Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cámara de Cuentas destapa anomalías en los contratos y préstamos de Invercaria

La empresa pública dio contratos y préstamos con discrecionalidad y sin exigencias legales

La Cámara de Cuentas de Andalucía ha revelado llamativas anomalías en el funcionamiento de Invercaria, una de las empresas públicas de la Junta, como el incumplimiento de las normativas sobre contrataciones y subvenciones, la concesión discrecional de préstamos, pagos irregulares a su personal directivo, y el uso injustificado de una tarjeta de crédito por su presidente, entre otras.

Invercaria, que es propiedad de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), tiene por objeto la promoción, constitución y participación en fondos de capital riesgo y facilitar a las empresas el acceso a crédito bancario. El ente fiscalizador llama la atención precisamente sobre la discrecionalidad con la que ha podido guiarse la empresa en la concesión de préstamos, ya que no existe publicidad de los procedimientos, ni de los criterios para asignarlos, ni sobre los requisitos que deben cumplir los beneficiarios.

El informe relata un caso curioso sobre las ayudas dadas por Invercaria. La empresa Ferias Internacionales Virtuales de Andalucía, además de un préstamo de 716.000 euros, recibió distintas cantidades para gastos de personal y arrendamiento, que según la Cámara “tendrían la consideración de un préstamo a tipo cero, otorgado directamente, sin sujetarse a los principios de publicidad y concurrencia, además de vulnerarse el principio de igualdad de los ciudadanos de acceso a los servicios del sector público”. Los fiscalizadores han comprobado que pese a tratarse de una empresa de ferias virtuales, carece de página web. Invercaria ha alegado que la empresa se encuentra inactiva desde diciembre de 2009, aunque su última rendición de cuentas al Registro Mercantil es del ejercicio 2007.

La Cámara de Cuentas llama la atención sobre el incumplimiento de la ley de contratos de las administraciones públicas. Invercaria no tenía aprobadas en el año estudiado unas instrucciones internas de contratación ni había creado un perfil de contratante, y adjudicó contratos por el procedimiento negociado sin publicidad ni solicitud de tres ofertas, como exige la ley. Tampoco exigió a los contratados que acreditaran su solvencia, ni comprobó que estuvieran al día en sus pagos a Hacienda y la Seguridad Social, requisitos necesarios para contratar con el sector público.

Las irregularidades se extendieron también a la contratación del personal, ya que no se realizó convocatoria pública ni proceso selectivo para el personal directivo, como estipula la ley que regula el funcionamiento de la Junta de Andalucía. En 2009, Invercaria pagó 161.861 euros en nóminas a tres trabajadores sin que que esté justificado que realmente trabajaron para la empresa.

La Cámara de Cuentas también ha detectado pagos sin justificar por 25.101 euros con cargo a la tarjeta de crédito que usa el presidente de la empresa pública.