Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decenas de miles de personas se echaron a la calle contra la reforma laboral

Rueda garantiza el diálogo de la Xunta y de Mariano Rajoy con los sindicatos

Cabecera de una de las manifestaciones -la de A Coruña- convocadas por CC OO y UGT
Cabecera de una de las manifestaciones -la de A Coruña- convocadas por CC OO y UGT

Decenas de miles de personas hicieron ayer un hueco en el Entroido y se echaron a las calles para protestar contra la reforma laboral que “abarata y facilita los despidos” y no reduce las modalidades de contratación indefinida. Estas fueron las principales críticas de los manifestantes contra el Gobierno de Rajoy del que censuraron, además, que conceda “mayor poder a los empresarios y facilite el despido de los funcionarios”.

Pese a que la CIG se descolgó de esta convocatoria —mantiene el llamamiento a CC OO y UGT para que se sumen a la jornada de huelga general el próximo 29 de marzo— en Vigo, la manifestación fue secundada por unas 20.000 personas, cifra similar a la de A Coruña. A la movilización coruñesa acudieron los secretarios gallegos de CC OO, Xosé Manuel Sánchez y UGT, José Antonio Gómez.

Ninguna de estas organizaciones descarta sumarse a la convocatoria de huelga de la intersindical nacionalista. Los dirigentes de ambos sindicatos expresaron, a pie de manifestación, su disposición aunque con matices a la fecha. “Las huelgas se hacen para ganarlas”, destacó Sánchez, mientras que Gómez consideró oportuna, a la vista del respaldo a la movilización de ayer, aunque “precipitada” la convocatoria de la CIG.

“Solo queda el camino de la confrontación social contra la agresión más grande a los derechos de los trabajadores”, acababa de clamar en su discurso el secretario de UGT mientras que el de CC OO cargaba contra “el PP de la patronal” y contra el presidente del Gobierno que intentan convertir en “esclavos, con condiciones tercermundistas” a los trabajadores.

El importante respaldo ciudadano a la movilización fue matizado por el secretario general del PP gallego, Alfonso Rueda quien —en una entrevista en la Radio Galega recogida por Europa Press— tras reivindicar el “diálogo” con los representantes de los trabajadores, insistió en que el Ejecutivo tiene que cumplir “con su obligación, que es gobernar”. “En el caso de no lograr un acuerdo, el Gobierno debe asumir sus deberes y adoptar decisiones”, precisó.

Con el eco de las consignas coreadas por los manifestantes aún en la calle, Rueda garantizó la disposición a la “negociación” de la Xunta con los sindicatos y subrayó, respecto a la convocatoria de huelga, que este tipo de protesta es “una de las últimas opciones”. El secretario general del PP atajó el clamor de los gallegos contra la reforma laboral garantizando el diálogo, no solo de la Xunta, sino el del presidente del Gobierno. Pero Rueda no se movió un ápice de la posición de ambos ejecutivos. Aseguró que ha primado el principio de la negociación antes de dar luz verde a la futura ley que regulará medidas de ajuste para los empleados públicos.

Frente a ello, el secretario de organización del PSOE gallego, el senador Pablo García, alertó de que hay “líneas rojas que los Gobiernos no pueden cruzar” con políticas de recortes como es el caso de los derechos de los trabajadores que “tanto tiempo llevó conseguir”. García, que acudió a la manifestación de Santiago, entiende que incluso en momentos “tan difíciles en los que es necesario apretarse el cinturón”, hay derechos adquiridos “por los que incluso murió gente”, que no se pueden perder.

El número dos del PSdeG mantiene que cuando le tocó a los socialistas hacer reformas nunca pasaron los límites de esa “línea roja”.