Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide al Consell más datos sobre los convenios con Nóos

La policía interroga a un funcionario de Presidencia

El secretario general administrativo de Presidencia de la Generalitat fue interrogado el jueves por la policía a instancias del fiscal Anticorrupción de Baleares, Pedro Horrach. Los agentes pretendían ahondar en los dos convenios firmados entre el Gobierno valenciano y el Instituto Nóos que presidía Iñaki Urdangarin, duque de Palma, en la época en que Francisco Camps estaba al frente del Gobierno autonómico. La Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia pagaron 1,7 millones de euros a Nóos por la celebración de encuentros de expertos en gestión deportiva y por un proyecto sobre unos Juegos Europeos que no llegaron a celebrarse.

El portavoz de la Generalitat, José Ciscar, afirmó que los agentes habían solicitado facturas (“dos o tres”) relativas a los años 2005 y 2006, aunque no pudo concretar a qué contratos correspondían. El Consell matizó después que lo requerido fueron documentos que ya habían sido aportados a la causa por la Generalitat el año pasado. “Estamos a disposición de los tribunales y de la fiscalía para que se investiguen todos los hechos que consideren”, añadió Ciscar.

Miguel Zorío, propietario de la empresa Lobby Comunicación, que facturó más de 600.000 euros a Nóos, confirmó que la policía registró su oficina e interrogó a varios empleados. Zorío, imputado en la causa, afirmó que él no firmó contratos con las Administraciones y que cobró por trabajos realizados.

El empresario aseguró que la idea de celebrar los Juegos Europeos fue suya y que la expuso ante la Administración autonómico. La idea inicial, señaló Zorío, consistía en realizar “una Exposición Regional en 2009 aprovechando el centenario de la que acogió Valencia en 1909”.

El hecho de que un año antes fuera a celebrarse una Exposición Internacional en Zaragoza llevó a la Generalitat a desechar la idea. Como proyecto alternativo, prosiguió Zorío, planteó unos Juegos Europeos, que nunca se han realizado en el continente, para lo que solicitó la colaboración de Iñaki Urdangarin. La Generalitat desembolsó 382.000 euros a Nóos pero el proyecto no se materializó.

El motivo, afirma Zorío, es que en un encuentro en 2007 con representantes del Comité Olímpico Internacional en Valencia, con motivo de la celebración de la Copa del América, se advirtió al expresidente Camps de que el proyecto perjudicaría a la candidatura olímpica de Madrid, según el empresario, porque España no podía a optar a los dos eventos deportivos.

Camps habría cancelado el proyecto y, a cambio, Valencia fue designada subsede olímpica de vela en la candidatura de Madrid. Zorío, que volvió a lamentar que se le haya imputado en la causa, comparó los 382.000 euros pagados por el Consell para los Juegos Europeos con los, dijo, 50 millones destinados por Madrid a su candidatura.

El empresario facturó 612.000 euros entre 2005 y 2008 a Nóos, que inicialmente se planteó abrir una oficina en Valencia para la candidatura de los Juegos Europeos, según Zorío, pero finalmente se centralizó en Barcelona. El grueso de dicha facturación provino de la gestión de la comunicación del instituto en Valencia, aunque en los honorarios se tuvo en cuenta que la idea de los Juegos Europeos había sido suya, afirma el empresario.