Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Miguel Ángel superó la artrosis en sus manos con más cincel y martillo

Un análisis de sus retratos muestra un deterioro articular que le impedía escribir cartas pero no trabajar el mármol

Michelangelo Buonarroti (1475-1564) tuvo artrosis en sus manos mientras pintaba, esculpía y construía alguna de las mayores obras del Renacimiento. Expertos en reumatología e historia del arte han llegado a esta conclusión tras analizar varios cuadros en los que aparece el genio italiano. Además de confirmar que era zurdo, su estudio señala que Miguel Ángel sufría un desgaste de las articulaciones provocado o agravado por su trabajo. Sin embargo, cada cincelada en el mármol ayudó a que sus manos no se quedaran de piedra.

De edad longeva, Miguel Ángel tuvo piedras en el riñón, ataques de gota en uno de los pies y problemas de visión que unos han relacionado con el envenenamiento con el plomo usado en las pinturas y otros con las duras condiciones en las que pintó la Capilla Sixtina. En el plano psicológico, sus cartas revelan continuos estados depresivos alternados con otros de euforia. Además, su obsesión con el trabajo, su aspecto eternamente descuidado y sus nulas habilidades sociales, han hecho sostener a algunos que Buonarroti tenía algún tipo de autismo, como el síndrome de Asperger. Lo que es seguro es que durante décadas tuvo serios problemas en sus manos, con intensos dolores que llegaron a impedirle poder escribir.

"Parece claro que Miguel Ángel padecía una enfermedad que afectaba a sus articulaciones. Hasta ahora se pensaba que se trataba de gota, pero nuestro análisis muestra que podemos descartarla", dice el médico especialista en cirugía reconstructiva de la clínica Villa Salaria de Roma y coautor de la investigación, Davide Lazzeri.

Junto a colegas de la facultad de Medicina de la Universidad de Florencia e historiadores del arte, Lazzeri analizó todos los detalles de los retratos, dos de ellos pintados en vida de Miguel Ángel y el tercero, treinta años después de su muerte. Los tres comparten dos detalles claves para esta investigación, publicada en Journal of the Royal Society of Medicine. Por un lado, muestran a un Miguel Ángel ya mayor, entre los 60 y los 65 años. Por el otro, resaltan su huesuda y rígida mano izquierda. De hecho, en los dos cuadros contemporáneos al artista no aparece la derecha, lo que ha llevado a algunos a defender que era zurdo.

Miguel Ángel tuvo artrosis al menos 29 años en los que esculpió varias de sus 'Pietà' y dirigió las obras de la Basílica de San Pedro

Al ampliar la zona de las manos, los investigadores han podido descartar que Miguel Ángel tuviera artritis, lo que sufría era una osteoartritis o artrosis. A pesar de su similitud en el nombre y aunque ambas afecciones provocan dolores crónicos en las articulaciones, son diferentes en origen y manifestaciones exteriores. Así, la artritis cursa con inflamación y, en muchas ocasiones, lleva aparejada la aparición de tofos gotosos, bultos de ácido úrico. Miguel Ángel sufría de intensos dolores, pero de los cuadros se deduce que ni tenía inflamaciones en los dedos ni tofos.

"La artrosis es un tipo de enfermedad de las articulaciones caracterizada por el desgaste del cartílago articular y el hueso subyacente. Sus síntomas más comunes son dolor en las articulaciones y rigidez", explica Lazzeri. Esta inmovilización de los huesos de la mano por el deterioro articular lleva a una pérdida de habilidades motoras que afectan a la funcionalidad de las manos.

El propio Miguel Ángel reconocía en una de sus cartas que hacía tiempo que él no respondía a las misivas que recibía. Ya no podía escribir y redactaba a otros cada carta, reservándose la firma manuscrita. Sin embargo, fue visto martilleando una de sus esculturas inacabadas, la Pietà Rondandini, unos días antes de su muerte.

Detalle de las manos del artista en los tres retratos analizados.

"Este tipo de artrosis hace que la articulación se vuelva cada vez más rígida hasta que el paciente ya no puede mover las articulaciones de forma correcta", comenta Lazzeri. Sin embargo, el ejercicio y la terapia física, así como el uso diario de las manos son beneficiosos para mitigar el dolor y mejorar la funcionalidad de la mano. Esta es la razón por la que seguir trabajando pudo ayudar a Miguel Ángel contra la rigidez y la inmovilidad de sus manos", añade.

Los investigadores no saben desde cuándo sufría Buonarroti esta enfermedad, pero parece claro que cuando Jacopino del Conte le hizo el primero de los pocos retratos que hay de él, la artrosis de Miguel Ángel ya era evidente. "Podemos suponer que debido a su trabajo sin descanso como escultor, el desgaste de los cartílagos de las articulaciones y huesos de la mano provocado por los continuos golpes debió empezar al menos en 1535 como documenta el primer retrato o incluso antes y los síntomas se volverían incapacitantes ya en 1552", relata el médico italiano. Ya en esa época, Miguel Ángel se quejaba a su sobrino de los continuos dolores en la mano cuando escribía.

Las fechas son importantes porque, de ser válida la estimación de los científicos, Miguel Ángel tuvo artrosis al menos durante 29 años. Son las tres últimas décadas de su vida, en las que esculpió tres de sus Pietà, una de ellas inacabada, dirigió las obras de la Basílica de San Pedro y pintó frescos como La conversión de San Pablo, entre muchas otras grandes obras. ¿Afectó la artrosis a su obra? Eso nunca se sabrá, pero sí es cierto que algunos de sus últimos trabajos, donde el trazo o el cincel son más toscos, han sido señalados por los historiadores como manieristas y recargados, como anticipando ese movimiento artístico que siguió al clasicismo del primer Renacimiento.

Más información