Mayoría sindical de geometría variable

LAB propicia un nuevo escenario al superar el 51% con UGT y CC OO, aunque sin abandonar del todo el 58% que le otorga su unión más identitaria con ELA

Manifestación unitaria, en Bilbao, de los sindicatos del País Vasco en defensa del comercio.
Manifestación unitaria, en Bilbao, de los sindicatos del País Vasco en defensa del comercio.FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

La mayoría sindical ya no tiene ni siglas ni reglas fijas en Euskadi. El primer intento serio para desbloquear los convenios colectivos de más de medio millón de trabajadores fracasó el pasado miércoles, pero el propio proceso ha alumbrado un nuevo panorama en el sindicalismo vasco.

Las negociaciones que Confebask, CC OO, UGT, y LAB han protagonizado para blindar el ámbito de la negociación provincial en un acuerdo interprofesional, han permitido visualizar que ELA ya no es indispensable para lograr la mayoría. Ahora la conformación del bloque con más de la mitad de la representación social se asemeja al de las mayorías políticas, no es patrimonio de ningún sindicato, es una cuestión de geometría variable.

“Es hora de superar la fase de resistencia” aseguran en la dirección de LAB

LAB, con CC OO y UGT suma el 51% de la representación sindical, dotando al conjunto de esa mayoría recién ensayada de entidad suficiente como para firmar acuerdos interconfederales válidos. Con ELA disponía de algo más del 58%, y, de forma casi continua, desde 1995 ha sido la alianza que ha conformado el bloque mayoritario y de profundo carácter político.

Con CC OO y UGT, el sindicato de la izquierda abertzale coincide en aspectos estratégicos esenciales como la defensa del ámbito provincial y sectorial de negociación colectiva como la mejor herramienta y la más solidaria para redistribuir la riqueza. De hecho, con la mitad de representación que ELA, LAB firmó en 2010 —los últimos datos disponibles— menos convenios que el sindicato de Adolfo Txiki Muñoz, pero que afectaban al doble de trabajadores.

En cierta manera ELA puede apostar por la negociación en el ámbito de la empresa porque los convenios sectoriales se los firman los demás, y de esa manera no deja descolgados de las actualizaciones salariales a los empleados de las pymes sin representación sindical ni elecciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En este nuevo escenario, la fuerza social que dirige Ainhoa Etxaide está en condiciones de pivotar y de hacer política sindical con quienes sintoniza en la defensa de los trabajadores, y desarrollar un sindicalismo más político en comunión con las fuerzas soberanistas.

Con ELA coincide en el modelo de país, en el soberanismo, en la defensa del derecho a decidir, y hasta ahora, en un cierto modelo de sindicalismo de confrontación que LAB tampoco quiere abandonar del todo. El cese de la violencia de ETA y la victoria de Bildu en Gipuzkoa, ha liberado en LAB la constatación de que "es hora de superar la fase de resistencia" y de empezar a buscar soluciones para la sociedad vasca en general "y para los trabajadores en particular".

La reflexión firmada en un artículo en Gara por varios miembros de su comité ejecutivo llega en un momento crucial en el que la situación requieres de medidas urgentes. El 56,9% de los trabajadores de la comunidad autónoma, lo que supone 528.728 sobre una población ocupada de 928.700 —últimos datos del Eustat—, están sufriendo las consecuencias de no tener, en miles de casos desde hace años, un convenio colectivo firmado.

De hecho, las reuniones con Confebask, CC OO y UGT se desarrollaron en la sede del Consejo de Relaciones Laborales (CRL), un órgano que ELA abandonó en 2006 y LAB parcialmente en 2009, aunque técnicamente las convocatorias se hacían en la sede del PRECO (Procedimiento de Resolución de Conflictos), para no incomodar.

Pero, además, el mundo cambia a una velocidad de vértigo y, especialmente, los trabajadores son los que se están llevando la peor parte en esta crisis. "LAB ha decidido interactuar con el resto de los agentes para tener peso y capacidad de decisión en ese nuevo mundo", describen fuentes de la negociación.

Mientras tanto, ELA sigue resistiendo. "Lo que le sucedió a UGT en 1982 le está sucediendo ahora a LAB", indicaron fuentes sindicales. Varios dirigentes de la izquierda abertzale entre los que estaban Pernando Barrena y Rufi Etxeberria fueron recibidos el jueves por el secretario general de CC OO, Unai Sordo.

Frente a esa posición y en la lógica de la resistencia y de la confrontación como vía exclusiva, ELA ha respondido a la reflexión de LAB rompiendo la unidad de acción.

Fuentes de la negociación del acuerdo interprofesional coinciden en que la negociación ha sido un éxito pese al fracaso, precisamente porque ha supuesto un punto de inflexión.

"El trato de todos los interlocutores ha sido más que cordial y después de muchas horas de trabajo se han roto algunos tabúes", indicaron estas fuentes. Todos los participantes coinciden en que la reflexión del sindicato de la izquierda abertzale es un hecho y que está decidida a superar la estela de ELA. "Podríamos hacer como el avestruz y esperar los efectos de las reformas en el ámbito de la empresa, pero a estas alturas afirmar que desde la confrontación en el ámbito de la empresa paliamos las consecuencias de las reformas es una renuncia", citaban en su artículo del diario abertzale cuatro dirigentes del Comité Ejecutivo de LAB.

"Hay un largo camino que recorrer a partir de ahora que era imposible con la izquierda abertzale ilegalizada. Con Bildu en el poder en la diputación de Gipuzkoa y en el Ayuntamiento de San Sebastián el contacto con los problemas del día a día va a abrir cada vez más la puerta a un sindicalismo de acuerdos que de confrontación", subrayan fuentes de la negociación.

De hecho, dos de los escenarios posibles de acuerdos en discrepancia van a ser la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de San Sebastián. Sus presupuestos para 2012 apuntan a una congelación salarial. LAB se va a enfrentar al primero de una larga ristra de dilemas sindicales.

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS