ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 19 de octubre de 2011
Reportaje:

Sidonie y la bomba psicodélica

El trío catalán vuelve a sus raíces lisérgicas en 'El Fluido García'

En la habitación de Sidonie hay nubes de gas, moléculas y polvo estelar bajo un cielo de celofán. Una fiesta de la psicodelia producto de un extraño líquido para viajar en el tiempo que se desglosa en 11 canciones en El Fluido García, que salió a la venta ayer. A más de uno de sus acólitos les sonorá el nombre de su sexto disco porque el trío catalán, algo aturdido por la emoción de retomar con fuerza su sonido originario, se subió al escenario del festival Low Cost y gritó henchido de orgullo: "¡Somos El Fluido García!", para asombro del público. "Luego nos calmamos y nos dimos cuenta de que Sidonie es un gran nombre al que tenemos mucho cariño", aclara Axel Pi, batería del grupo.

"Hemos tratado el sonido como si fuera una canción más", dice el bajista

"No hemos vuelto a la psicodelia, nunca la hemos dejado", confiesa Marc Ros, el cantante. "Lo que hay es un alejamiento consciente del último disco -El incendio-, basado en el amor". En este trabajo la violencia, el sexo y la oscuridad atraviesan sus letras con "un sonido áspero y valiente", apunta Pi, "radicalmente diferente a todo lo anterior", dice Ros.

Por primera vez, han grabado el disco en directo. Los tres tocando a la vez diversos instrumentos, incluido un theremin, ese artilugio mágico que reproduce sonidos metálicos al pasar la mano. "La energía que se transmite es diferente. La electricidad, la reacción del cuerpo, incluso el propio movimiento de la canción", cuenta Senra. "Hemos elaborado el sonido como una canción más. Luego llegó la parte de estudio, el adorno, pero la base, la tierra de la planta, está muy viva".

Unos ingredientes que complican la primera escucha de El Fluido García. No entra tan suave como el sonido pop de El incendio, Fascinado o Por ti, sus éxitos anteriores, pero no les importa: "Es algo que nos gusta, hay más sustancia y no se absorbe tan fácilmente, no es tan inmediato", dice Ros. El cantante de Sidonie confiesa que preveía incluso insultos por el cambio de registro. "Los seguidores más recientes han aceptado el disco de maravilla y los que nos siguen desde los inicios, a los que el cambio de Costa azul no les gustó, ahora han vuelto al grupo", explica Jesús Senra, bajista.

Sidonie no reniega de sus trabajos anteriores. Asumen que El Fluido García es un punto y aparte, "como cada uno de nuestros discos", se apresuran a aclarar, al mismo tiempo que aseguran haber encontrado la fórmula para incluir en su nuevo directo temas antiguos. "Sufrí un proceso de rechazo a la hora de componer, sobre todo por El incendio, pero se me ha pasado. Ahora alucino con que fuéramos capaces de hacer ese tipo de canciones", dice Ros.

La gira de El Fluido García comienza mañana en Barcelona con David T. Ginzo, exguitarra de Annie B. Sweet, nueva incorporación al psicodélico directo que prepara Sidonie. "Queremos que la gente viva algo especial desde el mismo momento que entre en la sala. Vamos a llevar un decorado diferente, con proyecciones y juegos de luces. Una experiencia total", adelanta Ros.

Tras la cita catalana habrá un parón hasta noviembre, entonces tocarán el 24 en Madrid y celebrarán el año nuevo en Murcia el 21 de enero y el 24 de febrero en Ponferrada.

De izquierda a derecha, Jesús Senra, Marc Ros y Axel Pi, Sidonie, en Madrid. / GORKA LEJARCEGI

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana