Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A clase en pijama, en protesta por los recortes educativos de la Generalitat

Los alumnos del instituto de Puçol denuncian el deterioro de la enseñanza pública y condenan la cesión de suelo público para construir centros más centros privados

A clase en pijama, en protesta por los recortes educativos de la Generalitat

La oleada de protestas generalizadas en todos los centros del sistema educativo público, en el último mes, deja una imagen para la retina. Alumnos del instituto público de Puçol han acudido a clase en pijama, para protestar contra la “invisibilidad” y hacer ver “a los políticos y a la población que lo que se recorta día tras días es el futuro de todos”. Desde que el Gobierno de Alberto Fabra aprobó en enero el decreto que medidas de ajuste, que recorta los salarios de los funcionarios y docentes de la Generalitat, las iniciativas de protesta se reproducen día a día en los colegios e institutos públicos valencianos.

El retraso del Consell en abonar los gastos de funcionamiento de 2011 y la falta de previsión sobre las transferencias de que dispondrán los centros en 2012 ha disparado la imaginación de los alumnos, que han ido a clase en pijama, con mantas, bocadillos y con todo tipo de cartelería contra lo que consideran el “desmantelamiento de la enseñanza pública”, en favor de la privada.

“No entendemos cómo un Estado democrático y aconfesional desprestigia la escuela pública cargándola de recortes insalvables, en favor del sector privado que recibe, incluso, terrenos regalados para construir modernas escuelas, mientras nosotros venimos a clase con mantas para soportar el frío, porque no hay dinero para pagar ni la calefacción”.

Concentración de directores

El dinero, efectivamente, no ha llegado a los institutos. Ni siquiera la partida completa del segundo cuatrimestre de 2011 que la Consejería de Educación empezó a ingresar hace ya dos semanas. Los directores de secundaria, que se concentraron ayer de nuevo por segunda vez frente a la Consejería de Educación, insisten en que la situación económica de los centros sigue “sin normalizarse”.

Los directores, según ha explicado Vicent Baggetto, el presidente de la asociación profesional de directores de Secundaria, pedirán el lunes a la Dirección General de Ordenación y Centros un "calendario de pagos" para todo 2012 para poder saber a qué atenerse en cuanto a los gastos de funcionamiento, (que abarcan desde reparaciones menores al gasto corriente de los centros.

"Tenemos que conocer de qué dinero vamos a disponer, porque se van a volver a generar deudas", advierte Baggetto. "Y seguimos sin ninguna novedad sobre los atrasos de 2011 y sobre los presupuestos de 2012".

Inspectores, contra el despilfarro del Consell

La Asociación Profesional de Inspectores de Educación (Adide-PV), mayoritaria a nivel estatal, ha emitido un severo comunicado en el que muestran su "adhesión" con todas las entidades, organizaciones sindicales y sociales que se están manifestando masivamente contra la "política de acoso y derribo de la sociedad del bienestar y de los servicios públicos de educación, sanidad y bienestar social".

Los inspectores de Educación de la Generalitat condenan la "penalización" al esfuerzo de la formación continua e innovación que realiza el profesorado aprobada en decreto del Consell de Fabra, que suprime el 50% de los complementos por sexenios de los funcionarios docentes, que se cobran por años de formación. Según Adide, "se presenta al funcionariado como el culpable de la crisis producida por sus inadecuadas políticas de gasto".

"La no sustitución de las bajas de los maestros y profesores está afectando al derecho de la educación de los alumnos", afirma la asociación, que cuestiona la actual "insostenibilidad" en que se encuentra el sistema educativo valenciano ante los impagos de la Generalitat de los gastos básicos de funcionamiento de los centros desde 2011.

Los inspectores exigen que los recortes se dirijan hacia "la gran nómina de personal asesor de libre designación, empresas públicas y organizaciones fantasma que han supuesto un lastre para las arcas públicas".