Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Medio Ambiente

Láser para pescar merluza y ahuyentar gaviotas

Un armador español, pionero en adoptar medidas en el caladero de Gran Sol para evitar la muerte de aves marinas

Ampliar foto
Gaviotas posadas sobre un pesquero mexicano. Wikimedia Commons

Está en período de ensayo-error en la pesca de merluza con palangre, la merluza de pincho, en el caladero de Gran Sol, pero ya ha dado sus primeros resultados positivos, sobre todo de noche. Un armador español, el Grupo Regal, prueba en estos momentos en esta pesquería del Atlántico Norte el SeaBird Saver una tecnología con láser patentada por la empresa holandesa SaveWave pensada para reducir la captura accidental de aves marinas con artes de pesca. “Ahuyenta a las aves, no les afecta a su visión y es especialmente eficaz al amanecer, atardecer, de noche y con tiempo lluvioso, nublado o con niebla”, afirman desde SaveWave, que recuerdan que se puede ampliar y compatibilizar con un sistema de sonido.

Si el Grupo Regal se decide por fin a incorporar esta tecnología habrá dado un paso más en su compromiso para evitar la muerte de aves marinas en un caladero conflictivo en este sentido, debido principalmente a la alta densidad de embarcaciones en un espacio reducido. Al menos 13.000 pardelas, fulmares, alcatraces y gaviotas, entre otras, caen cada año en Gran Sol atraídas por los cebos que colocan los pescadores en las líneas de palangre. “Ya utilizamos elementos disuasorios que vibran en la línea de palangre, además de líneas espantapájaros; no arrojamos restos de pescado por la borda; faenamos sobre todo de noche, manteniendo solo las luces de seguridad; hundimos el aparejo rápidamente y formamos a los tripulantes sobre todos estos aspectos”, señala Juan Regal, uno de los responsables de la empresa.

ampliar foto
Una bandada de gaviotas merodeando alrededor de un barco del Grupo Regal mientras faena en Gran Sol.

Estas medidas, entre otras, han conllevado que el Grupo Regal fuera el primero en Gran Sol en obtener en 2014 la certificación de pesca sostenible del Marine Stewardship Council (MSC). Este año la han conseguido los ingleses de la Cornish Fish Producers Organisation pero para la pesca de enmalle. La próxima iniciativa a tomar será el embarque de observadores para que certifiquen que las medidas adoptadas surten efecto y confirmen los buenos augurios que apuntan desde la empresa. “El láser es muy efectivo en condiciones de poca luz, sobre todo de noche, pero hemos hecho saber a la empresa que lo comercializa (Mustad Autoline) que se podría mejorar ampliando el haz y dotándole de movimiento”, advierte Juan Regal.

Pardelas y merluzas “se ahogan” en el Mediterráneo

Si en el caladero de Gran Sol la reducción del esfuerzo pesquero (incluida la eliminación de más de la mitad de la flota) ha conllevado la recuperación de las poblaciones de merluza, en el Mediterráneo ocurre lo contrario. Ocena y 50 científicos pidieron en la última sesión de la Comisión General de Pesca para el Mediterráneo celebrada en mayo en Milán “reducir las actividades pesqueras de merluza y gamba blanca de forma inmediata y sustancial”.

Tanto desde la Universitat de Barcelona como desde el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea/UIB/CSIC)  llevan a cabo estudios financiados por la Fundación Biodiversidad para detectar, cuantificar y plantear soluciones al grave impacto que supone la pesca en general y el palangre en particular para especies de pardelas, gaviotas y cormoranes. “Según los análisis realizados hasta el momento calculamos que la mitad de los adultos de pardelas balear y cenicienta que mueren prematuramente lo hacen por la interacción con artes de pesca”, explica Meritxell Genovart investigadora del Imedea. Además, apostilla, “el efecto es insostenible porque las poblaciones no pueden ser viables con la mortalidad que sufren en artes de pesca. El caso de la pardela balear es especialmente preocupante, ya que se encuentra en peligro de extinción y según las tendencias estudiadas podría desaparecer en sesenta años”.

La colaboración del sector pesquero es crucial y se quiere incentivar a través de una aplicación para dispositivos móviles (SeaBirdWatcher) que permite cuantificar de forma más fiable esta interacción, ya que los pescadores envían datos continuos sobre ubicación, arte de pesca y especie afectada.

De momento, Juan Regal lo que sí confirma es la drástica reducción de capturas de aves con las medidas que ya llevan a cabo. A tenor de lo que comenta José Manuel Arcos, coordinador del Programa Marino de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), es necesario que estas medidas lleguen a todas las embarcaciones: “Tenemos que actualizar los datos con nuevos embarques, pero en los que realizamos entre 2006 y 2007 a iniciativa del puerto de Celeiro, en Lugo, hubo hasta 130 capturas de aves, la mayoría con resultado de muerte, en períodos de pesca de tan solo doce días en Gran Sol”. Del puerto de Burela, base de operaciones del Grupo Regal, parten 40 de los 74 barcos que faenan en el caladero situado al suroeste de las islas británicas.

En Burela, situada en la comarca lucense de A Mariña, se descarga el 15 % del pescado que se comercializa en Galicia. Esto es mucho decir, ya que el 48 % de la flota pesquera española está registrada en esta comunidad, seguida a mucha distancia por Andalucía (16 %). De las 25.000 toneladas anuales que pasan por sus naves, 9.000 son de merluza, el pescado más consumido en España. Con casi 167 millones de kilos en 2013, 120 de ellos frescos, triplica ampliamente al bacalao (47,6 millones de kilos), segundo en la lista. Invitados por MSC, varios periodistas comprobamos cómo algunas de las cajas que se acaban de subastar (55.000 kilos en total) en la lonja de Burela llevan la etiqueta que las acredita como procedentes de la pesca sostenible.

ampliar foto
Palangre listo para ser usado.

Miguel Neira, gerente de Armadores de Burela, concesionaria de la lonja, afirma que esta es “la primera de España que certifica la cadena de custodia con MSC para dar continuidad a la pesca del Grupo Regal a través de auditorías que garantizan su trazabilidad”. “Nos lo pide sobre todo la gran distribución”, afirma Rubén Blanco, de Pescados Rubén, la empresa que obtiene el mayor cargamento de merluza durante la puja y que también está autorizada a poner el sello MSC a cada ejemplar que transporta a pescaderías de toda España.