Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las ofertas del ‘Black Friday’ que no se anuncian y le harán realmente feliz

Nos ceñimos al presupuesto medio que se estima por español: 221 euros

Black Friday 2016

Con el Black Friday (y el Cyber Monday) a la vuelta de la esquina es difícil evadirse de las listas de descuentos y los anuncios de ofertas cuando navegamos por internet. Sortear el bombardeo publicitario y vencer las tentaciones es casi imposible, pero sí hay quien consigue mantener a raya los impulsos a base de poner en práctica lo que ya ha confirmado la ciencia: que no somos más felices cuantos más bienes materiales adquirimos, sino cuando disfrutamos de experiencias.

Aun así en España sectores como el textil registraron en 2015 —según datos de Kantar— un 10% más de transacciones en tienda respecto al año anterior y un 127% más online. Para 2016 —la previsión del observatorio realizado por las empreas Worten y GFK— es que las ventas sigan aumentando y que cada español se gaste de media unos 221 euros.

En BuenaVida queremos proponerle otras alternativas que incrementen su bienestar, que no respondan a un impulso de última hora y de las que no arrepentirse pasado un año (o un mes). Cómo invertir esos 221 euros sin renunciar a su conciencia ecológica o a su responsabilidad con un consumo más responsable. Esta son algunas de ellas:

- Invierta en un instrumento musical: Y tóquelo en su tiempo libre para desarrollar sus habilidades cognitivas como hace la actriz de Hollywood Halle Berry. Si de pequeño dejó abandonadas esas clases de piano o de guitarra, quizás ha llegado el momento de retomarlas. Y si no es para usted, para sus hijos, porque los expertos señalan que los beneficios son múltiples para los niños que aprenden música. Entre ellos, pronunciar mejor cuando hablan en otro idioma o desarrollar la memoria verbal.

Otra opción es adquirir un buen equipo de música o una colección de vinilos y subir el volumen al llegar a casa. Según varios estudios, una buena canción mejora nuestro ánimo y, en consecuencia, nos hace más receptivos a la información. Si estamos estudiando, por ejemplo, y tenemos que memorizar datos, lo haremos mejor. Y no solo funciona escuchando clásica, el rock también vale.

- Compre una bicicleta o hágase con el abono de transportes (si vive en ciudad): Desplazarse al trabajo o en su tiempo libre en bici hará que mate dos pájaros de un tiro: ejercitarse a diario y reducir los niveles de polución del aire. Lo mismo si prueba a desplazarse en metro, tren o autobús y evita los malos humos del coche por una temporada. Entre otras cosas porque estudios llevados a cabo por la OMS apuntan a que “la contaminación produce un merma de 8,6 meses de vida”

Ahorrarse los atascos y el quebradero de cabeza de encontrar aparcamiento (sumado al cabreo de pagar el parking de turno) mejorará su salud mental y sus niveles de crispación.

- Si opta por la ropa, elija solo lo imprescindible para crear un armario cápsula: Como ya nos han mostrado numerosos documentales y reportajes periodísticos, para que se amontonen en su armario cientos de prendas de marcas low cost, miles de trabajadores del textil en todo el mundo sacrifican su salud y sus vidas.

Una buena opción para no fomentar este consumismo desaforado puede ser optar por marcas locales y que promueven un ritmo de uso más pausado, o planificar en nuestra compra la ropa que vamos a necesitar y que podemos combinar de distintas formas a lo largo del año. Lo que solemos denominar prendas básicas.

En el blog Una Vida simple, por ejemplo, encontrarán unas pautas básicas para crear un armario cápsula para cada temporada. Según explican solo sería necesario utilizar 33 prendas (sin contar la ropa interior, deportiva o de fiesta) y los beneficios, señalan, son múltiples: reducir nuestra huella ambiental, tener mayor orden en casa y más tiempo para hacer otras cosas.

- Secunde un crowdfunding de una iniciativa que le resulte digna de apoyo: Grandes apuestas empresariales hoy consolidadas no hubieran llegado a nada sin el impulso inicial de un mecenas o inversor que se fijó en su idea. Respaldar un proyecto acorde a nuestros valores y que pueda aportar algo nuevo a la sociedad, no solo beneficiará a quien lo propone sino a quien lo favorece. Y existe una gran oferta de iniciativas saludables. 

- Pásese a la copa menstrual u otros métodos alternativos a los tampones y compresas: Los métodos higiénicos tradicionales que utilizan las mujeres durante la menstruación tienen un impacto tremendo en su economía y en el medioambiente. Cada año se desechan 94.500.000.000 tampones y compresas —según datos de la empresa Femintimate— y la OCU estima que cada mujer gasta en ellos una media de 45 euros anuales.

Invertir en una copa menstrual rebajará esas cifras y evitará también a muchas mujeres el riesgo de contraer enfermedades derivadas del uso de tampones o salvaslips.

- Hágase con una suscripción para disfrutar del cine o de las series de televisión: Además del gustito que da marcarse un "sofá, peli y manta", disfrutar de historias cinematográficas -y analizarlas posteriormente con la orientación de un profesional- nos favorece a la hora de "adquirir habilidades emocionales, aprender a tomar decisiones, a poner límites, a generar opciones, a atravesar duelos y a reflexionar o manejar la ansiedad". Es el caso del proyecto Medi-cine de la psicoterapeuta y criminóloga Mercedes Martínez, que incluye ciertas películas en sus terapias para ayudar a sus pacientes.

Los amantes del cine de terror deben saber también que, salvo para aquellas personas que han sufrido episodios traumáticos, visionar estas historias nos reporta beneficios a nivel personal y social. Los expertos han observado que con las pelis de miedo reforzamos el vínculo con los demás o la autoestima.

- Regálese un paseo por la playa o por el bosque: Pasear entre árboles, por ejemplo, consigue calmarnos y reducir los niveles de ansiedad y estrés. Así lo apreció un equipo de investigadores dirigido por el psicólogo de la Universidad de Chicago Marc Berman, cuando realizaron un trabajo en la ciudad canadiense de Toronto para estudiar la asociación que los espacios verdes tenían en la salud de sus habitantes. Los datos mostraron que en los barrios con más árboles -diez o más- los ciudadanos tenían una mejor percepción de la salud. Una percepción, por cierto, que equiparaban a disponer de 10.000 dólares extra.

Además, la Organización Mundial de la Salud recomienda como mínimo 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada. Caminar a paso ligero estaría incluido y por qué no aprovechar para hacerlo durante una escapada de fin de semana a algún punto de la costa o del interior. En esta masía de Castelladral, por ejemplo, invitan a pasar un fin de semana en medio de la naturaleza, en un lugar tranquilo y tradicional que permita disfrutar de la calma que no encontramos en la vorágine del día a día.

La soledad y la introspección nos ayudarán, tal y como defienden autores como Susan Cain, a que aflore nuestra creatividad e ingenio.

- Amplíe su biblioteca: Leer ficción por puro placer estimula nuestro cerebro hasta tal punto que le permite, con el paso de los años, tolerar mejor los cambios que se dan con la edad sin presentar síntomas de demencia.

Tal y como explicamos en BuenaVida con motivo del Día del Libro, la lectura hace que se activen en nuestro cerebro las áreas responsables de las acciones que discurren en el texto, tal y como si estuvieran ocurriendo en el mundo real. Y por último, "simula situaciones que nos permiten entender a los otros (y a nosotros mismos), algo que aumenta nuestra capacidad de empatía", dicen los psicólogos cognitivos Raymond Mar y Keith Oatley.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información