Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los Objetivos de Desarrollo son el viaje a la Luna de esta generación”

El economista Jeffrey Sachs imparte una conferencia en Madrid en la que anima a las universidades españolas a investigar soluciones para los problemas que aborda la Agenda 2030 de sostenibilidad

Entrevista a Jeffrey Sachs realizada por Project Syndicate.

El economista norteamericano Jeffrey Sachs ha llenado de público el anfiteatro Ramón y Cajal de la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid este martes. Ha impartido una charla sobre un tema que no despierta encendidas pasiones ni atrae a las masas: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Y con Donald Trump y sus políticas como invitados, esta vez, sí: aforo completo. "Nos enfrentamos a muchas tensiones y crisis: la desigualdad, el cambio climático, el desempleo... Y para resolverlas hacen falta soluciones integrales. Los ODS pueden ser la respuesta, pues promueven que el crecimiento económico sea justo, inclusivo y compatible con el medio ambiente", ha dicho. Y él es optimista en que el mundo cumpla con la agenda que se marcó en este sentido en septiembre de 2015. Si el hombre llegó a la Luna...

En 1961, el entonces presidente estadounidense John F. Kennedy dio un discurso para explicar a los americanos por qué se debía asumir el riesgo de viajar al satélite de la Tierra. Les advirtió que iba a ser difícil y caro. Y que si se embarcaban en tal empresa, tenían que estar dispuestos a pagarla. "Ocho años después, se consiguió", ha recordado Sachs. Para él, los Objetivos de Desarrollo Sostenible son "el viaje a la Luna de nuestra generación". Lograrlos será difícil, pero es posible.

Auditorio lleno durante la conferencia de Jeffrey Sachs. ampliar foto
Auditorio lleno durante la conferencia de Jeffrey Sachs.

Erradicar la pobreza extrema y el hambre, universalizar la educación de calidad, completar la transición a energías limpias, reducir la desigualdad o acabar con la brecha de género, entre otros Objetivos, requiere que "los Gobiernos miren a largo plazo", ha dicho Sachs. Y no suelen hacerlo: "Solo les preocupa el poder, ganar las siguientes elecciones". Por eso, el catedrático de la Universidad de Columbia, asesor del secretario general de a ONU, Antonio Guterres, y director de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN), ha pedido a las universidades y empresas que apoyen estas luchas. "Si esperamos a que sea un Gobierno el que resuelva los problemas, mal vamos", ha ironizado.

Tampoco se puede esperar, ha añadido, que las grandes corporaciones lideren el cambio de rumbo que debe experimentar la economía para que el crecimiento signifique "prosperidad y mayor felicidad para todos" y no acabe por destruir el planeta. "Es necesaria una economía inteligente baja en emisiones de carbono, justa que luche contra la desigualdad, y sostenible que no suponga una amenaza para la biodiversidad", ha detallado.

¿Es realista pensar que se conseguirá tal transformación si se tiene en cuenta que la anterior agenda de desarrollo se quedó a medio cumplir? "Los Objetivos del Milenio (ODM) lograron grandes avances en la lucha contra la pobreza extrema y el hambre, pero todavía la comunidad internacional no ha sabido dar respuestas para eliminar estas lacras de la actualidad", ha reconocido el experto. De hecho, según datos de la ONU, 800 millones de personas sufren inseguridad alimentaria no saben si van a comer cada día y 836 millones viven con menos de 1,25 dólares diarios. "A pesar de los progresos, muchos Objetivos se quedaron a medias por dos razones: el 11-S hizo que el mundo se enrolara en guerras en Oriente Medio lideradas por Estados Unidos, y la crisis financiera de 2008 redujo el esfuerzo global de financiación", ha sostenido.

Si esperamos a que un Gobierno sea el que resuelva los problemas, mal vamos

Jeffrey Sachs, director la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible (SDSN)

"Para conseguir los ODS, tenemos que mantener nuestra atención en lo prioritario, y no dejarnos distraer por las guerras y desastres que desestabilizan el mundo", ha sugerido Sachs, pensando en  evitar los errores del pasado. Pero es difícil conseguirlo cuando la propia ONU alerta, como ha hecho esta semana, de que el mundo se enfrenta a la peor crisis humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial. La combinación de conflictos, hambrunas, los efectos del cambio climático, y los desplazamientos masivos de población que provocan, desvía los focos que Sachs reclama para los Objetivos de Desarrollo.

