Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El último escándalo de Miley Cyrus, y sus siete más sonados

La artista, que presenta nueva canción, expresa su deseo de salir del foco de la polémica, pero consigue lo contrario

Miley Cyrus
La cantante, en los MTV Video Music Awards de 2015, haciendo su característico gesto de sacar la lengua.

Miley Cyrus (Tennessee, 24 años) dice que se ha cansado de ir de chica mala, que en este momento de su vida se está ampliando personal y musicalmente. Y sube a su Instagram bucólicas fotos de estética country, en plan Hannah Montana, para promocionar su nueva canción, Malibu. El problema es que, justo antes de eso, el pasado miércoles, enfureció a muchos seguidores del hip-hop (género que ella ha abrazado estéticamente en los últimos tiempos) en los siguientes términos: “No puedo escuchar más ese tipo de música. Por eso que me he alejado de la escena del hip-hop, porque para mí era demasiado. Demasiado Lamborghini, Rolex y una tía sobre mi polla. Yo no soy así”.

La que fuera niña prodigio de la factoría Disney lleva protagonizando episodios subidos de tono desde que se empeñó en romper con la imagen infantil que le habían impuesto desde la cadena que la vio nacer profesionalmente. Tan pronto aparece lamiendo una bola de demolición en uno de sus vídeos como con un estilismo de traje transparente y globos o sube a su Instagram una foto con la mano metida en sus shorts y el lema: "Una masturbación al día mantiene a los enemigos lejos". El escándalo parece su hábitat natural. Repasamos sus ocho momentos más polémicos, algunos de ellos involuntarios.

- Filtración de fotos

Cuando aún era solo Hannah Montana y se encontraba bajo el paraguas -protector y exigente a partes iguales- de Disney, se filtraron unas fotografías que teóricamente iban dirigidas a su novio de aquel momento, esto es el cantante Nick Jonas. Vistas con la perspectiva que da el tiempo y su carrera posterior, parecen hasta timoratas. Sin embargo, en aquel momento ella era una estrella infantil y su público objetivo eran niños así que cualquier mínima alusión al sexo estaba más que prohibida para la estrella de Disney. Y se armó. 

- El día que mató a Hannah Montana

Era el Día de las Familias en Rock in Rio Madrid 2010. Niños y padres contemplaron atónitos como no quedaba ni un ápice de la estrella Disney que creían haber ido a ver. Lo podían haber intuido desde el momento en el que Cyrus, aún menor de edad (tenía 17), salió al escenario embutida en un body negro que, aunque ahora sería uno de sus estilismos más tradicionales, en aquel momento resultó un auténtico shock. Por si había dudas, la cantante entonó en primer lugar su canción Can't be tamed (No puedo ser domesticada) y, para rematar, puso en marcha un sinfín de provocadoras coreografías que serían solo el germen de lo que veríamos en sus giras posteriores. Aquel domingo en Arganda del Rey (Madrid) nació el escándalo.

La cantante nunca ha ocultado su afición por fumar marihuana y lo ha compartido incluso en redes sociales.
La cantante nunca ha ocultado su afición por fumar marihuana y lo ha compartido incluso en redes sociales.

 - Sus primeros coqueteos con la marihuana

Cuando acababa de cumplir la mayoría de edad se filtró un vídeo de cómo había celebrado ese momento. La cantante aparecía fumando de una pipa algo que el común de los mortales interpretó como marihuana. Sin embargo, ella dijo más tarde que se trataba de salvia, un alucinógeno legal en California. Lo cierto es que son habituales sus fotos, muchas veces compartidas por ella misma, en las que aparece fumando sustancias sin identificar. En su última entrevista, publicada la semana pasada en la revista Billboard, afirmaba que llevaba tres semanas sin fumar marihuana y que ese había sido el mayor tiempo que había estado sin hacerlo.

