Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EVOLUCIÓN

Uno de los primeros europeos era tataranieto de neandertales

El análisis del ADN de un 'Homo sapiens' de hace 40.000 años muestra parentesco directo con otra especie de homínido

La mandibula 'Oase 1', hallada en 2002 en la cueva rumana de Pestera cu Oase. Nature

Un equipo internacional de científicos, liderado por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Alemania, ha realizado un estudio que publica hoy la revista Nature y que cambia el escenario propuesto para el encuentro entre dos especies, neandertales y Homo sapiens, y en especial la idea que se tenía de que ambos tipos de humanos nunca se cruzaron en Europa.

Para el análisis los investigadores usaron 35 miligramos de polvo de hueso de la mandíbula. Nature

Hace alrededor de 40.000 años los glaciares empezaron a retroceder hacia los polos, se unieron y separaron continentes, se extinguieron especies y surgieron nuevas. Fue entonces cuando el neandertal dejó paso al humano moderno. Solo entre un 1% y un 3% del ADN neandertal sigue vivo en aquellos que descendemos de los Homo sapiens que salieron de África y que, de manera puntual, hace entre 50.000 y 60.000 años se encontraron, relacionaron y aparearon con ellos en algún lugar de Oriente Próximo. O así lo contaba la ciencia hasta ahora. Allá por 2002 fue hallada una mandíbula humana prehistórica en una cueva de Oase, Rumanía. Su edad, entre 37.000 y 42.000 años de antigüedad según la datación por radiocarbono, la convierten en una de las pruebas más antiguas de la presencia de nuestra especie en Europa. El primer Homo sapiens europeo conocido. El análisis del ADN del mentón de aquel pionero reveló que entre un 6% y un 9% de su genoma es de neandertal (mucho más que cualquier otro humano que se haya secuenciado), al igual que grandes segmentos de sus cromosomas, lo cual solo se explicaría si hubiese tenido un antepasado neandertal a como mucho cuatro o seis generaciones, según el Instituto Max Planck.

“Hasta ahora se sabía que había habido un evento de hibridación cerca de la salida de África, hace unos 60.000 años, porque su huella se encuentra en todos los humanos modernos no africanos, desde Melanesia (una de las divisiones tradicionales de Oceanía) a Asia, Europa y América”, comenta Carles Lalueza-Fox, experto del Instituto de Biología Evolutiva del CSIC. “No se entendía muy bien por qué más tarde, en Europa, hace 45.000 años, no habían vuelto a hibridarse (los genomas europeos no presentan esta huella aumentada). Algunas personas sugerían que quizás no habían llegado a encontrarse, porque las nuevas técnicas de radiocarbono empujaban hacia atrás algunos yacimientos neandertales”, cuenta. “El descubrimiento de Oase aporta evidencias de que sí que se hibridaron de nuevo hace unos 40.000 o 45.000 años. La explicación de por qué no se detecta en europeos actuales es simple: estos europeos del Paleolítico superior no son los que encontramos en Europa más tarde”, añade Lalueza-Fox, que no ha participado en este estudio.

El análisis del ADN del mentón de aquel pionero reveló que entre un 6% y un 9% de su genoma es de neandertal, mucho más que cualquier otro humano que se haya secuenciado

David Reich, científico de la Universidad de Harvard (EE UU), quien ha sido el encargado de coordinar los análisis de genética poblacional del estudio, apunta que “curiosamente, el individuo de Oase no da muestras de tener ningún descendiente directo entre los europeos actuales. Puede que él formara parte de una migración temprana de humanos modernos a Europa que tuvo una interacción cercana con los neandertales pero que finalmente se extinguió”. De hecho, los análisis en este campo muestran que Oase 1, como es conocido el propietario original de la mandíbula, está más emparentado con los aborígenes siberianos y americanos que con los europeos actuales.

“Lo que sabemos de su genoma es que eran muy pocos, que formaban grupos pequeños y endogámicos, y que muestran en sus genes señales de esta endogamia a largo plazo, y, en algunos casos, señales de consanguinidad muy reciente. Es lo que ocurre cuando las especies o las poblaciones están camino de desaparecer”. Así resume Carles Lalueza-Fox la importancia de los nuevos conocimientos que aporta la genética a la hora de entender cómo desaparecieron estos fascinantes seres.

Más información