Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

GECEN denuncia la “masiva” muerte de aves en Burriana

Medio Ambiente investiga las causas en la playa de L’Arenal

El Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales (GECEN) ha denunciado ante la Fiscalía de Castellón un supuesto caso de delito contra la protección de la fauna por la mortandad “masiva” de aves marinas halladas en la playa de L’Arenal en Burriana. Parte de estas aves son ejemplares de pardela balear, una especie protegida que está “en peligro crítico” de extinción.

El portavoz del GECEN, Francisco González, explicó ayer que se ha llevado el caso ante la fiscalía tras tener conocimiento de estas “extrañas apariciones”, ya que, según dijo, hay vecinos que han confirmado que hasta en tres ocasiones se han encontrado aves muertas a lo largo de esta playa. En la mayor parte de los casos se trata de cormoranes, pero la presencia de pardela balear ha obligado al grupo a denunciar el caso.

El primero en dar la voz de alarma fue el edil del PSPV Vicent Aparici, al informar al equipo de gobierno del Ayuntamiento que vio decenas de aves muertas el pasado mes. “Fui a coger la cámara para hacer una foto y media hora después las aves ya no estaban”, explica. Aparici habló del caso en una de las comisiones municipales, pero al comprobar que no se hacía nada lo denunció en prensa y fue entonces cuando desde la Consejería de Medio Ambiente le comunicaron que tenían conocimiento de ello y que lo estaban investigando.

De hecho, desde el departamento que dirige Isabel Bonig confirmaron ayer la recogida de 20 pardelas baleares. Hasta la fecha tan solo se ha podido efectuar la necropsia a tres y en todos los casos se ha concluido que murieron por “ahogamiento”, pero se baraja la hipótesis de que pudieran haber fallecido tras quedar atrapadas en alguna red de pesca, puesto que “acababan de comer”. No obstante, tanto el portavoz del GECEN como el edil socialista se muestran reticentes a esta hipótesis, ya que recuerdan que las embarcaciones de cerco han estado paradas por veda biológica y las de arrastre no trabajan cerca de la costa.

Medio Ambiente confirma la recogida de 20 pardelas baleares

En los próximos días, Medio Ambiente continuará con la investigación para dilucidar la causa de la mortandad de aves.

El grupo ecologista sostiene que al deberse esta mortandad “a causas no naturales” se ha decidido pedir a la fiscalía que atienda la solicitud e investigue los hechos, “pues son de especial gravedad y están tipificados en el Código Penal como delito”. Los ecologistas se muestran especialmente preocupados por la aparición de ejemplares de pardela balear, el ave marina “más amenazada” de Europa y que está calificada por la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) como especie “en peligro crítico”, ya que quedan 3.000 parejas en el mundo.

Desde el Ayuntamiento explicaron ayer que se ha avisado a la guardería rural de la Policía Local para que se hagan batidas por la zona.