Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga a la gerente de Ferrocarrils por alterar contratos

Un empleado de la compañía presenta denuncia contra Marisa Gracia

La empresa aduce que los concursos licitados cumplen con la legislación vigente

Marisa Gracia, gerente de FGV, en una imagen de archivo.
Marisa Gracia, gerente de FGV, en una imagen de archivo.

La Fiscalía de Valencia investiga a la gerente de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), Marisa Gracia, por posibles irregularidades en la adjudicación de varios contratos, confirmó este martes la fiscal jefe de Valencia, Teresa Gisbert.

El ministerio público ha abierto esta investigación después de recibir la denuncia de un empleado en la que se ponía de manifiesto que Gracia había ordenado un cambio irregular de los informes técnicos para adjudicar las contratas de seguridad de Valencia y Alicante a las empresas Med Seguridad, SA, y Prosegur, SA, según ha publicado el diario El Mundo.

Con los cambios realizados en el ordenador personal del jefe de seguridad, las empresas Med Seguridad, SA, —pese a que era la tercera más cara de las 11 empresas licitadoras— y Prosegur, SA, —la quinta oferta más cara— resultaron adjudicatarias de dos concursos en 2007 por algo más de 17 millones de euros. Esto sucedía un año después de que FGV registrara uno de los accidentes de metro más graves de la historia, con 43 fallecidos.

La fiscal jefe de Valencia, Teresa Gisbert, confirmó la apertura de diligencias casi a la vez que agentes de la Guardia Civil se personaron en la sede de FGV para requerir dos expedientes relativos a los contratos de seguridad presuntamente modificados.

Se investiga si se entró en el equipo del denunciante sin su permiso

A través de una nota de prensa, la empresa de la Generalitat aclaró que ha tenido constancia de esta investigación este martes. Y aclaró que la fiscalía le ha requerido los expedientes 06/66 y 07/09, correspondientes a los servicios de seguridad del año 2007, así como los contratos de seguridad de los años 2007 a 2011.

FGV explicó que es la principal interesada en que se aclare este asunto y se mostró dispuesta a colaborar “en todo momento” con la Justicia. También repitió que en todos los concursos licitados “se cumplen todas las normas y requisitos que exige la legislación vigente”. La oposición ya ha salido pidiendo explicaciones. El socialista Francesc Signes reclamó la comparecencia de Gracia en las Cortes. EU reclama la suspensión cautelar del cargo.

La denuncia contra Gracia, que ahora investiga la fiscalía, la presentó el que en 2007 ocupaba la jefatura de Seguridad de la compañía. El martes fue suspendido de empleo y sueldo por difundir informaciones que atentan contra el buen nombre de la empresa, confirmó la propia compañía de transporte. El trabajador abandonó su oficina tras recibir la carta de suspensión de manos de sus superiores.

Informe alterado

La Policía Judicial de la Guardia Civil investiga si la gerente ordenó a terceros entrar al ordenador del entonces jefe de seguridad de la compañía, sin su permiso, para modificar el informe de valoración de las ofertas presentadas para beneficiar a dos de ellas. Al final, tanto Med, SA, como Prosegur, SA, se adjudicaron varios lotes de los contratos licitados en Valencia y Alicante.

La posible falsedad de documentos se realizó después de que el denunciante registrase el 15 de junio de 2007 su informe de valoraciones de las ofertas presentadas. Después se fue de vacaciones y, estando todavía de descanso, recibió una llamada del director de operaciones de la empresa, que le explicó que había que modificar una cosa del informe técnico ya presentado. El denunciante acudió a FGV y allí su superior le dijo que “por decisión de Marisa Gracia” debía firmar de nuevo el informe por un problema de cambio de fecha.

La empresa pública dice que

los concursos cumplen

los requisitos legales

A la vuelta de vacaciones, el jefe de seguridad se percató de que, además de la fecha, se habían adjudicado los contratos a empresas que no eran las que él valoró en el informe técnico. En esta ocasión, el denunciante se fue hasta el despacho de la gerente para exigir explicaciones de nuevo, y esta, según la denuncia, le respondió que “si decía o hacía alguna cosa sobre ese tema, acabaría con él”. Siempre según la denuncia, que relata el citado rotativo, para alterar el informe se atacaron incluso los sistemas informáticos de la empresa pública.

