Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La dama de Raynham Hall

Roger Clarke ha escrito ‘La historia de los fantasmas’, un entretenido relato cultural de los espíritus

“¿Qué es un fantasma?”, se pregunta el narrador de El espinazo del diablo, el filme de Guillermo del Toro. La humanidad lleva siglos planteándose la misma pregunta: los que creen en ellos, para tratar de demostrar que existen; los que no creen, para encontrar respuestas racionales a leyendas centenarias. Roger Clarke, obsesionado con los ectoplasmas desde la adolescencia, ha escrito un entretenido relato cultural de los espíritus, La historia de los fantasmas (Siruela), con el significativo subtítulo de 500 años buscando pruebas. Clarke no pretende convertir a los no creyentes, sino articular una investigación que recoja nuestra larga relación con los seres que nos visitan desde el otro mundo, ya sea en la literatura, en el submarino alemán maldito U-65 o en Hammersmith, un barrio londinense que sufrió una histeria fantasmal en el siglo XIX no muy diferente de la que vivió el madrileño palacio de Linares en los noventa.

La más célebre de las fotografías de fantasmas ofrece un buen resumen del empeño de Clarke: la silueta de la Dama Marrón (sobre estas líneas) fue inmortalizada bajando las escaleras de Raynham Hall, una casa señorial inglesa, en 1936. Hasta un reportaje de la BBC sobre la mansión habla del espíritu, que pertenece a Lady Dorothy, hermana del primer ministro Horace Walpole. La instantánea de Indre Shira sigue dando vueltas desde entonces y nunca se ha cerrado la discusión sobre si se trata de una falsificación consciente, de un problema en la cámara que permitió la entrada de luz o de una aparición. Clarke recoge aportaciones al debate hasta el siglo XXI. El mérito de este libro reside en que nos convence de que da igual creer o no creer, no importa si la Dama Marrón es una ilusión (como parece racional pensar): los fantasmas nos gustan porque la posibilidad de que existan agranda un mundo cada vez más pequeño. Seguramente por eso, Clarke nos explica cómo durante la revolución industrial las historias de fantasmas se generalizaron y cobraron una importancia inaudita. En la era industrial era necesario rescatar el misterio.

Fantasmas de hoy

De todos los autores de historias de fantasmas, el británico Roger Clarke, crítico de cine y autor de cuentos fantásticos (editados por Siruela), destaca a M. R. James. Tal vez sea el Cuento de Navidad de Dickens el relato más conocido, pero es James quien aporta una sensibilidad más contemporánea a sus espíritus porque sus protagonistas suelen ser personas racionales y escépticas que se topan con lo sobrenatural.