Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se jacta de lograr la reducción del 90% de la tasa turística

Sánchez-Camacho asegura que el acuerdo con CiU para reducir las tasas está "muy avanzado"

Los nuevos impuestos eran los principales escollos de la negociación presupuestaria

Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP en Cataluña.
Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP en Cataluña.

En la negociación de los presupuestos, el Partido Popular quiere dejar una cosa clara: la batuta la lleva la líder del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho y no el Gobierno catalán. Sánchez-Camacho recuerda siempre que puede al presidente, Artur Mas, que depende en exclusiva del PP. Y escenifica a la mínima. Ayer dio un paso más al avanzar la modificación de la tasa turística y el euro por receta, principales escollos para la negociación de los presupuestos. Lo hizo sin entrar al detalle. Solo avanzó que, gracias al PP, la Generalitat reducirá hasta el 90% la tasa turística. Las negociaciones, se jactó, las ha llevado ella personalmente, incluso "en fines de semana y a altas horas de la noche".

Si el PP ha sido inconcreto, Convergència no se abrió ni siquiera a especificar el porcentaje que se reducirá la tasa turística respecto a la idea inicial. El secretario general adjunto de CDC, Oriol Pujol, se limitó a apuntar que la líder popular “va por buen camino”. El presidente del grupo de CiU en el Parlament reiteró que las conversaciones “están muy avanzadas” y celebró que la tasa seguirá adelante pese a las reticencias del PP y el sector turístico. Pujol halagó a populares y hoteleros por su “generosidad” y predisposición para negociar. “Los impuestos se imponen. La tasa turística puede ser la consecuencia de una negociación y un acuerdo con los agentes implicados. Pese al disgusto, de manera comprensible y generosa hay un sector dispuesto a sacrificarse”. Sobre la progresividad del euro por receta, Pujol aclaró que quedarán exentos los colectivos más desfavorecidos, como los receptores de la renta mínima de inversión.

He negociado las tasas personalmente los fines de semana y hasta alta horas de la madrugada

La modificación de las tasas obligará a un retoque en los presupuestos. El dinero recibido por las tasas, con la modificación final, será menor al previsto. Pujol avanzó que todo lo que se deje de recaudar se recortará de las partidas de gasto que se decidan. “Difícilmente se puede sacar el dinero de los ingresos, porque todos los planteamientos de ingresos están retratados negro sobre blanco. Cuando cerremos el acuerdo sabremos dónde podremos buscar los ingresos que habrá de menos en los presupuestos de 2012”.

Sánchez-Camacho tampoco dio detalles, pero añadió que esas modificaciones serán progresivas. Así, el acuerdo entre los populares y CiU sobre las cuentas que se votarán la próxima semana en el Parlament "se está perfilando", aunque el PP catalán seguirá negociando estos días con los nacionalistas para conseguir "corregir" otros aspectos de los presupuestos, sobre todo los referidos a las medidas de creación de empleo.

En rueda de prensa, la líder popular dio por "muy avanzado" el acuerdo sobre las modificaciones de las dos polémicas tasas, aunque no precisó sobre eventuales exenciones en la turística ni cómo se conseguirá que tenga menos impacto en el sector una reducción que, según señaló y a falta de que se cierren las negociaciones, podría ser del 90%. Sánchez-Camacho tampoco quiso dar más detalles sobre la progresividad con la que se aplicará el llamado tique moderador farmacéutico ni aclaró si algunos enfermos, como los crónicos, podrían quedar exentos del pago de un euro por receta.

La dirigente popular atribuyó estos cambios en dos de las tasas más polémicas de los presupuestos a las negociaciones "intensas y productivas" sobre las cuentas que su partido mantiene con CiU y que ella coordina personalmente, incluso en fines de semana y "a altas horas de la noche", detalló.

Los populares, más allá de las dos tasas que en su momento fueron señaladas por el PP en Cataluña como dos grandes escollos para dar apoyo a los presupuestos, tienen otros asuntos sobre la mesa de negociación con CiU, entre ellos una reforma del sistema de empleo de Cataluña para favorecer la creación de puestos de trabajo y dar apoyo a los emprendedores.

La nueva tasa turística, en cambio, había sido bien recibida por ERC, que la veía como una forma de promocionar el sector. La secretaria general de los republicanos, Marta Rovira, lamentó que se piense en exenciones al impuesto, ya que así “poco se cumplirá el objetivo original [aumentar los ingresos] de poner la tasa”, ha terciado Rovira. La Generalitat había previsto un ingreso adicional de 130 millones de euros gracias a este nuevo impuesto de entre uno y tres euros las pernoctaciones en Cataluña.

La necesidad de aumentar los ingresos es precisamente una de las exigencias que ERC había puesto sobre la mesa a la hora de negociar los Presupuestos de 2012. Pero el Gobierno rechazaba muchas de las medidas propuestas por los republicanos, como imponer una tasa a los depósitos bancarios o recuperar el impuesto de sucesiones. Rovira espetó a Artur Mas que “no se puede fiar el equilibrio presupuestos solo en recortes”

La dirigente de ERC también reprochó al Ejecutivo catalán no haber conseguido controlar el déficit público de 2011, que se cerró en 3,29%, cuando la previsión del Gobierno lo había fijado en el 2,66%. “El gobierno de los mejores tenía como reto controlar el déficit público, pero no ha sido capaz, sólo ha recortado medio, pese a la gravedad y la magnitud de los recortes", remachó Rovira.