Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP aplaza otra vez la investigación de las cajas

Los populares alegan que Novagalicia Banco aun no está recapitalizado

Puy dialoga con Feijóo, ayer en el hemiciclo.
Puy dialoga con Feijóo, ayer en el hemiciclo.

La verdad sobre la ruina de las cajas gallegas tendrá que seguir esperando. El Parlamento se niega a investigarlo. Más concretamente la mayoría del PP. Y eso que socialistas y nacionalistas lo han intentado de todos los modos posibles. La semana pasada en la Junta de Portavoces que diseñó el orden del día y los temas a tratar en el pleno del Parlamento de esta semana la oposición intentó sin éxito propiciar el debate sobre la comisión de investigación que ambos partidos reclaman. Sin éxito. Los populares se negaron y el portavoz socialista Abel Losada pidió amparo a la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo. Nunca más se supo.

Ayer tan pronto como arrancó el pleno, el propio Losada pidió la palabra por una cuestión de orden apelando al reglamento de la Cámara. El socialista recriminó a Rojo que lo que había recibido de ella es un “certificado de desamparo”. Y exigió votar la comisión de investigación. También Ana Pontón, debutante al frente del grupo nacionalista, solicitó la palabra. La presidenta no se la concedió, lo que propició airadas protestas de su compañero de escaño, Bieito Lobeira, que le valieron una amenaza de expulsión. Finalmente y sin que los partidos abrieran debate, ni oportunidad para el BNG de posicionarse, se votó y los 38 diputados populares impusieron su criterio: lo que sucedió en las cajas, incluidas las escandalosas indemnizaciones de los directivos que las llevaron a la ruina, seguirá sin ser investigado.

Los tres partidos piden que se devuelva el dinero de las preferentes

El portavoz parlamentario, Pedro Puy, repitió el argumento que su partido viene manejando desde que estalló el escándalo de las compensaciones millonarias allá por el mes de noviembre. El PP asegura que airear los trapos sucios de los gestores de Caixa Galicia y Caixanova entorpecería el proceso para recapitalizar la entidad resultante, Novagalicia Banco, rescatado por el Gobierno con 3.600 millones de euros de aportaciones públicas. En un comunicado, Puy recordó que la situación no ha variado desde que el pasado 25 de octubre la Cámara debatió una iniciativa similar. Insistió no obstante en que su partido se compromete a “facilitar toda la información” sobre el proceso cuando llegue el momento. Es de suponer que el día llegará cuando el presidente de la entidad José María Castellano finalice la capitalización de Novagalicia Banco o si finalmente es absorbido por otra entidad.

PP, PSdeG y Bloque sí acercaron posturas para acordar hoy la aprobación de una iniciativa en la que se establezca el apoyo de la Cámara a los miles de clientes que no pueden retirar los ahorros invertidos en las participaciones preferentes, un producto de alta complejidad financiera. En Galicia hay entre 70.000 y 100.000 afectados por este problema, en su mayoría clientes de las antiguas Caixa Galicia y Caixanova. Novagalicia Banco ya ha informado que ambas cajas emitieron participaciones por casi 1.300 millones de euros.

Los populares solicitan que Banco de España y CNMV acepten la devolución

Los diputados del BNG, Carlos Aymerich, y del PSdeG, Juan Carlos Francisco, coincidieron en argumentar que ambas cajas comercializaron estos productos de forma irregular, al ofrecer a sus clientes estas participaciones como depósitos cuando, en realidad, son productos derivados que, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), deben destinarse a clientes que cuenten con la formación suficiente como para arriesgarse a invertir en ellos. BNG y PSdeG presentaron sendas proposiciones no de ley en las que reclaman que la Xunta se implique para conseguir que los inversores puedan recuperar su dinero.

El parlamentario del PP, Alberto Sueiro, explicó que concide con la oposición en la necesidad de defender a los afectados y recordó que las participaciones fueron comercializadas como obligaciones cuando en realidad tenían “todos los inconvenientes de las emisiones de alto riesgo”. Sin embargo, Sueiro no se mostró de acuerdo en la intención de los grupos de la oposición de relacionar este asunto con la fusión.

La enmienda presentada por el PP a la proposición del Bloque pide que el Banco de España y la CNMV autoricen a Novacaixagalicia Banco y a otras entidades que comercializaron estos productos en Galicia a devolver el dinero a los afectados. Según indicaron los tres grupos, su intención es llegar hoy a un acuerdo para que la Cámara apruebe por unanimidad reclamar la devolución del dinero a los afectados. En la tribuna de invitados algunos afectados por el problema y representantes de la asociación Adicae, que asesora a decenas de clientes, siguieron de cerca el debate.