Tres amigas con mucha química y un manojo de obsesiones

Javier Daulte firma el texto de ‘Les irresponsables’, una obra de pura diversión muy bien dirigida por Sílvia Munt sobre el amor, las mentiras y los engaños

Una escena de la obra 'Les irresponsables', en La Villarroel.
Una escena de la obra 'Les irresponsables', en La Villarroel.Sílvia Poch

La nueva comedia del dramaturgo y director argentino Javier Daulte ofrece exactamente lo que promete: hora y media de pura diversión en las que tres enormes actrices —Cristina Genebat, Marta Marco y Nora Navas— se lo pasan en grande en un juego teatral de ritmo ágil, diálogos picados y jugosas réplicas, aderezadas con un punto de humor negro. Huele, pues, a éxito el montaje de Les irresponsables, traducido al catalán por la propia Genebat y muy bien dirigido por Sílvia Munt.

Ha vuelto a funcionar la fórmula que utilizaron con Les noies de Mossbank, una obra de Amelia Bullmore sobre la amistad, dirigida por Munt y protagonizada por Genebat, Marco y Clara Segura, que en esta ocasión, al estar comprometida en otros proyectos, ha cedido el testigo a Navas. La química entre las actrices vuelve a ser el motor de una comedia dramática que habla de la amistad femenina, del amor y el desamor, de verdades y mentiras, de pequeños y grandes engaños. De hecho, todo el teatro de Daulte va de eso y, quizá por ello, funciona a las mil maravillas.

La envidia, el sentimiento de culpabilidad, la impulsividad y la paranoia, las emociones desatadas, la inmadurez, todo ello aflora en Les irresponsables, un texto ligero, pero no frívolo ni solemne, que plasma la relación de tres amigas: Núria, que se acaba de separar y lo lleva mal, con un comportamiento histérico, Fabi y su hermana Lila, que la quieren ayudar a superar el bache emocional pasando un fin de semana fuera de la ciudad, en una residencia de montaña que les ha dejado un matrimonio muy pijo.

Si desvelar las claves de la trama siempre es peligroso, hacerlo en el teatro de Daulte es un crimen. Basta decir que Lila, una mujer en la cuarentena que acaba de romper una relación, continúa obsesionada con su compañero y le sigue el rastro a través de una aplicación de móvil. Ese es el detonante de una noche de enredos alocados en los que Lila —Marco borda el papel—, siendo la más zumbada, resulta curiosamente la más creíble en sus paranoias.

Genebat da vida a Fabi, hermana de Lila, en apariencia la más sensata y resolutiva de las tres, aunque tiene sus puntos oscuros; Navas es Núria, la amiga fiel y conciliadora que, a tenor de los acontecimientos, ve emerger aspectos nada tranquilizadores de su personalidad que ni ella misma sospechaba. Las dos actrices también están que se salen.

Todo el juego teatral —una bola de nieve in crescendo que muestra lo absurdo del comportamiento humano— depende del talento de las actrices y, en este sentido, Munt, que sabe por propia experiencia lo que una actriz necesita para dar lo mejor de sí misma, facilita su labor con una dirección clara y eficaz, pegada al ritmo ágil de unos diálogos y réplicas de estilo argentino que funcionan muy bien en catalán. Imágenes y música —desde Janis Joplin cantando Cry Baby hasta Rock and Roll Part 2 de Gary Glitter— dinamizan la acción. La cálida respuesta del público, que prácticamente llena cada función, le augura larga vida en el circuito teatral.

‘Les irresponsables’. Texto: Javier Daulte. Dirección: Sílvia Munt. Reparto: Cristina Genebat, Marta Marco y Nora Navas. La Villarroel. Barcelona. Hasta el 30 de enero.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS