Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se va de España el mayor festival científico del mundo

Starmus se traslada de Tenerife a Noruega después de tres ediciones lastradas por el escaso apoyo

Tras estrenarse con Neil Armstrong, el cabeza de cartel había sido Stephen Hawking.

¿Qué hacen Stephen Hawking y una docena de premios Nobel en España? Marcharse a Noruega. La cuarta edición del Starmus, el festival científico más importante del mundo deja su sede de siempre, en Tenerife, para trasladarse a Trondheim. Y la falta de apoyo financiero, especialmente por parte de entidades privadas, explica en buena medida esta espantá.

Ninguna gran empresa privada quiso patrocinar un evento con las más importantes personalidades de la ciencia

Esta semana, Starmus anunció de pronto que la cuarta edición del evento se celebrará en la ciudad noruega en junio de 2017. Y lo hizo sin avisar siquiera a las autoridades locales que habían sostenido económicamente las últimas ediciones. "Reconozco que nos enteramos por la prensa, nos hubiera gustado que nos lo dijeran antes, por cortesía", asegura el consejero de Turismo del Cabildo de Tenerife, Alberto Bernabé. El consejero explica que el Cabildo puso 330.000 euros, los mismos que el Gobierno de Canarias, para la celebración del festival en el archipiélago. "No estoy seguro si llega al 80%, pero desde luego la mayor parte del presupuesto venía de las arcas públicas", afirma Bernabé.

El Starmus se había convertido en una referencia de primer nivel en la agenda de ciencia y divulgación, con figuras como el físico británico, el buque insignia del evento, el biólogo Richard Dawkins, el divulgador Neil deGrasse Tyson, el economista Joseph Stiglitz y el músico y astrofísico Brian May, acompañados por casi una docena de premios Nobel y siete astronautas y cosmonautas. En su edición de 2011, el primer espada del cartel había sido el astronauta Neil Armstrong, en su última gran aparición pública antes de morir.

"Me decepciona que grandes compañías han dicho que no apoyarán el festival, que no les importa. Si el país no lo entiende, España siempre irá rezagada", criticó deGrasse

A pesar de ese cartel sin parangón en el mundo, el festival no lograba atraer tantos fondos como esperaba la organización. Bernabé reconoce que para el año pasado la dirección de Starmus quiso 120.000 euros más de su parte. Pero la mayor decepción vino desde el sector privado: "Hicieron una campaña muy agresiva para sentarse con todas las empresas del Ibex35 con la intención de que alguna patrocinara Starmus, y fracasaron", detalla el consejero.

Anselmo Pestana, el presidente del Cabildo de La Palma —la otra isla canaria que hacía de sede—, no es muy optimista tras cruzar unos mensajes con el director del festival, Garik Israelian. Pestana asegura que le anunció que el festival se iba de Canarias por los incumplimientos en los pagos de las administraciones. "Parece que había retrasos y que eso le hace daño porque no puede pagar a sus proveedores", asegura Pestana en nombre de una institución que aportó 90.000 euros al evento. El Cabildo de Tenerife desmintió ayer que deba dinero a Starmus, solo un último plazo de 76.000 euros ligado contractualmente a un informe que acaba de entregarse.

"Es triste, porque el retorno multiplica con creces la inversión. Parece que la ciencia no vende", lamenta Bernabé

El primer festival, en 2011, fue un fracaso económico, como explicaba el director del festival, el astrofísico de origen armenio Garik Israelian. En el segundo, en 2014, apenas lograron recuperar pérdidas, aseguraba Israelian, a pesar de que el Cabildo de Tenerife calculó que la repercusión mediática nacional e internacional fue de 171 millones. El último Starmus, que contó con medios internacionales como National Geographic o Wired, tuvo un impacto global de 415 millones, según este mismo cálculo. Ninguna empresa española de primer orden quiso ligar su imagen a esa repercusión, que atrae a los principales medios españoles.

España, siempre rezagada

"Es triste, porque es un evento muy patrocinable, porque el retorno multiplica con creces la inversión. Parece que la ciencia no vende", lamenta Bernabé. El consejero espera que el Starmus regrese a Tenerife, para lo que pretenden negociar su regreso en 2018, como estaba previsto. Pero reconoce que "existe el riesgo de que no vuelva porque ya es un referente mundial". El director de Starmus, Garik Israelian, no ha querido responder a las preguntas de EL PAÍS, pero fuentes cercanas a la organización señalan que no hay nada concreto ni en un sentido ni en el contrario. Israelian, que trabaja en el Instituto de Astrofísica de Canarias, en Tenerife, ya había comentado informalmente la posibilidad de llevar la marca Starmus a otras sedes en el mundo.

El último Starmus tuvo una repercusión mediática global de 415 millones de euros

En junio de 2017 se celebrará el Starmus IV en Trondheim con un cartel, de momento, formado por los clásico del festival, como el pionero de la exploración espacial Alexéi Leonov. El Museo de Ciencia de esta localidad noruega, que ha apostado por atraer el festival, ya había participado en la anterior edición aportando dispositivos tecnológicos. En Trondheim trabaja la pareja de premios Nobel formada por May-Britt y Edvard Moser, que ya estuvieron en Tenerife el año pasado. Casualmente, en Noruega vive la mujer detenida por amenazar de muerte este año a Stephen Hawking, que también acudirá a la edición nórdica.

Mientras participaba en Starmus, Neil deGrasse Tyson atendió a Iñaki Gabilondo para su programa en el canal #0. En esa entrevista, el divulgador estadounidense aseguró que estos festivales ayudan a atraer a la sociedad hacia la ciencia y dijo: "Hace 400 años, España lideraba la exploración en el mundo. Y me pregunto cuánto queda de ese legado: creo que no mucho". Y añadió que importantes científicos habían acudido a esa cita en España a resucitar ese espíritu: "Por eso me decepciona que grandes compañías hayan dicho que no apoyarán el festival, que no les importa. Si el país no lo entiende, España siempre irá rezagada". Cuando Materia le preguntó a Hawking por un consejo para un joven científico español, el físico respondió: "Que se vaya a Estados Unidos. Allí valoran la ciencia". Quizá, en este caso, Noruega se parezca a EE UU.

Actualización (6 de octubre, 17:25): Tras casi tres días sin atender a Materia, Starmus publicó esta tarde un comunicado en redes sociales en el que desmentía a las autoridades locales asegurando que "más del 50% de los fondos fueron aportados por la propia sociedad". Además, señalan que se han limitado a aceptar una invitación de la Universidad NTNU de Trondheim y que todavía no se había tomado una decisión sobre la posible edición de 2018.

Más información