 - El 'twerking' y el oculto significado de lamer una bola de demolición

En junio de 2013, publicó el videoclip de We can´t stop. Con una estética cercana al hip-hop, haciendo twerking (bailar de forma provocativa) rodeada de osos de peluche gigantes, y con su característico contoneo mientras saca la lengua, Miley dejaba claro cual iba a ser su camino. Y aquello solo iba a ser el aperitivo. Poco después, el vídeo de Wrecking ball imprimiría en nuestra retina para siempre la imagen de la cantante completamente desnuda lamiendo sugerentemente una bola de demolición. Después de eso, nada volvió a ser lo mismo.

 - La censura en los premios MTV

Los premios MTV Video Music Awards han sido históricamente utilizados por la artista como una pasarela de sus modelitos más histriónicos. La primera vez que lo hizo fue en 2013. La cantante ya había interpretado sobre el escenario We can´t stop de una forma más moderada que en su vídeo, así que todos se confiaron. Y el tiempo ha demostrado que con Miley uno debe esperar siempre la sorpresa escandalosa. Efectivamente, en su segunda actuación, acompañada con Robin Thicke, se quedó en ropa interior y se dedicó a lamerle, restregarse y hacer cualquier movimiento lascivo que le pasase por la cabeza en ese momento. Así que la cadena hizo lo mismo que con la actuación de Janet Jackson en la que mostraba su pecho: censuró parte de la canción.

Uno de los desnudos que ha publicado la cantante en Instagram.
Uno de los desnudos que ha publicado la cantante en Instagram.

- Su primer desnudo, que no el último

A finales de 2013, la revista Maxim la eligió como la mujer más sexi del planeta. Lo celebraron con una sesión de fotos en las que la cantante decidió aparecer literalmente a pecho descubierto. La instantánea, en la que aparece con una cazadora dorada abierta, se descartó y no apareció en la publicación, pero por obra de la magia de Internet, se filtró poco después. Desde aquel momento hasta ahora, los desnudos de la cantante han sido más que habituales. En 2015, el prestigioso fotógrafo Terry Richardson le hizo una sesión en la que aparecía completamente desnudo. Y ella misma ha hecho sus pinitos en este sentido en sus redes sociales. Eso sí, normalmente, estrellita-tapa-pezón mediante para evitar la censura de esta red social.

- Su vídeo con Stella Maxwell

La cantante ya había declarado que era bisexual, así que cuando se hizo pública su relación con la modelo de Victoria Secret Stella Maxwell no hubo escándalo aunque sí muchísima atención mediática. Maxwell (Bruselas, 26 años) protagonizaba un vídeo de Cyrus y en un descanso se dejaron llevar. Apoyadas en una pared comenzaron a besarse cada vez más apasionadamente hasta que Miley le metió la mano en el pantalón a la que ahora es la pareja de Kristen Stewart (la protagonista de Crepúsculo, sí). Los paparazis que llevaban días intentando conseguir la imagen del primer beso de la pareja se llevaron el premio gordo. Actualmente, Cyrus sale con el actor australiano Liam Hemsworth. Y su cuñada es la española Elsa Pataki, que está casada con otro Hemsworth actor, Chris.

- Ahora, reniega del hip-hop por machista

Ha sido la última polémica. Ella, que durante años ha estado explotando prácticamente toda la estética del hip-hop, ha decidido alejarse de ese mundo porque siente que ella "no es así". La cantante se refirió sobre todo a las letras. “No puedo escuchar más ese tipo de música. Por eso que me he alejado de la escena del hip-hop, porque para mí es demasiado. Demasiado Lamborghini, Rolex y una tía sobre mi polla”, explicó en una entrevista publicada el pasado miércoles. Miley ponía como ejemplo positivo la canción Humble, de Kendrick Lamar, que dice algo así como: “Enséñame tu culo natural con estrías”. Y realizó una matización posterior en Instagram cuando varios raperos se le echaron encima: "¡Me parece que las generaciones más jóvenes necesitan escuchar letras positivas y llenas de fuerza!". 

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información