Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
gipuzkoa

La actividad del Puerto de Pasaia se desploma a los niveles de hace 45 años

Bilbao registra un descenso de su actividad superior al 7%

Un buque de gran tonelaje entra en la bahía de Pasajes. Ampliar foto
Un buque de gran tonelaje entra en la bahía de Pasajes.

El Puerto de Pasaia retrocede a 1967. El tráfico de mercancías en la dársena guipuzcoana cayó el año pasado un 16,57%, hasta situarse en los 3,25 millones de toneladas, un volumen semejante al que se movió hace 45 años. El de Bilbao también experimenta fuerte un retroceso en su actividad, al decrecer el tráfico en un 7,6% y cerrar el último ejercicio con 32 millones de toneladas. De los 28 puertos que configuran el sistema portuario español, los dos puertos vascos registraron la mayor caída durante el año pasado.

Pasaia sufre el mayor batacazo y empeora los pronósticos más pesimistas que se barajaban sobre el cierre de 2011. Es el puerto español que sale peor parado, según los datos oficiales dados ayer a conocer por el Ministerio de Fomento. En un solo año, esta Autoridad Portuaria ha visto perder 645.000 toneladas, principalmente por el descenso de la actividad económica y la demanda de chatarra del sector siderúrgico.

Desde el año 2003, cuando registró la mayor cifra de su historia al mover entonces 5,9 millones de toneladas, Pasaia ha encadenado pérdidas sucesivas de su actividad mercantil. Solo en 2006 y en 2010, con saldos positivos, logró interrumpir ligeramente una curva que ha ido descendiendo sin solución de continuidad.

Llueve sobre mojado en el caso de Pasaia, que además desciende dos posiciones en el ranking de puertos del Estado. Ya no ocupa el vigésimo lugar en esa clasificación, sino el puesto 22 tras verse superado por Almería y Málaga. Solo hay seis puertos —Ceuta, Alicante, Motril, Marín, Melilla y Vilagarcía de Arousa, por orden descendente— que mueven un volumen menor de mercancías al año.

El desplome de la actividad portuaria se produce en plena tramitación administrativa del proyecto de construcción de un puerto exterior a mar abierto adosado al monte Jaizkibel, sobre el que existen dudas sobre su viabilidad ambiental y económica. La Autoridad Portuaria impulsa esta nueva infraestructura, que exigiría una inversión de 765 millones de euros, al considerar que las actuales instalaciones son “pequeñas” y se han quedado “obsoletas”, en palabras de su presidente, Lucio Hernando.

Pese a que la dársena pasaitarra apenas es capaz de atraer tráficos que superan ligeramente los tres millones de toneladas anuales, los impulsores del puerto exterior prevén que con esta instalación el movimiento de mercancías se multiplicaría por 5,5, hasta los 17,6 millones de toneladas en 2030.

Por lo que respecta a Bilbao, el año pasado manipuló 32 millones de toneladas —2,6 millones menos que un año antes—, aunque se mantiene como el cuarto puerto más importante de España, tras los de Algeciras, Valencia y Barcelona. El descenso contrasta con un incremento medio del 6% en el conjunto de los puertos nacionales. En cuanto a las mercancías en tránsito, el puerto de Bilbao —del de Pasaia no se facilitaron datos al respecto— movió 418.000 toneladas, solamente un 0,56% menos que en 2010.

El puerto de Bayona también registró un considerable descenso de su actividad en 2011. El tráfico alcanzó los 3,7 millones de toneladas, un 11,5% menos.