Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El simple acertijo que el 50% de los estudiantes de Harvard no supo resolver

Un mecanismo cerebral condujo a personas muy inteligentes al fallo más bobo. ¿Será también su caso?

Fuente: Bite Size Psych/ Subtítulos: Elisa Sánchez

La mente humana activa constantemente el piloto automático. ¿Cuántas veces al día se pregunta si lleva las llaves encima o ha apagado el gas y, cuando vuelve atrás, resulta que está todo en orden? Este vídeo de Bite Size Psych, un canal divulgativo que realiza piezas de psicología a partir de los últimos estudios científicos, afirma que el cerebro trabaja a dos niveles de profundidad y que, normalmente, lo hace en el más superficial de ellos: el responsable de las acciones cotidianas y las reacciones rápidas, pero también de los fallos de razonamiento.

Incluso el cerebro de los estudiantes de una de las universidades más prestigiosas del mundo, la Universidad de Harvard (Estados Unidos), sigue la ley del mínimo esfuerzo. La mayoría de ellos suspendió el Test de Reflejos Cognitivos, creado por el profesor de la Universidad de Yale, Shane Frederick, que con solo tres preguntas mide con qué grado de profundidad se procesa la información. La pieza audiovisual que hay sobre estas líneas ofrece una clave sorprendente para cambiar a voluntad las revoluciones a las que funciona su cabeza, para cuando necesite un mayor nivel de precisión. Pero si aun así no alcanza los resultados óptimos, piense que la inteligencia lógica-matemática no es la única, y que usted, probablemente, sea más listo de lo que cree. Y si no, plantéese la adopción de un gato.

Más información