El Gobierno aprueba la Agencia Estatal de Investigación

El organismo que financiará la I+D, que debería estar funcionando desde 2012, se crea a menos de un mes de las elecciones

El ministro de Economía, Luis de Guindos. EFE

El Gobierno ha aprobado hoy la creación de la Agencia Estatal de Investigación, el nuevo organismo encargado de financiar la I+D. La agencia era una reivindicación histórica de la comunidad científica, en parte para dar más estabilidad a la financiación de la investigación y protegerla de los vaivenes políticos. La Ley de la Ciencia, aprobada en junio de 2011 con un amplio consenso, disponía que el organismo debía estar en funcionamiento en el plazo de un año. Desde entonces, el actual Gobierno ha anunciado su creación repetidas veces, aunque no ha sido hasta ahora cuando ha conseguido pasar todos los trámites de negociación, que han sido especialmente duros entre el Ministerio de Economía y el de Hacienda. El organismo se aprueba en plena precampaña y su futuro queda de lleno en manos del próximo Gobierno.

La agencia surge para "conseguir una financiación más eficaz y flexible de la investigación garantizando el control y estableciendo un sistema estricto de rendición de cuentas", ha explicado hoy Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La agencia permitirá "una planificación plurianual" de los proyectos de investigación, reducirá la "carga administrativa" ligada a su gestión y permite por primera vez "la introducción de recursos del sector privado" para apoyar la investigación científica, ha añadido.

La agencia depende jerárquicamente de la actual Secretaría de Estado de I+D+i, parte del Ministerio de Economía y Competitividad. El plan es que el organismo comience a funcionar en 2017 y maneje un 75% de todos los fondos no financieros (subvenciones) adscritos a la Secretaría de Estado de I+D+i, según fuentes del Ministerio de Economía. Según los presupuestos de 2016 esta cantidad sería de unos 700 millones de euros, ha explicado De Guindos. Esos fondos financiarán los proyectos y contratos de investigación de la Secretaría de Estado de I+D+i, las del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) y las del Instituto de Salud Carlos III. La financiación de los Organismos Públicos de Investigación, como el CSIC, queda fuera de las competencias de la agencia, al igual que el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), centrado actividades de innovación.

El organismo no tendrá independencia presupuestaria pero sí podrá guardar fondos de un año para otro en forma de remanentes, lo que le permitirá, según el Gobierno, mayor flexibilidad a la hora de convocar y otorgar financiación para proyectos y contratos. Hasta ahora, los fondos no gastados en un año vuelven a las arcas del Tesoro.

El organismo estará dirigido por un científico o tecnólogo de reconocido prestigio y con experiencia en gestión que será nombrado por el Consejo Rector del organismo en base a tres nombres propuestos por la secretaria de Estado de I+D+i, actualmente Carmen Vela, que será la presidenta del organismo. Este organismo tendrá quince miembros e incluirá varios cargos del Ministerio de Economía, cuatro investigadores, un representante sindical y un delegado de los ministerios de Industria, Sanidad, Hacienda y Educación, respectivamente.

A partir de la publicación en el BOE del decreto ley que regula la agencia, previsiblemente mañana, habrá un plazo de 60 días para formar ese Consejo Rector. Hasta ese momento la directora en funciones del organismo será la directora general de Investigación Científica y Técnica, Marina Villegas. El director tendrá un mandato de tres años renovables, un intento de desligar la gestión de la agencia del gobierno de turno. El organismo se crea "a coste cero" y tendrá unos 300 empleados.

El organismo que controlará la I+D

Un modelo europeo. Sistemas similares a la Agencia de Investigación que se quiere desarrollar en España ya existen en paises como Reino Unido, Alemania o Francia. En la Comisión Europea, el modelo es el del ERC (European Research Council), que financia la ciencia de forma independiente y con planes plurianuales.

Subvenciones a la I+D+i. La Agencia aprobada ayer controlará el 75% de las subvenciones adscritas a la Secretaría de Estado de I+D+ì.

Plazos. La puesta en marcha de la Agencia se producirá después de la constitución de su consejo rector, que tendrá lugar en el plazo máximo de 60 desde la entrada en vigor del decreto que regula su funcionamiento.

Competencias. La Agencia asume las competencias de diversos órganos de la Secretaría de Estado, entre ellos, la Secretaría General de Ciencia, Tecnología e Innovación, que desaparecerá. Tendrá unos 300 empleados.

Dirección. El organismo estará dirigido por un científico o tecnológo de “reconocido prestigio”, según el ministro De Guindos.

Más información