Los superiores del denunciante disponían de una copia exacta de su informe, que fue alterado de forma manual. El denunciante asegura que el director de sistemas de FGV recibió la orden de la gerente para que cambiase la fecha de forma urgente y que por ello accedieron a su ordenador.

Poco después, continúa la denuncia, Gracia nombró al jefe de seguridad director del Contrato, una responsabilidad de la que se enteró el afectado a través de un correo electrónico que recibió el 16 de julio de 2007. La gerente de FGV y otros directivos de la compañía han negado que entraran sin consentimiento del denunciante en sus archivos.

PSPV y EU quieren que Gracia explique en las Cortes estas contrataciones

También se investiga si Gracia adjudicó sin concurso a la empresa de seguridad Med, SA, bajo el pretexto de que era solo por unas semanas. El exjefe de seguridad explica que la prestación del servicio duró, sin embargo, y supuso unos ingresos para la citada sociedad de 260.000 euros. FGV asegura que en todos los concursos licitados “se cumplen todas las normas y requisitos que exige la legislación vigente”.

La denuncia ha provocado, no obstante, un reguero de reacciones entre los políticos valencianos. Esquerra Unida solicitó ayer la comparecencia urgente de la gerente de FGV en las Cortes Valencianas. “Sería incomprensible que Marisa Gracia no explique en comisión la contratación que es objeto de investigación” por parte de la Guardia Civil y de la Fiscalía de Valencia, defendió la diputada por esta formación, Marina Albiol.

La presencia de la Policía Judicial de la Guardia Civil en la sede de una compañía pública como FGV —para reclamar los expedientes de los concursos— “nos deja sumamente preocupados”. La investigación sobre las “presuntas malas prácticas” en la contratación pública de FGV es “un motivo más que suficiente para que la actual directora gerente, Marisa Gracia, se aparte cautelarmente del cargo”, agregó.

El diputado socialista Francesc Signes volverá a pedir en la comisión de Infraestructuras prevista el martes la comparecencia de la gerente, que lleva en este cargo desde el año 2003. La compañía subió a principios de año el precio de los billetes y aplicó un plan de racionalización de horarios para reducir el déficit.

 

Una compañía en pleno recorte

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) es una compañía pública que tampoco ha escapado a los recortes. Las apreturas económicas llevaron a la dirección a prescindir a mediados de 2011 de personal de servicio a partir de las nueve de la noche en varias estaciones de la red. Más tarde se detuvieron las obras en marcha de nuevas líneas de metro y tranvía en Valencia y se retrasó la puesta en marcha de la T-2, recién construida, en Alicante.

En enero estrenaron el año con una subida de las tarifas y al poco tiempo se anunciaron nuevos horarios en la práctica totalidad de las líneas, con un empeoramiento de las frecuencias de paso que afectan, sobre todo, a la Línea 1, la más antigua de la red. La necesidad de reducir el déficit y compensar la caída de viajeros que FGV registró en 2011 explicarían estos movimientos. Según los primeros datos, la compañía que gerencia Marisa Gracia transportó en 2011 un 3% menos de pasaje que en 2010.

El reajuste de viajeros ha provocado protestas entre los usuarios. Varias plataformas ciudadanas se han entrevistado con los grupos políticos en las Cortes Valencianas para manifestar su malestar y pedir que se reviertan los cambios. El Grupo del PP, mayoritario en la Cámara, aseguró que se revisarán.

Si el escenario económico ha ido a peor, las relaciones laborales dentro de la compañía tampoco han sido una balsa de aceite. Un año tras otro, FGV se ha visto inmersa en conflictos laborales y huelgas por la firma de los convenios colectivos. El accidente de metro de 2006, uno de los más graves de Europa, con 41 víctimas mortales, se saldó sin la dimisión de ninguno de sus responsables.

Uno de los últimos ejemplos del precario clima interno en FGV se puso de manifiesto a mediados del año pasado con otro episodio relativo a la seguridad laboral. Un delegado del sindicato SF-IV denunció a la compañía ante la Inspección de Trabajo por no entregarle la auditoría de prevención de riesgos laborales del año 2005. La ley de Prevención de Riesgos Laborales, de 1995, obligaba a la compañía y los sindicatos lo habían solicitado en más de una ocasión. Sin embargo, uno de los directivos de FGV llegó a contestarle al delegado del SF-IV que insistía en pedirlo que no lo hacía porque la empresa “es así de recalcitrante”, según aseguró el dirigente sindical. Al final, la compañía entregó el informe.