Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal ve delito en la concesión de 10 licencias en Roquetas de Mar

El Ayuntamiento concedió en 2007 permiso para construir diez chalets de lujo en suelo terciario

Gabriel Amat
Gabriel Amat

El Ayuntamiento de Roquetas de Mar (Almería) podría haber cometido un delito de prevaricación urbanística en la concesión de una licencia municipal de obra para la construcción, en suelo terciario, de diez chalets de lujo en la zona conocida como La Fabriquilla. Los hechos, que se remontan al año 2007, han sido investigados por la Fiscalía Provincial de Almería y hace unos días los denunció ante el Juzgado de Instrucción Decano de Roquetas de Mar donde se abrirán diligencias previas.

El hecho “relevante” para el Ministerio Público que da lugar a la denuncia y que “debe ser investigado” es, según fuentes judiciales, el “acto administrativo concreto” por el que se concedió la licencia. Ésta fue autorizada por el entonces concejal de Urbanismo, José María González (PP), en el equipo del alcalde de Roquetas de Mar y actual presidente de la Diputación Provincial, Gabriel Amat, desde que este fuese elegido regidor en 1995, pero que fue excluido de la lista del PP en los últimos comicios de 2011.

El presunto responsable es un histórico del equipo municipal de Amat

La parcela sobre la que se levantaron las diez viviendas unifamiliares se encuentran en la Unidad de Ejecución UE-109 y fue objeto de un cambio en el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) aprobado en 2006 mediante el que se modificaba el uso del suelo. Dicho acto fue denunciado por la Junta de Andalucía y declarado nulo en noviembre de 2011 por el Tribunal Superior de Andalucía de Andalucía (TSJA).

En el fallo, el Alto Tribunal valora que “difícilmente puede considerarse suelo urbano consolidado aquel que precisamente está sujeto a operaciones integrales de reforma interior para crear una superficie residencial en el Plan Especial que se modifica”.

Pero el origen de la denuncia de la Fiscalía de Almería se encuentra en una denuncia de un particular efectuada a comienzos de 2011 a Fiscalía Anticorrupción y en julio a la Fiscalía Superior de Andalucía, desde donde se deriva a Almería. La denunciante, perteneciente a la familia que poseía la parcela de La Fabriquilla, acusa al Ayuntamiento de Roquetas de Mar de “delitos continuados de cohecho, estafa, prevaricación y tráfico de influencias”. Según la denuncia, el Ayuntamiento no atendió sus alegaciones solicitando la modificación de la calificación de parte del suelo de rústico a urbanizable para su inclusión en el Plan General de 1997. La familia vendió como rústico, pero en el PGOU se plasmó como urbanizable, con lo que el beneficio fue para quien compró a la familia. En su denuncia, expone un relato cronológico de los acuerdos adoptados por el pleno de la corporación municipal en este sentido, así como documentos que acreditan las operaciones de compraventa realizadas, según los denunciantes, por conocidas empresas almerienses, algunas –según la denuncia- posiblemente vinculadas a personajes públicos. Sin embargo, fuentes judiciales, apuntan a que algunos de estos hechos podrían haber prescrito.