Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos lanzan un observatorio para combatir las pseudoterapias

La Organización Médica Colegial critica la "ausencia de controles" frente al charlatanerismo

Las llamadas terapias alternativas no han probado su utilidad para curar a los pacientes.
Las llamadas terapias alternativas no han probado su utilidad para curar a los pacientes.

En pleno debate político sobre la respuesta que se debe dar a las pseudoterapias y los curanderos, los médicos vuelven a tomar partido en favor de las terapias con aval científico. La asamblea general de la Organización Médica Colegial (OMC) aprobó este fin de semana la creación de un observatorio contra las pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias, que sirva de sistema de alerta y de información frente a la proliferación de estas prácticas que pueden poner en riesgo a los pacientes.

En la asamblea también se ha adoptado la creación de un grupo de trabajo con infraestructura y recursos básicos sobre el uso y aplicación de estas técnicas y terapias no convencionales, consideradas inútiles por el Ministerio de Sanidad. Además, se trabajará para "la denuncia de las webs con contenido pseudocientífico no acreditadas, en la mayoría de los casos muy peligroso, además de publicidad engañosa e intrusismo", según explica la OMC en un comunicado.

Desde ahora, la web de la OMC cuenta con un formulario de denuncia y una página en la que se desarrollan los criterios y fundamentos de este observatorio, al que han contribuido organizaciones de la sociedad civil como la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP), la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC) y el Círculo Escéptico.

La intención del organismo que representa a los colegios de médicos es crear "red estructurada colegial a nivel estatal, que permita compartir y transmitir información contrastada, verificada y validada sobre este tipo de pseudoterapias". Otro de los objetivos que la OMC expone en un comunicado es la "la creación de una masa crítica adecuadamente informada y responsable con capacidad para decidir y responder, enfocada a la prevención, educación en salud y salud pública, además de salvaguardar la salud y la seguridad de los pacientes y ciudadanos".

Se trabajará para "la denuncia de las webs con contenido pseudocientífico no acreditadas, en la mayoría de los casos muy peligroso"

En las últimas semanas, se ha reabierto el debate sobre cómo debe afrontarse este problema creciente del uso de las pseudoterapias por parte de la población, que puede terminar incluso con el fallecimiento del enfermo, como ocurrió en el caso del joven que abandonó el tratamiento de su leucemia. El grupo de Ciudadanos en el Congreso ha planteado una proposición para que los médicos deban denunciar los casos de curanderos que pongan en riesgo la salud de los pacientes. El PSOE aboga por regular, para mantener algún control, y el Ministerio de Sanidad asegura que con la legislación actual ya se debería denunciar a los pseudoterapeutas que practiquen estas pseudociencias sin titulación sanitaria.

Para los médicos, “resulta sorprendente" que en campos como el de la lucha contra el cáncer, donde más avanza la medicina, sea en los que "las pseudociencias, los productos milagro, las falsas terapias (algunas denominadas “medicamentos“), el intrusismo y hasta las sectas (también en la esfera sanitaria), ejercen su principal actuación”, según la OMC, en "un contexto de absoluto vacío legal y ausencia de controles de calidad, seguridad y efectividad en este tipo de actuaciones".

También pretenden que los profesionales médicos no caigan en "prácticas basadas en las pseudociencias o que responden a publicidad engañosa"

Otro de los fines del observatorio recién creado es el de "informar y concienciar" para que las actuaciones de los profesionales médicos no caigan en "prácticas basadas en las pseudociencias o que responden a publicidad engañosa". Por ello, la OMC aspira a "garantizar que en la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) no se utilicen falsas terapias, productos milagro ni técnicas pseudocientíficas engañosas o que no tengan un sustrato científico experimental y de efectividad reconocido y probado". La organización denuncia que estas prácticas "están instalándose en hospitales y centros sanitarios tanto públicos como privados, con la permisividad sorprendente de responsables gerenciales".

El Ministerio de Sanidad identificó en su informe hasta 139 técnicas en el ámbito de las terapias naturales o alternativas: ninguna de ellas conseguía mejorar la salud de los pacientes (salvo la acupuntura en unos pocos casos para mitigar algunos dolores) más allá del efecto placebo y solo una mínima parte iban fundamentalmente dirigidas a mejorar el bienestar o el confort del usuario, según el documento.

javier@esmateria.com

Más información