Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alumnos del colegio Santa Illa vuelven a las clases tras el embargo

La mayoría de los estudiantes han retomado las clases, según el director técnico

Los padres apoyan la continuidad de la actividad del centro

Normalidad en la vuelta a las clases del colegio Santa Illa, tras el embargo que registró el pasado jueves por una deuda con la Seguridad Social de casi un millón de euros. La mayoría de los estudiantes han retomado las clases, según ha declarado el director técnico del centro, Manuel Díaz. Los padres que han acudido esta mañana a acompañar a sus hijos apoyan la continuidad del centro aunque no justifican la deuda, pero están convencidos de que hay opciones para negociarla y mantener una actividad educativa con la que se muestran muy satisfechos.

Es el caso de Fernando Sanjosé, padre de dos alumnos de 8 y 11 años, que explica que están becados desde hace tres años, porque él se quedó en paro. "Esperemos no tener más sobresaltos", comenta criticando el embargo del jueves pasado: "No es coherente que entre un juez a saco en un colegio; no tiene parangón en un país civilizado".

Los padres están barajando tomar acciones legales, aunque todavía no hay una decisión cerrada, por la forma en que se produjo el embargo, delante de los estudiantes. Estos fueron testigos de cómo se retiraba todo el material del centro desde el patio, ya que no podían permanecer en las aulas.

A Diana Carrillo, que tiene un hijo de 11 años en el centro, le preocupa que un nuevo embargo pudiera producirse, lo que ve fuera de lugar, pese a que no justifica la deuda del centro. "El problema no es lo que debe este señor [el director, Iñaki Santa], pero no se puede permitir este atropello".

El director técnico del centro, Manuel Díaz, ha destacado la normalidad con que se han retomado las clases, después de un fin de semana que los trabajadores han invertido en organizar el centro y colocar el material retirado el pasado jueves y recuperado el día siguiente. Díaz ha insistido en que la Dirección General de Educación de la Comunidad de Madrid ha garantizado la continuidad del colegio hasta junio.

Algunos padres han echado en falta información por parte de los responsables del centro. Es el caso de Marta Lasierra, madre de una alumna de 18 años. "Mi hija me avisó para contarme lo del embargo, porque yo estaba en el extranjero". Esta mañana ha acudido a primera hora a pedir explicaciones, pero tendrá que volver algo más tarde porque los profesores y responsables del colegio estaban ocupados. "Nos tenían que haber informado antes", sentencia.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >