consell.

Fabra ha asumido "tensiones de tesorería" y "retrasos" en los pagos a los colegios ante los periodistas que le interpelaban sobre las protestas estudiantiles en Valencia. Pero ha reiterado su consigna de que los recortes solo afectan a las nóminas de los funcionarios y de forma temporal. También ha aprovechado la ocasión para descargar que "algunos manifestantes" que han decidido pisar ahora la calle cuando llevan "ocho años sin oponerse a nada".

Capítulo aparte merecen las cuestiones internas de partido, entre las que destaca la compleja situación de Francisco Camps, quien se siente rehabilitado desde que un jurado popular decidió declararle no culpable del delito de cohecho impropio por haber recibido trajes de la trama corrupta Gürtel.

Más información