Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cómo prevenir el virus del papiloma humano

Cuidar la alimentación, no fumar y usar preservativo, entre las conductas más resolutivas contra la infección

Adoptando unos hábitos de conducta sencillos y siendo disciplinados podremos prevenir la infección por virus del papiloma humano (VPH). Los médicos recomiendan una buena dieta, abandonar el tabaco y usar siempre preservativo. Según explica el doctor Marcos Cantarero, de la Agrupación Ginecológica Española, “el VPH es el principal causante del cáncer de útero y, aunque la prevalencia es más baja en España que en el resto Europa, dos millones de mujeres están infectadas”. Se estima que anualmente se producen más de 500.000 nuevos casos de cáncer de útero y 280.000 mujeres mueren al año por su causa. Cantarero agrega que el riesgo es mayor al inicio de las relaciones sexuales, “que suele ser entre los 15 y los 25 años, aunque se produce otro pico bastante alto entre las mujeres postmenopáusicas”.

La principal causa de contagio de la enfermedad es “a través de las relaciones sexuales -incluidas las orales”-, según el experto. “Existe un pequeño porcentaje de transmisión vertical intraparto de la madre al feto en caso de tener ésta la infección activa, si bien es cierto que los últimos estudios reconocen esta vía de contagio como ínfima y no contraindica el parto vaginal”, añade el doctor. Lo primordial para combatir el VPH es hacer prevención primaria. Es decir: evitar el contagio.

Para ello, la mejor estrategia “es la vacunación sistemática”, recomienda Cantarero. Actualmente, forma ya parte del calendario de vacunaciones de las menores de 14 años, pero dado que es relativamente reciente, existe mucha población joven con riesgo de infección. “Se recomienda para todas las mujeres, en cualquier edad, ya que también existen datos de eficacia en estudios que han incluido mujeres de hasta 65 años”, agrega el experto.

Consejos para una vida saludable sin VPH

1. Seguir una buena dieta alimenticia: “rica en vitaminas y baja en grasas”, explica Cantarero.

2. Evitar el consumo de tabaco: “fumar hace que las células epiteliales cervicales sean más sensibles a la infección por VPH, y que por tanto el virus tenga mayor capacidad de integración celular y de mantener la infección de forma persistente”, explica el doctor Cantarero. Además, el experto añade que en el núcleo familiar y en las escuelas “se debe incidir en la importancia de la prevención primaria y en los factores de riesgo”. Continúa: “Se debe tratar de hacer comprender que el tabaco es nocivo en todos los ámbitos de la salud, pero que en este tipo de infecciones juega un papel importante”.

3. Se recomienda el uso sistemático del preservativo en todas relaciones sexuales y, especialmente, en las de riesgo y en aquellas que uno de los miembros tiene infección de VPH conocida, para evitar el paso constante del virus del uno a otro. “De esta forma, se permite que el sistema inmunológico de cada uno elimine el virus sin una constante reinfección”.

El virus se puede detectar de forma directa o indirecta.

- De manera indirecta se pone de manifiesto cuando surgen alteraciones en las células epiteliales cervicales, tras la citología cervical que se realiza en las revisiones ginecológicas.

- De forma directa existen diversos métodos para valorar la presencia del VPH o la infección por VPH. La presencia en vagina del VPH se detecta mediante un exudado endocervical. El proceso, que usa técnicas de PCR, detectan y tipifican el tipo de virus presente. Las técnicas de detección de desinfección incluyen la determinación de las oncoproteínas (E6 y E7), que solo se expresan cuando el virus ya ha sido internalizado en la célula epitelial, este método de detección también puede realizarse en consulta de ginecología a través de un exudado cervical y se conoce como ONCOTECT.

La infección por VPH no es sintomática, por tanto solo se podrá detectar en las revisiones ginecológicas. “En caso de haberse realizado su citología en atención primaria deberá ser derivada para valoración por parte de un especialista. El ginecólogo hará un seguimiento de la lesión y de la infección en los casos que proceda hacer solo tratamiento expectante y en los casos más severos se procederá a una extirpación quirúrgica de la lesión”, prosigue el experto. En cualquier caso, “se deben seguir las recomendaciones expuestas anteriormente para facilitar la eliminación del virus y la curación de la lesión –preservativo, tabaco y vacunación–”, concluye Cantarero.

La pregunta es de Kechy Merlos, Madrid 

*Marcos Cantarero es director, médico y presidente de Agrupación Ginecológica Española

Envíenos su consulta sobre salud o bienestar.