Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell aparca los grandes eventos como reclamo turístico

Las “fábricas del siglo XXI” de Camps se diluyen este año en Fitur

El pabellón que ocupa la oferta valenciana es mucho más modesto

El pabellón de la Diputación de Alicante en Fitur.
El pabellón de la Diputación de Alicante en Fitur.

En cinco años, los grandes eventos y proyectos han pasado de ser considerados por la Generalitat como las “fábricas del Siglo XXI al servicio de una industria estratégica que es el turismo”, como los calificó el entonces presidente del Consell, Francisco Camps, a estar prácticamente desaparecidos en el pabellón de la Comunidad Valenciana en la feria de turismo de Madrid (Fitur). “Todo está muy desdibujado”, comentaba el miércoles un responsable turístico. “No es momento de hacer grandes eventos”, apostillaba otro, sobre la existencia de apenas alguna foto, alejada del pasillo central, del circuito urbano de Valencia o de la Volvo Ocean Race.

La Comunidad Valenciana inauguró este miércoles su Fitur más sobrio. El pabellón 5 de Ifema, el que ocupa la oferta valenciana en exclusiva desde hace años, es mucho más modesto y solo cubre la zona más próxima al pasillo central. En las hemerotecas quedan ya las imágenes de un pabellón repleto hasta los topes. También las colas en busca de un helado en la zona de Alicante o de los regalos de Benidorm, que mantiene su presencia individualizada pese a la mayor sencillez.

La feria arrancó más desangelada que en ediciones anteriores, aunque los primeros cargos políticos y algunos empresarios no se hicieron esperar. La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, la de Elche, Mercedes Alonso, o la presidenta de la Diputación de Alicante, Luisa Pastor, hicieron acto de presencia a primera hora de la mañana. Alicante y Elche están este año por primera vez integrados en Costa Blanca. Los empresarios madrugaron más.

La oferta valenciana se ha reducido un 43% sobre el año pasado

La oferta valenciana se ha reducido un 43% sobre el año pasado. Y un 29% de coste. “Es un Fitur más y a la baja”, resumía un responsable empresarial. “Y se tendrá que revisar a futuro. El modelo está agotado”, advertían varias fuentes consultadas por este periódico.

Pero la crisis se notaba para todos menos para el presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, quien ofreció una optimista rueda de prensa en la que tras asegurar que la provincia tiene la mejor oferta del mundo, puso el broche de oro negando la recesión: “Aquí no hay crisis, aquí hay ilusión, alegría”.

Este jueves está prevista una mayor afluencia, sobre todo de políticos, en la celebración del Día de la Comunidad Valenciana, que presidirá el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra.

El Dorado de la Costa Blanca

“Rusia es El Dorado”, aseguraba ayer a Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera de Benidorm y Costa Blanca (Hosbec). Mayor compara este turismo con el que llegó de Alemania en los años sesenta. Esta es la gran apuesta de la Costa Blanca en este Fitur. De hecho, a primeras horas de la mañana los responsables del Ayuntamiento de Benidorm y los hoteleros de la patronal de la Costa Blanca (Hosbec) ya dirigían sus contactos a consolidar los mercados ruso y polaco. El mercado ruso, especialmente, es el más deseado por su capacidad adquisitiva y sus niveles de crecimiento, pero otras zonas de España, como Cataluña, se adelantaron a la Comunidad al captar este turismo que se dirige masivamente hacia esta autonomía, así que los empresarios tratarán de evitar repetir este error con Polonia.

El año pasado, la Costa Blanca recibió un 50% más de clientes rusos que un año antes. “La pretensión es consolidar Benidorm como refugio del mercado nacional, así como del mercado británico, que a estas alturas ya ha aumentado un 13% las ventas de verano, y ahora también consolidar Rusia y Polonia”, resumía en los pasillos de Fitur el presidente de Hosbec.

Los empresarios prevén que el millón de turistas rusos que llega en la actualidad a España se duplique y quieren estar bien posicionados. Por ello, empresarios y responsables políticos tenían previstas ayer reuniones con operadores turísticos de estos países.