Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El cáncer de pulmón será el más mortal entre las europeas este año

Los tumores de mama han ocupado hasta ahora la primera plaza en tasa de fallecidas

El aumento del tabaquismo en mujeres explica el cambio

El tabaco está detrás de entre el 85% y el 90% de los casos de cáncer de pulmón.

El cáncer de mama ha sido el de mayor mortalidad en mujeres desde que hay registros en Europa. Hasta ahora. La tasa de mortalidad por cáncer de pulmón (medida en fallecidas por 100.000 habitantes) superará este año por primera vez la de los tumores de mama, según las proyecciones que publica la revista Annals of Oncology a partir de datos recabados de los 28 países de la UE.

“Resulta muy impresionante que, después de 30 o 40 años repitiendo que el cáncer de mama estaba en primer lugar, el puesto lo ocupe el de pulmón”, comenta Josep Maria Borràs, coordinador científico de la Estrategia Nacional de Cáncer. “Habrá que cambiar el discurso. El efecto psicológico es notable: nos marca una nueva prioridad”, añade.

Más casos de páncreas

Al margen del aumento en la tasa de mortalidad del cáncer de pulmón entre las europeas, solo hay otro tumor que mantiene una tendencia ascendente. Se trata del cáncer de páncreas, que aumenta respecto a 2009 tanto en hombres (un 4%) como en mujeres (un 5%).

Las razones no están del todo claras. El artículo comenta que el tabaco, la obesidad, la diabetes, el elevado consumo de alcohol o los antecedentes familiares son algunos de los factores de riesgo de la enfermedad, aunque solo explican un 40% de los casos. Josep Maria Borràs, del Institut Català d’Oncologia, alude a las mejoras en el diagnóstico. “Su evolución es tan rápida que antes no se llegaban a identificar, es algo parecido a lo que pasa con el riñón”, añade

El resto de los principales tumores retroceden. El estudio publicado en Annals of Oncology predice que en 2015 habrá 1.359.100 muertes por cáncer en los 28 estados de la UE (766.200 en hombres y 592.900 en mujeres). Estas cifras representan una caída en la mortalidad del 7,5% y el 6% en hombres y mujeres respectivamente desde 2009. El retroceso es aún mayor al comparar con el pico que se alcanzó en 1988 en las tasas de fallecidos: un 26% en hombres y un 21% en mujeres. Esta caída ha permitido evitar en este periodo 325.000 muertes por procesos neoplásicos.

En hombres, caen las muertes por 100.000 habitantes respecto a 2009 en pulmón (9%), colon y recto (5%), y próstata (12%). En mujeres, retroceden en mama (10%) o colon y recto (9%). 

"A pesar de la tendencia generalizada de retroceso en las tasas de mortalidad, el tabaquismo sigue siendo la mayor causa de muertes por cáncer en la UE. Supone del 15% al 25% de los tumores de páncreas y del 85% al 90% en el cáncer de pulmón; además de estar implicados en otros procesos neoplásicos", comenta Favio Levi, uno de los autores del estudio. 

El estudio, elaborado por investigadores de las universidades de Milán y Lausana, muestra cómo este será el año en el que se cruzarán las curvas de mortalidad en cáncer de mama y de pulmón, que mantienen tendencias opuestas. La primera sigue una trayectoria descendente debido a las mejoras terapéuticas en especial, los tratamientos personalizados así como los programas de cribado a través de mamografías. La segunda, la curva de la letalidad por neoplasias en los pulmones, crece como resultado del aumento de fumadoras.

Como explica Borràs, entre el comienzo del consumo de tabaco (la epidemia de consumo) y la aparición de los tumores en el pulmón (la epidemia de mortalidad) suelen transcurrir unos 20 o 30 años. La curva ascendente actual es un reflejo de la incorporación de mujeres al hábito a lo largo de las últimas décadas en Europa y de sus consecuencias en la salud. Se suceden los nuevos diagnósticos y, con ellos, crece la mortalidad, ya que, al contrario de lo que sucede en el caso de la neoplasia de mama, con índices de supervivencia que rondan el 90%, en el caso del cáncer no supera el 10% o el 15% al cabo de los cinco años.

El artículo estima que la tasa de mortalidad femenina en cáncer de pulmón crecerá un 9% entre 2009 y 2015, mientras que, en el caso de mama, caerá un 10,2%. Este año, la tasa de fallecidas por tumores de pulmón quedará situada en 14,24 mujeres de cada 100.000, frente a las 14,22 de pecho. La diferencia es ligera, pero las inercias son muy sólidas en ambos casos, por lo que se ampliará en los próximos años.

En Estados Unidos y algunos países nórdicos europeos, el cáncer de pulmón ya era el más mortal en mujeres. En Europa, aunque este fenómeno se producirá este año, existen notables diferencias entre países, que tienen que ver con el momento en el que las mujeres comenzaron a fumar de forma generalizada.

El estudio destaca el caso de Gran Bretaña, con tasas de 21 fallecidas por cáncer de pulmón por 100.000 habitantes frente a las 8 de España o las 14,24 de la media europea. “Esto se debe a que las mujeres británicas comenzaron a fumar durante la Segunda Guerra Mundial, mientras en la mayoría del resto de países de la unión lo hicieron a partir de 1968”, comenta uno de los autores del trabajo, Carlo La Vecchia, profesor de Medicina de la Universidad de Milán.

El artículo advierte sobre la situación de España, donde se prevé que se incremente el número de fallecidas en los próximos años, debido a la tardía incorporación de las mujeres al consumo de tabaco. Nada que ver con lo que sucede en otros países, como Suecia, donde hace tiempo que se alcanzó el pico de la epidemia de fumadoras y las muertes están en retroceso. 

En hombres, el estudio muestra que en 1990 se alcanzaron las mayores tasas de letalidad en Europa por cáncer de pulmón, con más de 50 muertos por 100.000 habitantes. Desde entonces, la curva es descendente, hasta haberse situado por debajo de los 35 fallecidos gracias al éxito de las medidas tomadas contra el tabaquismo.

Más información