Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Está claro que la contaminación en Europa causa cáncer”

El responsable de Medio Ambiente de la IARC asegura que las 12 recomendaciones del Código Europeo reducen hasta la mitad la posibilidad de desarrollar cáncer

El doctor Joachim Schuz, en Barcelona, durante la entrevista. EL PAÍS

El Código Europeo Contra el Cáncer recoge 12 recomendaciones que los ciudadanos pueden seguir para reducir su riesgo a desarrollar cáncer. Los científicos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han exprimido la evidencia científica conseguida hasta ahora para extraer la esencia de estos consejos. Joaquim Schuz (Darmstadt, Alemania, 1967), uno de los autores y responsable de Medio Ambiente de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), presentó la pasada semana esta nueva recopilación de sugerencias –y “no mandamientos”– en el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL), centro aliado de ISGlobal, en Barcelona.

Pregunta. Si uno no fuma, hace ejercicio, limita su consumo de alcohol y sigue las recomendaciones del Código Europeo Contra la Cáncer, ¿a cuánto reduce la posibilidad de desarrollar esta enfermedad?

Si sigues las recomendaciones de la OMS puedes reducir el riesgo de cáncer hasta la mitad”

Respuesta. Si uno sigue todas las recomendaciones puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer entre un 30% y un 50%, aunque a nivel individual es difícil de determinar porque cada recomendación tiene un potencial preventivo diferente. Sin embargo, si un gran fumador deja el hábito reduce sustancialmente el riesgo a padecer cáncer porque el tabaco es la causa más importante en Europa.

P. La OMS recomienda no consumir “ningún tipo de tabaco”. ¿Por qué han evitado mencionar los diferentes tipos de uso?

R. Pretendíamos mencionar otras formas de consumir tabaco pero resultó que algunas personas reaccionaron en sentido opuesto a la recomendación. En lugar de pensar que era importante mantenerse alejado del tabaco algunos decían que les sonaba atractivo porque no sabían que se podía mascar tabaco. Ahora vemos gente joven que consume otras formas de tabaco que cada vez son más populares, como el tabaco de mascar. A pesar de que como científicos queríamos ser lo más precisos posible recomendamos no consumir ningún tipo de tabaco, aunque el mayor riesgo de cáncer provenga de los cigarrillos convencionales.

No queremos regular la vida de la gente, esta no es la idea del código, sino ofrecer información"

P. ¿Existe la misma consciencia con el alcohol o la exposición excesiva al sol que con el tabaco?

R. Cuando publicamos las recomendaciones mucha gente se sorprendió porque no sabían que el consumo de alcohol causaba cáncer. Necesitamos más concienciación de la ciudadanía, además de marcos legales que ayuden a la gente a beber menos. Sabemos que en algunos países los estudiantes asisten a fiestas donde pagan una entrada a la discoteca y pueden beber todo lo que quieran. Aún hay mucho que hacer. Sobre la exposición solar ya hay muchas iniciativas que advierten sobre los riesgos asociados a los centros bronceadores. Muchas veces se promocionan como tratamiento para suplir niveles de vitamina D, pero solo está indicado en algunas personas y terapias muy específicas.

P. La nueva recomendación de limitar el consumo de carne roja y procesada ha causado mucho revuelo entre la población.

R. Es complicado concretar la cantidad exacta de carne. No queremos regular la vida de la gente, esta no es la idea del código, sino ofrecer información. En Alemania también amamos nuestras salchichas, son parte de nuestra dieta. Creo que el mensaje importante del Código es aumentar la conciencia de la toma de decisiones informada. Está claro que un trozo de jamón no te va a matar, un cáncer siempre es el resultado de la dosis, la frecuencia, y la cantidad.

Está claro que un trozo de jamón no te va a matar, un cáncer siempre es el resultado de la dosis, la frecuencia, y la cantidad"

P. Estas recomendaciones van dirigidas a todos los europeos pero, ¿hay alguna manera de adaptarlas a la realidad local de cada país?

R. La ventaja de dirigirnos a Europa es que tenemos más masa crítica para influir en la toma de decisiones de los gobiernos. A una recomendación para reducir el riesgo de cáncer no le importa donde estés, aunque probablemente la manera de implementarla varíe en función del país. Cada estado debe tener en cuenta su situación, sobre todo en intervenciones como los programas de vacunación y cribado. Necesitamos expertos que traduzcan estos consejos a la realidad local.

P. A menudo se alaban los beneficios de los programas de detección precoz del cáncer, y poco se habla de los prejuicios que provienen de falsos positivos, biopsias innecesarias, cánceres inocuos…

Tenemos niveles de polución inaceptables pero aún estamos lejos de otras ciudades como México DF, Pekín o algunas metrópolis africana"

R. El cribado conlleva estos riesgos, por eso estas recomendaciones fueron un reto para los expertos a la hora de equilibrar beneficios y prejuicios. El Código recomienda participar en programas organizados de cribado de 43 tipos de cáncer (colorrectal, mama y cervicouterino) porque creemos que está científicamente justificado que los beneficios son mayores. En cambio, el cribado del cáncer de próstata no forma parte de estas recomendaciones porque parece que la mortalidad se reduce y queremos evitar el sobretratamiento.

P. ¿Por qué este Código no menciona la contaminación ambiental?

R. No hay ninguna duda de que la polución causa cáncer, pero nuestras recomendaciones van dirigidas a aquello que las personas pueden llevar a cabo de forma individual para reducir su riesgo de desarrollar cáncer. La contaminación no se puede controlar demasiado a nivel individual. Primero deberían implementarse acciones a nivel social, aunque uno puede contribuir a mejorar la calidad del aire usando más la bicicleta o el transporte público.

P. Los niveles de contaminación en Madrid, Barcelona o Pekín, ¿nos llevan hacia un airpocalipsis?

R. [Silencio, luego ríe]. [En Europa] Tenemos niveles de polución inaceptables pero aún estamos lejos de otras ciudades como México DF, Pekín o algunas metrópolis africanas. Está claro que la contaminación en Europa causa cáncer, especialmente de pulmón. A pesar de que la causa de un cáncer no se pueda identificar, un cáncer de pulmón se debe más al tabaco que a la contaminación ambiental. Se trata de un juego de probabilidades. Si un gran fumador en un área con alta concentración de radón y mucha contaminación ambiental desarrolla cáncer de pulmón no podemos discriminar la causa, y seguramente sea una combinación de todas ellas. Hay pocos cánceres donde podamos identificar claramente, uno de ellos es el mesotelioma debido a la exposición al amianto.

Cuando publicamos las recomendaciones mucha gente se sorprendió porque no sabían que el consumo de alcohol causaba cáncer"

P. ¿Cree que los gobiernos y los políticos pueden hacer algo para cambiar esta situación en cumbres como la del clima de París?

R. Eso espero [ríe]. Quiero decir que sí. Debemos darnos cuenta de que es urgente tomar medidas que beneficien la salud de las personas y el clima. Me recuerda a cuando empezaron a identificarse los primeros cánceres de origen ocupacional hubo bastante resistencias argumentando que las regulaciones estrictas sobre procesos de trabajos eran malas para la economía. En los últimos años creo que ha cambiado la forma de pensar, los beneficios de la prevención son realmente importantes.

Más información