Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre se quema a lo bonzo frente a una comisaría de Arbúcies

El hombre permanece ingresado en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona

Un hombre marroquí de 28 años se quemó a lo bonzo la noche del lunes en Arbúcies (Selva) a las puertas de la comisaría de la Policía Local. El hombre llamó a la puerta de la comisaría y cuando salió un agente se roció con líquido inflamable y se prendió fuego. Una ambulancia lo trasladó consciente al hospital Vall d'Hebron de Barcelona, donde permanece ingresado en estado “menos grave” en la unidad de quemados.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 20.30 horas del lunes. “El agente que le abrió la puerta vio que el hombre se rociaba con un líquido y se prendía fuego con un mechero”, ha explicado Grau Gelpí, jefe de la Policía Local. Tras la sorpresa inicial, el agente se abalanzó sobre él para intentar sofocar el fuego, lo que le ha provocado quemaduras leves en tres dedos de una mano. Hace una semana se roció también con un líquido inflamable en la estación de Hostalric (Selva) de Renfe.

Dos bomberos voluntarios que volvían de un servicio al parque, en unas dependencias contiguas a la comisaría, acudieron entonces a socorrer al hombre y lograron apagar las llamas con varios extintores. El hombre presenta quemaduras de segundo grado superficiales y profundas, explicó un portavoz del hospital Vall d´Hebron.

El hombre, empadronado en Arbúcies desde 2005, vive una situación desesperada. Sin trabajo ni ingresos de ningún tipo, duerme en casa de amigos y conocidos desde que inició los trámites para separarse de su mujer, de nacionalidad española. Se casaron hace unos meses. Está viviendo una “separación traumática”, han explicado fuentes municipales. “El hombre lleva un año sin trabajo”, relata Pere Garriga, alcalde de Arbúcies. La localidad, situada en las faldas del Montseny, cuenta con 7.000 habitantes.