Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Steven Spielberg: “Hubiera querido ser un padre más estricto”

El director, nominado al Oscar a mejor película, habla sobre el que considera su mayor error, la educación de sus hijos

Steven Spielberg.

Cincinnati (Ohio, EE UU), 69 años. Director, guionista y productor, creador de grandes películas de Hollywood, estrenó recientemente El puente de los espías. Considerado el padre de una nueva era del cine, tiene siete hijos, fruto de sus dos matrimonios.

“Me arrepiento de no haberles quitado a mis hijos el ordenador hace 17 años. Y de no haberles cancelado Internet de sus teléfonos. Debería haberles dado simples teléfonos móviles en lugar de smartphones. Para que se enteren de las noticias por los periódicos, en la televisión, en las conversaciones a la hora de la cena. Hubiera querido ser un padre más estricto, pero nunca lo fui. Es mi gran error. No es que mis padres fueran más severos, pero eran otros tiempos, cuando en este país no había más que tres canales de televisión y lo que decía la tinta de los periódicos era sagrado. Incluso entonces hubo su buena dosis de gritos y regañinas porque yo siempre estaba liándola, rompiendo algo. Para mis padres yo fui una especie de demonio pegado a una cámara de 8 mm destruyendo cosas por toda la casa. Me acuerdo que destrocé el jardín, cavando agujeros y rodando explosiones con petardos que había enterrado en la tierra. Pero entre tanto grito, afortunadamente mis padres fueron bastante liberales y no acabaron con ese hobby que se convirtió en carrera. Ahora tengo dos hijos, Sasha y Theo, que han formado el grupo Wardell con el que componen y dan conciertos. Luego está Destry, a la que le gusta montar a caballo y participa en pruebas de equitación. Solo tiene 18 años. Es mi niña, la pequeña. Sawyer es actor y está comenzando. Y Max diseña videojuegos para una subsidiaria de EA. Ninguno quiere ser director de cine. Me lo dicen así, a la cara. Es muy duro y muy aburrido, aseguran. Siempre que me han acompañado a un rodaje han venido con esa actitud de niños en un coche que no paran de preguntar si hemos llegado. Aun así, mis hijos son lo primero. Siempre. Sigo rodando películas, pero con el tiempo que me dejan. Si recibo una llamada de cualquiera de ellos, todo se detiene”.

elpaissemanal@elpais.es