Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Usted puede ser un elfo

Una instalación proyecta escenas navideñas con el rostro de viandantes de la Plaza Mayor

El 'videomapping' aspira a convertirse en "la Cortilandia del siglo XXI"

Una instalación municipal proyecta escenas navideñas con el rostro de viandantes

Usted puede ser protagonista de un cuento de Navidad. Al anochecer, la plaza Mayor en estas fechas es un hervidero de puestos navideños, artistas callejeros, paseantes, buenos sentimientos y pelucas de colores. De pronto, en la fachada de la Casa de la Carnicería (la zona de la plaza opuesta a la Casa de la Panadería, cubierta de frescos) aparecen unos alegres elfos cantando y trabajando en la fabricación de regalos. Este videomapping es la felicitación que ha preparado el Ayuntamiento (patrocinada por Movistar) para todos los madrileños.

Perdón: ¿videoqué? “El videomapping es una técnica de espectáculo audiovisual que permite transformar la geometría y los volúmenes de un edificio, proyectando luz y jugando con la oscuridad. Lleva tres o cuatro años funcionando a nivel experimental, desde hace un par de años se está aplicando a soportes más comerciales, publicitarios o promocionales. Las marcas se aprovechan de esta técnica, que es muy espectacular. Las posibilidades son infinitas”, explicaba ayer durante los ensayos Fernando Stolo, director general de Moma, la agencia de creatividad, marketing y eventos “espectaculares” que ha desarrollado el proyecto.

La cosa, además, es interactiva: un par de duendecillas de orejas puntiagudas recorren la plaza fotografiando con un iPad a los paseantes que se ofrezcan. La imagen se recorta, se renderiza, se envía a un servidor central y, voilà, en unos 10 minutos su rostro puede ser el de uno de los elfos que aparecen proyectados a gran tamaño sobre la fachada. Atención: si usted quiere ser sujeto de esta élfica metamorfosis debe estar al tanto: solo hay 15 plazas, el número de elfos que protagoniza cada pase. Las proyecciones comienzan hoy a las 19.30 y serán cada media hora y hasta el 30 de diciembre. El estreno se proyectará también en las pantallas led instaladas en la plaza de Callao.

Fiesta en Cibeles

F. J. BARROSO

Luz, sonido y fuegos artificiales se mezclan con las nuevas tecnologías en otro espectáculo que dará la bienvenida mañana domingo a las fiestas. El espectáculo Las tres estrellas de la Navidad se proyectará desde las ocho de la noche en la fachada principal del palacio de Cibeles. Esto obligará a hacer cortes en la circulación desde primera hora de la tarde en la zona.

El proyecto, realizado por los artistas Bruce Ferguson, Diego de Anna y Emma Wolf, desarrolla este particular cuento de Navidad basado en técnicas de videomapping —el mapeo de objeto volumétrico—. Este cuento se proyectará sobre la fachada del Palacio de Cibeles gracias a una técnica que consiste en la obtención de un modelo 3D a escala, para el que se creará una pieza de vídeo original que, por momentos, desafía las leyes de la física.

La técnica de este espectáculo, que se utilizará por primera vez en España, permitirá disfrutar de imágenes en tres dimensiones, gracias al aprovechamiento que la tecnología hará de las características especiales de la arquitectura —aristas, salientes, torreones— del Palacio de Cibeles. El final lo compondrá una fusión entre la música y los fuegos artificiales que durará unos 10 minutos.

“Este videomapping aplicado a la Navidad, en un sitio como este, aspira a ser algo así como el Cortilandia del siglo XXI”, explica Stolo. “Lo hacemos aquí porque la plaza Mayor es el epicentro de la Navidad en Madrid, y casi en toda España”. Se refiere al personaje, de unos dos años de edad, protagonista de una dramática y entrañable secuencia de la película La gran familia (1962), de Fernando Palacios. Chencho se pierde precisamente el día de Navidad en el bullicio de esta plaza para disgusto de su abuelo, interpretado por Pepe Isbert, que le busca desesperadamente.

A rtimo de villancico

La historia, que dura cinco minutos al ritmo de un villancico compuesto para la ocasión en una lengua imaginaria, es la de una fábrica de regalos gestionada por elfos en la que surgen problemas cuando uno de los operarios es atrapado por una grúa e introducido por error en la colorida cadena de montaje.

Al final, menos mal, todo se resuelve en un happy ending con lluvia de juguetes (virtuales) incluida, tras el cual el Consistorio y el patrocinador nos felicitan las fiestas. “Estamos contentos con el resultado”, dice Mark Wise, director comercial de la agencia Moma, “tiene un trabajo creativo y de tecnología 3D muy importante detrás. Entre 16 y 20 personas han desarrollado el proyecto durante dos meses: diseñadores 3D, compositores musicales, técnicos de proyección, informáticos… Realmente es un salto de calidad respecto a lo que hicimos el año pasado”. En las Navidades de 2010, cuando esta iniciativa tomó forma por primera vez el videomapping no era interactivo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >