Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

René Laennec, el pudoroso médico que inventó el estetoscopio

Google dedica un doodle al doctor francés René Laennec en el 235 aniversario de su nacimiento y pone en valor su biografía

René Laennec tenía que comprobar, en 1816, el ritmo cardíaco de una joven paciente con palpitaciones a la que tocar los pechos habría servido de poco debido a su “gordura”. El médico francés consideró que la opción de aplicarle la oreja directamente era “inadmisible por la edad y el sexo” de la enferma. Hoy es rutinario, pero la tarea era todo un reto moral para la puritana Europa decimonónica. La ingeniosa solución que encontró René Laennec (1781-1826) para salir del pudoroso apuro fue enrollar su cuaderno y acercar un extremo al busto de la paciente y otro a su oreja. El apaño funcionó y el doctor pudo oír el pulso cardíaco de la joven. Él mismo describió la experiencia en su De l'Auscultation Médiate: “No me sorprendí ni me alegré poco al encontrarme con que podía percibir la acción del corazón de un modo mucho más claro y distintivo que nunca antes mediante la inmediata aplicación de la oreja”. Voilà! La medicina había cambiado para siempre con el nacimiento del estetoscopio. Hoy, cuando se cumplen 235 años del nacimiento del visionario médico, Google lo homenajea con un doodle.

El enfoque de Laënnec a la medicina consistía en seguir este principio: 'Lee poco, observa mucho, haz mucho'

Tras la prematura muerte de su madre por tuberculosis, René Laennec y su hermano quedaron al cuidado de su padre, un funcionario con fama de hacer gastos excesivos. El estallido de la Revolución Francesa hizo que el futuro doctor, entonces de 12 años, dejara su Bretaña natal y se fuera a vivir a Nantes con su tío Guillaime-François, un médico que alentó los estudios del joven, que empezaron cuando solo tenía 14 años.

El sueño de René Laennec de convertirse en doctor estuvo más cerca cuando, con 20 años, su padre le dio 600 francos: el joven recorrió más de 300 kilómetros a pie para llegar a París. Al llegar, se matriculó como estudiante en el prestigioso hospital Charite, donde tuvo como profesor a Jean-Nicolas Corvisart (que posteriormente fue el médico personal de Napoleón Bonaparte). El enfoque de René Laennec a la medicina consistía en seguir un sencillo principio: “Lee poco, observa mucho, haz mucho”. Se concentró así en detectar los síntomas de los pacientes y relacionarlos con su enfermedad.

En la primera década del siglo XIX ya se había granjeado cierto renombre y había empezado a publicar en prestigiosas publicaciones médicas. Fue precisamente al final de este decenio cuando la tuberculosis se volvió a llevar a un miembro de su familia: su hermano. René Laennec, sin embargo, parecía negarse a aceptar su propia enfermedad y creía que ciertos síntomas respiratorios que padecía se debían al asma. Pero la realidad se impuso y la tuberculosis se llevó también su vida cuando tenía 45 años.

Si bien su ambición era trabajar en una institución importante, René Laennec aceptó una oferta de empleo en el no muy reverenciado Hospital Necker. Fue allí donde una joven con palpitaciones requirió un día su diagnóstico y terminó por cambiar la medicina al diseñar, de manera rudimentaria, el que hoy está considerado como el primer aparato que permitió explorar el interior del cuerpo de forma no invasiva. Pero el invento (inicialmente, un cuaderno enrollado) se ha ido haciendo más sofisticado en sus 100 años de historia. El cilindro de papel se convirtió en madera y, posteriormente, en la segunda mitad del siglo XIX, ya era flexible y tenía dos auriculares. Hoy, niños de todo el mundo reciben una piruleta de su pediatra si se portan bien cuando les dice: “Inspira, espira”.

Más información