Selecciona Edición
Iniciar sesión
BIENESTAR

Los cuchillos que hay que tener en casa para una cocina decente

Son los tipos básicos, según los expertos. Porque no es lo mismo pelar una patata que cortar el pan

Ser un cocinillas tiene sus secretos. Según Carlos Pascal, fundador y jefe de cocina de Kitchen Club, y los expertos de Zwilling J.A. Henckels y Quttin, fabricantes de herramientas profesionales, estos son los cuchillos imprescindibles para lucirse entre fogones.

Pelador: Según Pascal, “es ideal para pelar frutas y verduras y para tornear, gracias a la forma curva de su hoja”. Desde Quttin dicen del pequeño de la casa (mide de seis a nueve centímetros) que acaba convirtiéndose en una prolongación de la mano por su gran afilado y manejabilidad. Y los expertos de Zwilling invitan a que sea ligero, de filo liso y punta estable.

Trinchero: Es un cuchillo para filetear, con la hoja larga y fina. Perfecta para el ‘roast-beef’ y el pavo de Navidad (entre otros). Para el chef Carlos Pascal es uno de los ocho imprescindibles en la cocina: “Por el largo de su hoja nos ayuda a realizar un recorrido más amplio a la hora de hacer cortes y, además, estos salen más limpios ya que existe menos fricción entre el acero y la carne”.

Puntilla: Es uno de los grandes básicos de la cocina. Cuántas veces habremos oído hablar de él a Arguiñano… Es uno de los ocho que Carlos Pascal señala como básicos en cualquier fogón de cocinillas que se precie: “Es básico a la hora de hacerse con algunos cuchillos por su uso multifuncional dentro de los pequeños. Sirve para pelar, tornear y trabajar en pequeño detalle”.

Chef: “Es el cuchillo que más usamos los cocineros, de ahí su nombre. También conocido como cebollero, ya que es ideal para picar de manera rápida protegiendo los dedos de la empuñadura gracias al ‘cuello’ de la hoja”, cuenta Pascal. Desde Zwilling y Quttin añaden que debe tener el filo liso, sin sierra, y estar equilibrado en peso. Sus alvéolos impiden que los alimentos se peguen al filo.

Deshuesar: “Por su punta redonda, tamaño pequeño y fácil manejo es ideal para llegar hasta los huesos y seguir los contornos sin ‘engancharse’ con la carne”, explica el jefe de cocina de Kitchen Club. A pesar de lo que se pudiera pensar –por estar indicado para trabajar la carne–, desde Zwilling advierten que debe tener la hoja fina y el filo liso. El mango, mejor ergonómico y antideslizante.

Tomatero: “Es un cuchillo especial de tamaño mediano, con filo de sierra y punta de tenedor. Se utiliza para cortar tomates y frutas de piel dura y pulpa blanda”, apuntan en Zwlling. Berenjenas, ciruelas y nectarinas son tambien buenas candidatas. El filo serrado es para cortar en rodajas hasta la fruta más madura y la punta abierta es útil para pinchar las rodajas cortadas.

'Santoku': “Se traduce del japonés como ‘tres virtudes”, explican desde Quttin. Y añaden: “Debe tener 17 centímetros, hoja ancha y alvéolos para favorecer aún más el corte”. Desde Zwilling indican que es “uno de los cuchillos básicos orientales, con un filo especialmente afilado. Y, efectivamente, tiene tres utilidades: preparación de carne, pescado y verdura”.

Panero: Con la nueva moda del pan no es de extrañar que haya unanimidad entre los expertos: este es uno de los más importantes en la cocina. Pascal dice que “su hoja de sierra permite hacer cortes sin romper la corteza del pan al generar mayor fricción”; y desde Zwilling añaden que “debe tener un dentado superior agresivo para cortar rebanadas limpias”.

Jamonero: “Como su nombre indica es ideal para cortar jamón, pero también otras piezas como salmón y pescados. Su lámina delgada y fina favorece cortes precisos. Es perfecto para cortar ‘sashimi’ y rollitos”, cuenta el chef. Según Zwilling debe tener 230 milímetros de largo como mínimo; en Quttin recomiendan de 250 milímetros a 280 y ser muy flexible.

Macheta: “Es la gran olvidada”, observan desde Quttin. “Una poderosa pieza de 17,5 centímetros que algunos han echado en el olvido gracias a los preparados de carnicería, pero que otros se niegan a desterrar”. Su hoja ancha y pesada es capaz de cortar y también partir. Y facilita el golpeo para trocear las partes más duras de las piezas de carne y desmenuzar los huesos.

 

Más información