Selecciona Edición
Iniciar sesión

El sexo una vez por semana es suficiente para el bienestar de la pareja

Un estudio sugiere que el aumento de la frecuencia sexual en pareja tiene efecto positivo hasta un límite

Las personas con relaciones románticas respondieron de manera distinta sobre la frecuencia sexual que los solteros

En nuestra cultura, viendo la publicidad o algunos programas de televisión, daría la sensación de que cuanto más sexo o más dinero, mayor felicidad. Los psicólogos han tratado de comprobar si esa hipótesis es correcta y han encontrado limitaciones. En el caso del sexo, esta semana, un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto ha presentado un estudio en el que calculan los límites del sexo para mejorar el bienestar de una pareja. Según los autores del trabajo, basado en encuestas a 30.000 personas, la práctica sexual incrementa sus beneficios hasta que se llega a una sesión por semana. A partir de ahí la felicidad deja de crecer. Esta asociación funcionaba en personas dentro de una relación romántica.

Varios estudios muestran que muchas cosas buenas de la vida dan más felicidad con moderación

En el trabajo, publicado en la revista Social Psychological and Personality Science, se recuerdan amplios estudios que relacionan practicar sexo con mayor frecuencia y un mayor bienestar. Sin embargo, “para parejas con muchas ocupaciones, responsabilidades laborales y niños que cuidar, la presión para tener relaciones sexuales con tanta frecuencia como sea posible puede ser estresante”, afirman. En este punto, los responsables del estudio también reconocen las dificultades para medir los efectos del sexo sobre el bienestar personal. En un experimento de la Universidad Carnegie Mellon en 2015 se observó que un grupo de parejas a las que se pidió que doblasen su frecuencia sexual no mejoraban su bienestar si se les comparaba con otro grupo de amantes que siguieron con su ritmo sexual habitual. Es difícil de calcular si la presión de sentirse obligado a tener más sexo no echa a perder los beneficios de una práctica placentera.

Como se ha observado con el aumento de ingresos, que un trabajo del Nobel Daniel Kahneman y su equipo estimó que solo incrementa la felicidad hasta que se alcanzaban unos 60.000 euros anuales, el sexo parece tener un límite. De hecho, según un llamativo estudio de la investigadora de la Universidad de Yale June Gruber, aunque la felicidad se relaciona con una mejor salud o mejores relaciones sociales, perseguir experiencias felices con demasiado ahínco puede tener consecuencias negativas.

Los autores, que lidera la investigadora Amy Muise, reconocen su incapacidad para dar una explicación causal a la observación de que con practicarlo una vez a la semana se logran los máximos beneficios del sexo, y finalizan con una conclusión: “el sexo puede ser como el dinero, solo demasiado poco es malo”.

Más información