Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña inicia una prueba piloto para incorporar el braille a la tarjeta sanitaria

Salud ha seleccionado a 15 personas para evaluar durante un mes el carnet de acceso a la sanidad pública

El Departamento de Salud ha diseñado una prueba piloto para implantar la tarjeta sanitaria en braille ideada para personas invidentes o con deficiencias visuales graves. La iniciativa, pionera en el Estado español, arranca con una prueba piloto que se prolongará durante el próximo mes.

Durante este periodo de prueba, la tarjeta en braille será utilizada por 17 personas afiliadas a la ONCE. Posteriormente, una vez aplicadas las mejoras que estos usuarios consideren necesarias, Salud prevé la extensión del nuevo carnet a todo aquel que lo pida. La tarjeta supondrá el aumento de la autonomía de los invidentes, que podrán identificarse sin necesidad de terceras personas.

La Generalitat trabaja con la previsión de que habrá unos 8.000 potenciales beneficiarios, según ha detallado el jefe de la división de atención al ciudadano del Servicio Catalán de Salud (CatSalut), Joan Lluís Piqué.

La medida supone el primer cumplimiento del plan de Salud 2012-2015 presentado por Boi Ruiz

El consejero de Salud, Boi Ruiz, que ya hizo entrega de la primera de estas tarjetas al diputado invidente de CiU en el Parlament, Josep Maria Llop, ha destacado que la iniciativa responde al cumplimiento de un mandato aprobado en el Parlamento catalán en julio de 2010.

"Cuando todos estamos de acuerdo en cómo hacer las cosas, resulta más fácil", resaltó el consejero. Llop, por su parte, ha agradecido la medida en nombre del colectivo de ciegos, aunque ha recordado que todavía queda mucho camino por recorrer para facilitar las gestiones de la Administración pública para el colectivo de invidentes.

La Generalitat prevé que habrá unos 8.000 beneficiarios de la nueva tarjeta

Entre las medidas que se podrían aplicar en el ámbito de la salud para facilitar la vida de las personas ciegas, Llop resaltó que todavía puede mejorarse el envío de las recetas electrónicas, el envasado de fármacos en braille, que los diabéticos cuenten con sistemas sonoros para conocer sus niveles de insulina y la potenciación de la investigación oftalmológica, entre otros aspectos.

El director de CatSalut, Josep Maria Padrosa, ensalzó que la tarjeta sanitaria para personas ciegas representa el cumplimiento del primero de los compromisos adquiridos en el plan de Salud 2012-2015 que presentó el consejero Ruiz el mes pasado.

Este plan reforzará las competencias de los ambulatorios en enfermedades que ahora solo pueden tratarse a través de una visita al especialista hospitalario. "Los especialistas del hospital deberán dedicar unas horas de su tiempo a resolver dudas de los médicos de primaria a través del correo electrónico o el teléfono", resumió Ruiz. Los casos graves, sin embargo, se seguirán derivando a las consultas hospitalarias.

En una primera fase, los médicos de familia se ocuparán de las patologías referentes a la oftalmología, dermatología, otorrinolaringología, salud mental y aquellas relacionadas con el aparato locomotor. Se trata de enfermedades que copan más de la mitad de las visitas que atienden los expertos hospitalarios, según datos de Salud.

A partir del año próximo, serán tratadas por médicos de cabecera que asistirán al paciente a través de guías clínicas que determinen el protocolo que seguir, o bien mediante consultas al especialista ya sea remitiendo a los expertos radiografías u otro tipo de pruebas por correo electrónico antes de realizar un diagnóstico definitivo.