Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altos cargos usaban como coche oficial el de una contrata

El 'número dos' de Economía empleó para gestiones personales y actos electorales un vehículo de inspección de semáforos, según una denuncia

Las primeras tres imágenes (en el sentido de las agujas del reloj) muestran un Honda Prius que debía ser usado para inspecciones aparcado fuera de horario junto a las viviendas y el aparcamiento de funcionarios municipales. La cuarta, otro coche de la contrata, con una silla para niños. Los fotogramas forman parte de grabaciones incluidas en la denuncia investigada por el Ayuntamiento.
Las primeras tres imágenes (en el sentido de las agujas del reloj) muestran un Honda Prius que debía ser usado para inspecciones aparcado fuera de horario junto a las viviendas y el aparcamiento de funcionarios municipales. La cuarta, otro coche de la contrata, con una silla para niños. Los fotogramas forman parte de grabaciones incluidas en la denuncia investigada por el Ayuntamiento.

El presunto uso indebido de recursos públicos investigado por el Ayuntamiento de Madrid no se limita a una decena de funcionarios que, presuntamente, emplearon coches destinados a inspecciones técnicas y reparación de semáforos para ir y volver de su casa al trabajo, hacer gestiones personales en horario laborable y excursiones y viajes en fin de semana. Según la denuncia que generó la investigación, altos cargos municipales utilizaron los vehículos como si de coches oficiales se tratara, entre ellos el coordinador general de Economía, Javier Conde, número dos del concejal del área, Pedro Calvo. Conde fue hasta junio de 2007 director general de Movilidad, y luego gerente de la EMT y coordinador general de Seguridad y Emergencias.

El Ayuntamiento, “dada la gravedad de los hechos” denunciados, abrirá “de forma inmediata una investigación previa” y propondrá “la incoación de expedientes disciplinarios si se detectaran indicios racionales de responsabilidad, o el traslado a la fiscalía de cuantos hechos pudieran ser susceptibles de derivar en responsabilidad penal”. Ayer, el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva, precisó que será “una investigación detallada”, y se actuará “con total transparencia, con contundencia y con absoluta rapidez”.

El área de Seguridad, que entonces dirigía Pedro Calvo, licitó en junio de 2005 un contrato de gestión y mantenimiento de semáforos, que obtuvieron —por seis años y 70 millones de euros— Telvent y Etramad. Entre la fecha de adjudicación y la salida de Conde como director general de Movilidad, en junio de 2007, fueron varios funcionarios y altos cargos los que hicieron uso particular de vehículos que debían servir únicamente para labores técnicas. Entre ellos, el propio Conde y su sucesor en el cargo, José Luis Molinero; y los dos subdirectores de Circulación en ese periodo. Uno de ellos, José Luis Mato, incluso utilizó el coche durante medio año después de haber sido nombrado director general de Planificación del Área de Gobierno de Obras y Espacios Públicos.

Entre 2006 y 2007, Conde empleó uno de los vehículos de las contratas (primero un Citroën C4, luego un C5) para trasladarse a comidas con amigos, excursiones a otra provincia, cursos de verano, fiestas, partidos de fútbol e incluso a actos electorales del PP de la campaña municipal de mayo de 2007. Para ello contaba además como chóferes con los conductores asignados y pagados por las empresas para esos vehículos, según la denuncia investigada.

A partir de la marcha de Conde y de la salida de su sucesor José Luis Molinero (que solo pasó un mes en el cargo, siendo sustituido por Pedro Ayuso), el uso de estos vehículos para fines particulares por parte de funcionarios de Tráfico y Circulación se generalizó. Según la denuncia, tanto Conde como otros altos cargos sabían de las irregularidades de esos trabajadores, pero estas continuaron hasta la finalización del contrato el pasado mes de diciembre.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información