A los viejos retos pendientes se suman, además, otros muy urgentes: frenar el cambio climático y preservar el medio ambiente. "Llevamos tres años con los niveles más altos de temperaturas, según los registros que tenemos desde el siglo XIX. Y esto no es más que una primicia de lo que puede ocurrir. La otra crisis es que la humanidad, al alcanzar los 7.500 millones de habitantes y siendo tan productiva, está amenazando al resto de la biosfera. Una especie, la humana, se está apropiando de la mitad del planeta. El resto no encuentra donde vivir, les estamos empujando a la extinción", ha alertado.

Los Objetivos del Milenio lograron grandes avances en la lucha contra la pobreza extrema y el hambre, pero todavía la comunidad internacional no ha sabido dar las respuestas para eliminar estad lacras de la actualidad

En este sentido, Miguel Ángel Moratinos, presidente de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), miembro de la SDSN que dirige Sachs, cree que la universidad "puede servir de eslabón y catalizador" para encontrar las soluciones a estos problemas. A través de la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías. "Por primera vez en la Historia, los humanos pueden decidir su futuro", ha asegurado el exministro de Asuntos Exteriores.

Sobre Donald Trump y el pesimismo generalizado

"No dejamos de hablar de él. Trump es el presidente más inestable psicológicamente que hemos tenido en EE UU en 180 años. La gente está preocupada. No se habla de otra cosa mañana, tarde y noche". Sachs no ha escatimado en calificativos hacia el mandatario estadounidense. Pero frente al discurso pesimista, incluso derrotista, de que el mundo está perdido debido a las políticas "egoístas" y "peligrosas" que encabeza el líder de aquel país, el académico tiene otro punto de vista. "Nos va a tener enfrente. Para que no destruya el futuro. Tiene malas ideas y está rodeado de mentirosos. Es un problema, pero no creo que llegue muy lejos, porque sus ideas no son las de la mayoría. Es un demagogo que tiene poder, pero no el apoyo público", ha sostenido.

De hecho, para el economista, lo que ocurre en su país es "un ejemplo de que el mundo libra una batalla entre un modelo representado por la vieja guardia, que defiende los combustibles fósiles, y otro encarnado por los defensores del desarrollo sostenible, a favor de energías limpias, verdes". En su opinión, la lucha para que los segundos prevalezcan "merece la pena" y se va a ganar. "Tengo la sensación de que vamos a tener éxito. Tenemos una sociedad abierta que todavía se preocupa por los hechos y la verdad", ha asegurado.

Trump es el presidente más inestable psicológicamente que jamás hemos tenido en EE UU en 180 años

Jeffrey Sachs

Además, el progreso del mundo no depende solo de Estados Unidos, ni de Donald Trump y sus tuits, aunque sea "un peligro para sí mismo y para la humanidad". Ha subrayado Sachs que China e India, cada uno con 1.400 millones de habitantes, están creciendo y realizando grandes progresos tecnológicos. Y no participan de la misma manera en los problemas que preocupan en Occidente.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible son, para el optimista Sachs, más fuertes que los discursos del odio y las presiones de las empresas "malas". Pero hace falta que todo el mundo los conozca y reivindique. Por eso, ha terminado con dos propuestas. Primero, crear una lista de compañías dañinas para la humanidad y el medio ambiente. "Y boicotearlas. No comprar sus productos. Punto. Nuestro poder como consumidores es algo que no hemos usado lo suficiente". Y segundo: "Id a casa y preguntad a vuestra familia cuál es el Objetivo número 11. Cuándo os pregunten que de qué habláis, explicádselo. Solo hay siete grados de separación entre todas las personas del planeta, así que todo si todos hacemos esto, pronto todo el mundo sabrá qué son los ODS".

Más información